Colaboradores

LUGARES FASCINANTES EN AMÉRICA LATINA

LUGARES FASCINANTES EN AMÉRICA LATINA

Por Rita Elvenqueen

Sin cruzar ningún océano es posible ir a lugares que nos hacen viajar en el tiempo, antes de que los caras-pálidas atracaran sus naves en nuestras costas florecieron en América no pocas civilizaciones brillantes con tal adelanto en su forma de vivir que nos hacen recordar que antigüedad no significa primitivismo. Algunas moldeadas por la mano del hombre y otras obras de la naturaleza, todas se han coloreado con las leyendas y la historia de cada país latino.

            Empezamos el recorrido por la casa, en el Valle de Oaxaca, México, donde dormita el “Salón de las Columnas”, un templo rectangular y decorado con relieves prehispánicos magistralmente tallados en piedra. Se encuentra en la ciudad de Mitla, llamada originalmente Lyobaá, cuyo nombre viene del náhuatl “Mitlán”, el inframundo azteca. