Colaboradores

Gastroenteritis en el niño.

PAIKOS

Juan José Ortiz Zamudio

Gastroenteritis en el niño.

En la primer columna de PAIKOS (https://nacionmx.wordpress.com/2016/09/01/paikos/) abordamos desde un punto de vista crítico constructivo el estado de la salud infantil en nuestro país y brevemente en nuestro estado de San Luis Potosí. Sin embargo, la visión de PAIKOS es y será aportar a la población general información y aspectos de diversos padecimientos en niños que resulten muy frecuentes o de una gran morbilidad en esta población vulnerable, sin dejar de lado el aspecto crítico que nos caracterizará.

Por lo anterior, en esta ocasión consideramos importante abordar uno de los principales motivos de consulta tanto en consultorio como en servicios de urgencias hospitalaria, Gastroenteritis en niños con su principal manifestación clínica que es el síndrome diarreico agudo (S.D.A.). Y es que si bien México se considera un país “en vías de desarrollo”, esto precisamente ha permitido que nuestro país sea pionero en la implementación de estrategias de alto impacto en la reducción de la mortalidad infantil, destacando la terapia de rehidratación oral (TRO), la vacunación universal gratuita contra sarampión y rotavirus, el mejoramiento de las condiciones de vivienda mediante la estrategia “piso firme” y el suministro de micronutrientes y desparasitación de toda la población infantil durante las Semanas Nacionales de Salud. La mejor evidencia de los resultados obtenidos en ellas es la tendencia al descenso de la mortalidad en la primera infancia, como lo mencionamos en nuestro artículo pasado.

Lamentablemente en nuestro país la enfermedad diarreica aguda conserva el segundo lugar entre las causas de muerte prevenible en los niños menores de 5 años ocasionando el 10.5% de muertes en este grupo etáreo. En nuestro medio, los niños menores de 4 años pueden tener diarrea más de 2 períodos por año y aun cuando en muchas ocasiones, no amenazan la vida, si es una causa frecuente de eventos de deshidratación o condicionante de una malaabsorcion de nutrientes en niños quienes son tratados por ejemplo con antibióticos cuando no son requeridos, situación que se da en la consulta incluso entre pediatras, en mas del 90% de las veces.

En la presente temporada de invierno la Gastroenteritis en niños es principalmente ocasionada por brotes escolares por rotavirus. Suele ser una enfermedad benigna que se autolimita en pocos días. La diarrea también puede ser causada por bacterias, parásitos, cambios en la dieta (como por ejemplo tomar mucho jugo de frutas), problemas en los intestinos (como alergias a alimentos) y el uso de determinados medicamentos.

Lo niños con diarrea viral tienen fiebre y es posible que vomiten. Al poco tiempo de aparecer estos síntomas, los niños comienzan con diarrea. Generalmente los niños con diarrea viral se “sienten mal” pero no actúan como si estuvieran enfermos. La parte más importante del tratamiento de la diarrea es prevenir la deshidratación del niño.

Una deshidratación leve estará presentada por algunos de los siguientes síntomas como:

  • Juega menos de lo habitual, orina con menos frecuencia (en el caso de bebés, moja menos de 6 pañales al día), tiene la boca seca o mucha sed, produce menos lágrimas cuando llora.

Al presentarse un cuadro de deshidratación grave el niño podrá presenter alguno de los siguientes síntomas o signos:

  • Irritabilidad persistente, o mucha somnolencia, ojos hundidos con manos y pies fríos o pálidos, piel arrugada,con presencia de orina solo 1 a 2 veces por día.

Como recomendación propiamente médica, los pediatras sugerimos acudir a valoración de manera imperativa ante uno de estos signos:

  • 
Fiebre que dura más de 24 a 48 horas
  • 
Heces con sangre
  • 
Vómitos que duran más de 12 a 24 horas
  • 
Vómitos color verde, teñidos con sangre o con apariencia de café molido
  • 
Intolerancia o rechazo total a alimentos o bebidas
  • 
Dolor abdominal (estómago, vientre) grave

Respecto al tratamiento, generalmente la diarrea leve desaparece por sí sola en un par de días, la mayoría de estos pequeños no necesita cambiar su dieta y generalmente no se necesitan soluciones de electrolitos. Puede seguir dándole leche materna (pecho), leche de fórmula o leche de vaca, vigilando que estos últimos no causen distensión abdominal.

