Colaboradores

Te dejé ir: una novela de la inglesa Clare Mackintosh

                                                                                                        Por: Adriana E Baranda

Te dejé ir: una novela de la inglesa Clare Mackintosh

Para los apasionados de los crímenes por resolver, una novela negra, que como tal, incluye crímenes, misterios, policías y sobre todo, personajes de carne y hueso y una fuerte crítica social.

Me topé con Clare Mackintosh en el Festival de Novela Negra “Huellas del Crimen”, el primer festival internacional de su género en México. Se celebró en San Luis Potosí el pasado mes de julio y yo fui una de las obsesivas que asistía todos los días a todo. ¡Me fascinó! Tengo muchos comentarios y experiencias del festival, pero me los reservaré para otra ocasión; ahora les quiero platicar de la primera novela de esta joven escritora inglesa.

Clare Mackintosh fue presentada en el festival junto con otra escritora británica. Ambas contaron sus experiencias como escritoras y su fascinación por la novela negra. “Te dejé ir” cuyo título original es “I let you go” es el primer trabajo publicado de la escritora, en el que como todos los escritores, creo yo, refleja mucho de sus creencias y hábitos y costumbres personales.

Según lo contaba Clare, -de la misma manera que se lee en las páginas de agradecimiento al terminar la novela-, lo que cuenta la escritora tiene su origen en su vida personal.

“I let you go” comienza cuando un pequeño de 5 años es atropellado al cruzar la calle en ese instante en que su madre suelta su mano. La tarde es lluviosa y el coche no se ve venir, el niño se estrella en el parabrisas y cuando cae, muere. El conductor del auto mientras tanto, acelera en reversa y huye; así, cuando llega la policía no hay pistas del auto, ni del asesino por supuesto.

Esto sin embargo, sólo es el preámbulo porque en realidad, el libro comienza con dos historias que el lector va conociendo de manera paralela. Por un lado el trabajo de la policía de Bristol que no encuentra pistas, tiene más casos, se ve obligada a cerrar éste en particular, los dramas particulares de los tres miembros del equipo de investigación, etcétera; y por el otro el tormento físico y emocional que se infringe la protagonista Jenna Gray al salir huyendo de su entorno.

Lo que tengo que decir aquí –perdonen la regresión- es que cuando comencé a dar vuelta a las páginas del libro, como es costumbre me topé con el ISBN y la clasificación del libro en la Librería del Congreso de Estados Unidos. Entonces, me di cuenta con sorpresa y hasta con pesar, me parece ahora, que estaba clasificada bajo varios ítems, novela psicológica, Inglaterra, Crimen, y Violencia Doméstica. De acuerdo, me dije a mí misma, novela psicológica y de crimen, está bien, pero esto no encaja exactamente en novela negra o “noir fiction”, y ¿violencia doméstica? Sí yo me sabía una historia completamente diferente.

Supongo que ésta es la riqueza de los libros y las historias, que pueden abarcar al mismo tiempo todo un abanico temático, lo que tú lees, depende de ti también, de los ojos con los que leas.

Y este pequeño desvarío para comentar, que el libro tiene dos partes como ya mencioné. Y las varias historias incluyen a Ray, el detective jefe del equipo de investigación policial con un gran sentido del trabajo y compromiso social pero agobiado por sus futuras responsabilidades económicas con los hijos que van creciendo, su esposa ex policía a la que, por falta de tiempo y atención, no entiende del todo, jefes burócratas tratando de impresionar a los medios de comunicación, y el aire fresco que brinda la joven policía Kate, que lo saca de balance.

Kate por su parte, es nueva en el equipo y en el trabajo, y le entusiasma la búsqueda y la responsabilidad para con los afectados de tal o cual hecho. Su juventud y perseverancia empujan a Ray a no cerrar el caso a pesar del poco progreso que hay en los meses que siguen al accidente.

Jenna  -Jennifer- Gray la mujer que huye de sí misma cuando un día decide tomar lo que alcanzan sus manos y tomar un autobús que la lleva a la costa de Gales. Allí se instala poco a poco y, a su pesar, comienza a tener amigos. Sin embargo, no deja de vivir atormentada, sentirse perseguida, culpable y acechada.

Ian, el esposo y ex pareja de Jenna. No sé cómo decirlo aquí, es un ser despreciable, pero que Mackintosh no despoja de humanidad. Yo siempre me he preguntado cómo hacen los escritores hombres para construir protagonistas mujeres y viceversa. Clare Mackintosh lo hace de manera excepcional porque, si bien es él es el que infringe todo el dolor físico y emocional a Jenna, la escritora describe a detalle sus motivaciones, sus sentimientos, el proceso interno que lo lleva a hacer lo que hace; y odio decirlo, pero todo parece tan natural, el fluir natural de las cosas y las acciones.

Cómo se relacionan todos estos personajes con el accidente que da inicio a la novela ustedes lo tienen que descubrir. Simplemente añadiré que éste es un libro fantástico que no puedes dejar de leer. Construido de manera amena, graciosa e instructiva, es de verdad sumergirse en la vida de todos y cada uno de sus personajes. Como buena novela negra y como la misma autora decía en su presentación en San Luis Potosí, el truco es dejar pistas falsas –pasas la mitad del libro construyendo tus hipótesis erróneas y quieres seguir y seguir en la lectura para ver si lo que suponías era correcto-, mantener al lector al filo de la silla, y elaborar un final, no sólo inesperado sino que abre la posibilidad a todos los finales que el lector pueda construir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s