Selkies: Extrañas ninfas de los mares helados.

Por: Rita Elvenqueen

Todos hemos escuchado acerca de las sirenas: mujeres mitad humanas y mitad pez que hechizan a los marineros con sus cantos y los conducen a su muerte. Pero ¿A cuántos de nosotros nos contaron de niños las historias de los selkies? En este país casi a nadie, es un hecho que los niños de Irlanda, Escocia y Escandinavia tuvieron más suerte en este aspecto.

Veamos primero ¿Qué es una o un selkie? Una criatura marina que es foca mientras está en el agua (Sí, foca) pero que al llegar a la playa se retira la piel y queda transformada en una hermosa doncella o un apuesto joven. Los selikies masculinos participan más en los cuentos y leyendas que los tritones de la mitología griega.

Cuando se da la historia de una pareja entre una selkie y un hombre humano puede tener dos versiones: la primera tiene lugar cuando el hombre roba la piel de foca de ella y con esto la obliga a permanecer en tierra y ser su esposa. La selkie se convertirá en una buena esposa aunque melancólica y el día que encuentre su piel volverá al mar sin importar qué tan bien se le haya tratado o cuántos hijos deje, se irá son mirar atrás pues le arrebataron su identidad y su mundo. Pero también se da el caso en que haya un verdadero sentimiento de amor entre los personajes, tal es el caso de una leyenda en que un pescador está a punto de morir en la tormenta y solo es salvado cuando su esposa se viste con su piel misteriosa y rescata a su marido bajo la forma de una foca. Lamentablemente algunas vertientes de la leyenda dicen que una vez que la selkie regrese al mar en su atuendo mágico ya nunca podrá volver a formar parte del mundo humano y para esta pareja ese fue el final.

En cuando a los selkies masculinos estos suelen ser depredadores en lugar de presas. Salen del mar en forma de jóvenes apuestos y buscan personas desilusionadas de la vida, tales como las esposas de los marineros para vivir con ellas una aventura amorosa corta, pues por voluntad los selkies casi no abandonan el mar por mucho tiempo. También de ellos se dice que ocasionan grandes tormentas para castigar a los humanos por la matanza de focas. Vuelve la antigua conseja precristiana de que no debes dañar a una planta o un animal… podrías lastimar al amor de tu vida.

Alrededor del mundo las historias de amor entre un humano y una criatura mágica rara vez tienen final feliz, pues siendo de naturaleza distinta y pertenecientes a mundos separados entre sí la fortuna no suele sonreír mucho a estas parejas. Pero como cada regla tiene su excepción existe también el cuento islandés titulado “El Valor de la Amistad”, mismo que comparte algunas características con “La Bella Durmiente” pues la duquesa embarazada sueña con las tres parcas que le anuncian el nacimiento de una niña, una duquesita a la que ellas darán increíbles dones si las invita al bautizo. La duquesa prudente sigue este consejo pero los criados olvidan poner tres cubiertos a la mesa y solo ponen dos. Furiosa la menor de las parcas condena a la pequeña a convertirse en foca todas las noches (una selkie contra su voluntad). Pero otra de las parcas aminora el daño estableciendo que si alguien ama tanto a la niña como para dar su vida por ella entonces el hechizo se romperá si la prueba se hace en la noche de San Juan. No es un apuesto príncipe ni un caballero valiente quien acaba con la maldición, sino la valerosa Sigrid, doncella de compañía muy especial por ser en físicamente en todo parecida a la joven duquesa.

Estamos más acostumbrados a las historias de sirenas pero las selkies de las aguas frías son mucho más amables, pues nunca infringen daño a los humanos; son más nuestras víctimas que verdugos. Es sensual la imagen de una sirena peinando sus largos cabellos sentada sobre una roca en la playa y entretenida en sí misma, pensando en sus próximos crímenes, pero mientras tanto una selkie estará mirando las casas de los hombres al pendiente de sus hijos mitad humanos.

Las selkies son una joya oculta de la mitología marina que vale la pena rescatar por medio del arte, la literatura, la música y ¿por qué no? Contando a los pequeños sus historias por las noches.

slekie-losing-its-skin

BIBLIOGRAFÍA:

Te puede interesar también: Su Felina Majestad

Anuncios