En el caso de los niños que tienen diarrea moderada y vomitan, deberán suspender su dieta habitual. Se deberán administrar soluciones de electrolitos en pequeñas cantidades, frecuentemente hasta que finalicen los vómitos. En la mayoría de los casos, se necesitan por solo 1 o 2 días. Una vez que el vómito haya disminuido, se aconseja retomar lentamente la dieta habitual del paciente.

Como pediatra, el paciente con diarrea grave deberá ser de manera oportuna identificado e inmediatamente tratado ya que presentarán deposiciones acuosas cada 1 a 2 horas, o más frecuentes, y se valorará dejar en ayuno de cualquier alimento sólido durante al menos 24 horas. Se requiere evitar líquidos ricos en azúcares, ricos en sales o con muy bajo contenido de sal (es decir, agua y té).

Brevemente menciono algunos hitos que pueden llegar a ser útiles respecto a la prevención del síndrome diarreico en niños

  • Evitar la propagación de gérmenes (lavado frecuente de manos con jabón o con desinfectante de manos).
  • No dar a su hijo leche cruda (sin pasteurizar) o alimentos que puedan estar contaminados.
  • Alimentar al bebé con leche materna. La Academia Americana de Pediatría recomienda la leche materna como única fuente de alimentación para su bebé durante aproximadamente 6 meses. Puede continuarse el amamantamiento por lo menos hasta los 12 meses o más si el niño o la madre así lo desean, siempre y cuando se aporte también una formula láctea que proporcionará un contenido óptimo de hierro para evitar la presencia de anemia en menores de dos años de edad.
  • Vacunar contra el rotavirus. La vacuna contra el rotavirus protege contra la causa más común de diarrea y vómitos en bebés y niños pequeños.

Por ultimo mencionaré tres aspectos sumamente importantes en la atención de un niño que presenta diarrea o gastroenteritis:

  1. El gran beneficio del uso de soluciones de electrolitos en el tratamiento doméstico de la diarrea leve a moderadamente grave. Son líquidos especiales que se han desarrollado para reemplazar el agua y las sales perdidas durante la diarrea. Los refrescos (gaseosas, sodas), las sopas, los jugos, las bebidas para deportistas y la leche descremada hervida no tienen las cantidades de azúcar y sal adecuadas y podrían hacer que el niño Recomiendo ampliamente no preparar soluciones propias de electrolitos en casa y usar solo líquidos disponibles comercialmente, los de marca y los genéricos son igual de efectivos.
  1. Los medicamentos antidiarreicos no están recomendados para niños menores de 2 años. Y más aún podrán comúnmente ser perjudiciales en los niños. El uso de antibióticos en gastroenteritis viral ha demostrado un efecto adverso importante como condicionar afección en microvellosidades intestinales de los niños que ocasionarán nuevos episodios y más graves de diarrea así como la deficiente absorción de nutrientes en los pacientes.
  1. Los probióticos ayudan en el tratamiento de la diarrea.Son tipos de bacterias “buenas” que viven en los intestinos. Algunos estudios han demostrado que los alimentos o la leche de fórmula para bebés que contienen probióticos pueden prevenir o incluso tratar la diarrea en niños, independientemente de si esta afección es crónica o aguda, o de si está asociada al uso de antibióticos. Hasta la fecha, la mayor evidencia sugiere que los probióticos posiblemente ayuden a prevenir o mejorar la gastroenteritis viral, también refuerzan el sistema immune.

Es de llamar la atención que en nuestro medio, en las tres últimas Encuestas Nacionales en Salud y Nutrición se evidenció que solo el 40% de los padres o cuidadores refieren utilizar Vida Suero Oral para tratar las enfermedades diarreicas, sin embargo una proporción mayor utiliza agua sola o de frutas; esta práctica se incrementó en 2012 en relación con 2006 en 29.7%, lo que demuestra que el desconocimiento de algo tan básico prevalece en nuestro día, recalcando que la importancia de una adecuada rehidratación oral en el niño con diarrea es mucho más importante que aportar medicamentos como antidiarreicos o antibióticos innecesarios y perjudiciales en la población pediátrica.

Para finalizar hago mención que lo anterior no deberá tomarse como reemplazo de atención médica y recomendar acudir de manera oportuna a valoración con su pediatra.

“No puedo pensar en ninguna necesidad de la infancia tan fuerte como la necesidad de protección de un padre” S.F.

Dr. Juan José Ortiz Zamudio

Arista #965 Col Tequisquiapan

Pediatría – Oncología Pediátrica

San Luis Potosí, S.L.P.

Tel Consultorio 1397700

 @zamudioslp

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s