Salvación y plenitud.

Salvación y plenitud.

¿Porque el hombre no se siente realmente salvado y pleno?

Nuestro mundo está lleno de cosas buenas, de bondad de maravillas, pese a su encanto y bondad la existencia humana esta hondamente marcada por los males.

Hoy en día se puede ver en los periódicos, en la televisión, en la radio, incluso en las conversaciones de cómo el hombre se destruye a sí mismo y toma un sin fin de actitudes que le corrompen la propia vida.

Pero, ¿por qué pasa esto? ¿Será que Jesucristo ya no salva, o será que el hombre no se creé realmente salvado y se aleja de Dios?, entonces ocurre lo que el Beato Juan Pablo II decía: “Cuando el hombre se aleja de Dios se convierte en lobo contra el propio hombre”

Es entonces cuando el hombre ya no se siente a salvo en el universo sino que siente que se tiene que estar defendiendo porque los que eran sus hermanos ahora la ve como enemigos, su imagen de Dios amor se convirtió en un Dios castigador en un Dios que se la pasa molestando.

Dios nos ha dado la salvación en Jesucristo. La salvación ya está en medio de nosotros el reto es que tú la encuentres, que tú la recibas y que la des.

Vamos a hablar de salvación pero antes preguntémonos ¿Qué se entiende por salvación?

El mundo de hoy en día no comprende muy bien este concepto porque no lo vive y parafraseando una frase popular digo que no se puede poner en práctica lo que no se conoce, lo que no se entiende. El concepto de salvación tiene una doble herencia la griega y la latina.

La griega toma la palabra salvación como mantenerse en buena salud, conservar preservar, por ejemplo: cuando una persona sufre un accidente o un asalto decimos “se salvo de milagro” o “está a salvo”.

Por otra parte la palabra española salvación se deriva del latín y quiere decir salud, ser integro.

La sociedad de nuestros tiempos tiene grabado en el corazón la necesidad de integridad y desde esa necesidad brota el deseo de salación, para sentirnos necesitados de salvación basta con saber realmente quienes somos.

En la sociedad actual hay muchos que se dicen cristianos pero no practican su fe ni mucho menos potencializan los sacramentos, se ve claramente una indiferencia muy grande en todo el mundo pero en concreto aquí en Monterrey, hay algunas personas que han abandonado el cristianismo o la fe católica porque simplemente no se sintieron salvados.

Otra cosa que también influyó mucho para que la gente se retirara fue que se escandalizaron por los delitos del clérigo, los pederastas que la verdad necesita mucho de salvación. También mucha gente se retiró simplemente porque el sacerdote no les parecía o tuvieron una mala experiencia, por eso en estos casos tenemos que tener en cuenta que el sacerdote es una persona humana y débil como todos y más aún tenemos que tener en cuenta que nosotros vamos a la iglesia por Dios y no por el sacerdote.

Muchas personas también tienen ideas equivocadas sobre todo los jóvenes pues creen que un buen cristiano es una persona pasada de moda apocada, y mediocre y no es así, también se puede ver como lo jóvenes   en lugar de dar a conocer sus talentos los esconden y siguen las modas que la sociedad les va presentando, creo que se ha olvidado la enseñanza de Jesucristo pues los talentos se dieron para desarrollarlos y no olvidemos que Dios nos creó libres, nos dio la vela que es la vida  para que su luz brille e ilumine a las personas y no para esconderla debajo de la cama, Jesús nos otorgo la salvación y nos hizo libres y  no esclavos de la sociedad.

La sociedad está dañada, cada día se pueden ver por la televisión los terribles acontecimientos que ocurren en la ciudad como las balaceras, los robos etc. Y muchas veces nos podemos desanimar, ¿Qué sucede?, ¿será que Jesucristo ya no salva? Eso es lo que muchas personas se preguntan. Me ha tocado escuchar sobre todo a personas mayores y a algunos jóvenes decir que Jesús está enojado y nos está castigando o también las personas mayores se desesperan y llegan a afirmar que Jesús no las escucha, pero en realidad estos hechos no cuestionan la salvación de Jesucristo, sino que cuestiona la capacidad de las personas para vivirla y darla y pone al descubierto la fe de cada persona, en la pasión vemos que Jesús nunca quiso tirar la cruz al contrario nos mostró su capacidad de amar de confianza en el Padre, así mismo tenemos que hacer nosotros no comencemos cuestionando no le preguntes a Dios sino respóndele como El un día respondió por ti, con amor, sintiéndose salvado. No solo basta hablar de salvación sino que es necesario ponerla en práctica, sentirse salvado y pleno en todos los aspectos.

El déficit salvífico del cristianismo también se presenta cuando los creyentes convierten a la iglesia en una institución de ritos, el fervor por la Virgen de Guadalupe muchas veces es mero fanatismo, el asistir a misa por cumplir con la tradición de la familia que por convicción, lugar de leyes y principios morales que como un lugar en donde se vive y se entrega la salvación, la salud de Jesucristo.

Nuestro caminar por la vida se encuentra entre la salvación y la perdición, gracia y pecado son dos ingredientes de la vida de todo ser humano, por muy santa que sea una persona se tiene que tropezar con esto, pero no tenemos que desanimarnos, sino tener en cuenta que Jesucristo ya nos salvo hace más de dos mil años y nosotros aun no nos lo podemos creer es por eso que vivimos como vivimos, creo que a nosotros nos pasa como a don Javier aquel señor que tenía una deuda muy grande en el banco y era imposible que el solo la pudiera pagar, el señor vivía preocupado, triste, desesperado, un día recibió una llamada de una persona que le dijo que la deuda ya la habían pagado que ya no se preocupara pues alguien había pasado a pagar su deuda, pero don Javier no creyó entonces vivió toda su vida preocupado. Jesucristo ya saldo tu deuda, ye te salvo hace mucho, ya créetelo y no vivas de la misma manera siéntete salvado.

La vida las personas la viven de acuerdo a la imagen que tengan de Dios, si tenemos la imagen de un Dios castigador vivimos y hacemos las cosas con miedo a que nos castigue, muchas veces distorsionamos la imagen de Dios y eso produce rechazo, te invito a que te preguntes sobre la imagen que tienes de Dios ¿Es la de un Dios castigador o la de un Dios que libera?

La imagen que cada uno tenga de Dios influye mucho en la propia vida incluso puede llevarnos a la neurosis y a la depresión, quiero mencionar una frase del Beato Juan Pablo II que también la menciono en la introducción, “Cuando el hombre se aleja de Dios se convierte en lobo contra el propio hombre”, reflexionando en torno a esta frase de Juan Pablo II, me doy cuenta del porque el hombre no se siente salvado y porque existe tanta confusión y violencia en las personas,  pienso que la clave está en que el hombre se aleja de Dios y se pierde así mismo no sabe lo que realmente quiere pierde el modelo y adopta otros equivocados es entonces cuando se convierte en lobo, se lastima el mismo y lastima a los demás, se pierde y vive buscándose en lugares totalmente equivocados como la droga, la violencia, la depresión, etc. En lugar de dejarse encontrar por Jesús se pierde en los laberintos que la sociedad le ofrece

Reflexión sobre:

 El cristianismo como terapia.

Fr. Benjamín Monrroy OFM.

México 2008

 

Anuncios

Categorías:Colaboradores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s