Colaboradores

La vida no es fácil con Bullying …

Por Juan Carlos Rodriguez

Nunca seas maltratado en el silencio. Nunca te permitas a ti mismo ser una víctima. No aceptes que nadie defina tu vida, defínete a ti mismo. Tim Fields.

Recuerdo como si hubiera sido ayer, a mi lado se encontraba un joven el que físicamente no era muy corpulento, delgado en demasía, un rostro pálido y con una mirada que describía una profunda tristeza, no conversaba mucho, era demasiado pasivo, su actuar era como si no quisiera llamar la atención de absolutamente de nadie. Ese joven caminaba como una sombra silenciosa, la cual daba una sensación algo escalofriante, además era tímido y retraído.

Cuando lo conocí fue a mediados de los años 80 cuando llegue a cursar la secundaria, hoy aun en día lo recuerdo en ocasiones por que en el momento que lo conocí, no comprendía que un grupo de mis compañeros del colegio lo agredían verbalmente y físicamente.

En una ocasión después de la actividad física del colegio, me dirigí a asearme y en el baño de caballeros me lo encontré, entraron un trio de truahanes ofendiéndolo con palabras …… y haciéndolo menos de cualquier modo, todo porque en los entrenamientos en más de una ocasión falló un par tiros a la canasta, que ocasiono que perdiera su equipo.

Yo no brindé la importancia de esos comentarios, hasta que los tres lo tomaron de una manera violenta de la cintura y lo despojaron de toda su vestimenta y lo arrojaron al piso, de la nada lo empezaron a golpear. Intervine conjuntamente con otro compañero que estaba presente para que se detuvieran la lluvia de patadas que le propinaban. Después de ayudarlo a incorporarse, le mencionamos que acudiera con las autoridades del colegio para reportar el incidente, pero hizo caso omiso.

No pasaron más de dos días, cuando en hora de receso, me encontraba platicando con unos compañeros en la área de las canchas del colegio, cuando ese mismo joven se disponía a comer sus alimentos, cuando aparecieron los mismos jóvenes del atentado días anteriores, su acción en esta ocasión fue que arrojaron al suelo los alimentos que él tenía en sus manos, acompañada de palabras discriminatorias como maricón y puñal.

En ese momento no sabría que daño podrían ocasionarle esas expresiones a través del insulto, cabe mencionar que se acompañaba con un centenar de golpes, pero creo que todas acciones de intimidación ya habían hecho efecto negativo en su persona.

Paso el tiempo…. en una ocasión me acerqué a él y quise iniciar una conversación, le señale por que no actuaba para denunciar a las autoridades escolares y su respuesta me dejo plasmado, compañero les he comentado a mis padres de esta situación más de una ocasión y me comenta que lo solucione… yo. Creo que de manera incorrecta le sugiero que se defendiera de toda agresión, su respuesta fue, ya me cansé de ello, además ellos son tres. Después de ahí sus ausencias eran reiteradas, casi casi se presentaba a los exámenes y en el trascurso de las semanas, acudía poco a la aula de clases.

Antes que concluyera el año escolar, ocurrió un hecho lamentable, el compañero por motivos que yo desconocía, llegó en muletas derivado a un accidente que le originó que enyesaran una de las piernas, como era su fiel costumbre se sentó al rincón del aula, trascurrió la mayor parte del día sin novedad alguna, hasta la última clase en donde hubo un breve receso, donde el docente en turno se dirijo a la oficina de dirección para ver unos pendientes, quisiera suponer ello.

Cuando el trio de truahanes se dirigieron al compañero, lo detuvieron en la mesa bancos, uno lo sujeto, mientras dos lo tomaban de los brazos y en un instante empezaron a golpear justamente en su pie enyesado, cuando reaccionamos varios compañeros, ellos lograron su encomienda que era romper el yeso de su pierna, el joven con un grito ensordecedor daba muestras de un dolor indescriptible. Se sucitó una bronca entre los que lo defendíamos y los que lastimaban al joven, golpeas y reclamos por que la agresión al compañero, que no dejaba de quejarse del dolor que le ocasionaron, al final no sé de donde llegó el profesor en turno y nos separó como pudo a todos, yo en la separación recibí un golpe, que me dejo después un chillón en el rostro, además de un día suspensión. Ya se imaginaran como me fue en casa.

Pero regresando al joven, lo llevaron al hospital para revisar su pierna doblemente lastimaba, pasaron los días y no volví a verlo hasta el siguiente año escolar, irónicamente ahora en otro grupo, es decir, lo cambiaron de grupo, llegué a percibir que cojeaba del pie donde sufrió el atentado. Muchos se preguntaran que ocurrió con el trio truahanes?, me enteré a través de los días por un docente, cambiaron de plantel derivado al hecho.

El joven, no volvió a ser el mismo desde entonces, concluyó el año ya sin incidentes, ya en las pocas ocasiones que coincidíamos percibía una soledad, casi siempre en horas de receso lo observaba con un libro en mano, o con un walkman, como si estuviera desconectado de su entorno.

Nunca más lo volví a ver, que habrá sido de él no lo sé, espero que por su bien tomara una buena solución al respecto, porque el vivir con Bullying, no es vivir.

En México las agresiones físicas y verbales las viven más los niños en la educación básica, hoy en día las autoridades escolares tienen que ser vigilantes de todo hecho que se viva dentro del aula de clases para evitar que existan jóvenes que reciban todo tipo de agresiones, suprimiéndolas con castigos ejemplares para los que cometan dichas acciones, además que desde el núcleo de la familia no se tiene que inculcar discriminación, intimidación, acoso, burlas y exclusiones.

Si en esta sociedad a la que pertenecemos seguimos alimentándola con valores inmorales o antivalores que no son otra cosa que la deshonestidad, la injusticia, la intransigencia, la intolerancia, la traición, el egoísmo, la irresponsabilidad y la indiferencia que nos llevan a una persona sin escrúpulos a su entorno social. En la sociedad se debe construir con los valores del amor, respeto, solidaridad, amistad, equidad, responsabilidad, sinceridad y la tolerancia, ya que son fundamentales en el desarrollo de todo ser humano, son primordiales.

Además a lo anteriormente señalado, se le conoce como bullying que es una palabra del inglés que traducida al español es acoso.

Según el Diccionario de la Real Academia contamos con tres tipos de acoso que se definen:

  • Laboral: Practica ejercida en el ámbito del trabajo y consistente en someter a un empleado a presión psicológica para provocar su marginación.

  • Psicológico: Practica ejercida en las relaciones personales, consistente en dispensar un trato vejatorio y descalificador a una persona con el fin de desestabilizarla psíquicamente.

  • Sexual: Que tiene por objeto obtener los favores sexuales de una persona cuando quien lo realiza abusa de posición de superioridad sobre quien lo sufre.

Me pueden seguir en @JCRodriguez_SLP

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s