Por: Clarisa Huerta

El empoderamiento femenino y la equidad de género, parecen una contradicción.

Una persona de género femenino durante toda la vida, perfectamente asumido y desarrollado ¿puede a los treinta años desconocer que es una mujer? Es una pregunta porque me parece que muchos o las mayorías, también asumen que si nace con ovarios vagina y vulva eres mujer y se amarra mas la creencia cuando has gestado y parido, eres mujer obvio por qué ser madre garantiza esto yo me pregunto ¿así será?

“Es bien sabido por ejemplo que, antes de la Segunda Guerra Mundial, tanto Hitler como Mussolini pusieron el énfasis en la mujer en cuanto madre, ama de casa. Las tres “K” de Hitler: Kinder, Kuche, Kirche (niño, cocina, iglesia)”.

“Pero después, a medida que la guerra progresó y faltaron los hombres, las mujeres dejamos de lado a los niños y los enviamos a las guarderías, cosa que hasta entonces había sido considerada una conducta desnaturalizada. Y las mujeres se incorporaron al trabajo extra-hogareño y fueron al frente. A partir de allí encontramos a las mujeres en cualquier actividad. Después, cuando vino la época de crisis, las mujeres “tuvieron” que regresar al hogar, a formar parte del ejército de reserva laboral del cual hablaba Marx.” MATERNIDAD, FEMINIDAD Y SEXO Dra. Marie Langer, Fragmento de una conferencia pronunciada en Madrid, en 1984.

La presunción de ser mujeres en base a las características físicas o sexuales ha limitado por los siglos de los siglos a las mujeres, nos pretende limitar a las vestimentas, las actividades laborales , sociales, nos obliga a la maternidad y casi todas las veces a una sexualidad predeterminada; imagino que los diversos géneros actuales tienen grandes conflictos y marginaciones, esto sin embargo no es difícil de entender porqué en los géneros socialmente aceptados los hombres y las mujeres vivimos con discriminación y restricciones. Los hombres también sufren dicen por ahí pero ya será un grupo de hombres bien bragados los que decidan luchar por una emancipación y su liberación emocional.

Las “mujeres” o como dicen los diversificado res sexuales las corporalidades con vulva en realidad nos hemos preguntado si, realmente somos mujeres (La palabra mujer proviene del latín mulīer, blando) difícil de responder por qué me tomo 30 años, dos hijos, algunas relaciones amorosas y muchas luchas con la familia poder enterarme de que soy mujer, no la mujer atractivo/seducción. Un día me doy cuenta de que soy una mujer/persona/ser. Actuar en función del genero, del sexo, de la maternidad o fraternidad que yo ciudadana mujer he dedicado interpretar.

En esto consiste el empoderamiento femenino en hacer consciencia, en actuar con conocimiento de causa, de lo que somos las mujeres; nunca hemos sido una costilla de nadie, nunca hemos sido creadas para ningún otro. Las mujeres nacimos con vulvas, con vaginas, con ovarios con cromosomas xx y esto nunca es una determinante para tener que ser mujer. Somos mujeres porque queremos, porque así lo sentimos y somos mujeres para nosotras mismas, en medida en que nos vayamos empoderando. Apoderándonos de la mujer que cada una somos y de esta forma llegar a ser cada una dueña de nosotras mismas, decidir consiente y libremente si nos atamos a los convencionalismos existentes, nos liberamos de nuestra familia o nos entregamos a la voluntad de otro ser, si nos unimos a la maternidad; el empoderamiento femenino como preámbulo de la equidad de género es necesario puesto que no podemos pedirle a un ser que milenariamente ha sido adoctrinado a la sumisión y la inferioridad que de un momento a otro decida ponerse a la par de los santos varones y machos alfa, todos poderosos que se les han sido impuestos a lo largo de día historia de esta manera. El empoderamiento femenino y la equidad de género no se contraponen, el empoderamiento hace falta, y es necesario en la población, en las mujeres y hombres para entender que ambos sexos bilógicos somos ciudadanos, por lo menos en papel en el año 1215, en Inglaterra, se firmó la Carta Magna , y otro de los primeros documentos escritos que reconocen algunos derechos individuales y  La Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana es un texto redactado en 1791 por Olympe de Gouges lo que implica que política y civilmente una mujer y un hombre somos iguales como ciudadanos y esta es una realidad en el mundo si vienen en nuestros hogares o muestro país la situación ciudadana de las mujeres es algo que muchas congéneres y niños jóvenes y adultos “señores” desconocen.

Escuchen mujeres, escuchen hombres, políticos clérigos y quien no lo sepa, las niñas, mujeres, el sexo femenino paga impuestos, se apega a los mismo códigos civiles y produce igual o diferente, sin embargo produce y genera recursos aunque aun que ustedes no lo crean y no quieran ver.  Empoderémonos féminas, empoderen su trabajo y su cuerpo empoderen varones a sus parejas, a sus hijas, esto no significa feminaziz, superioridad o matriarcado fascista, esto tal vez significa igualdad de oportunidades, equidad de beneficios y de crecimiento, porque en el 2016 con la realidad virtual en las calles, resulta incongruente, persistir en las guerras de sexos.

 

Anuncios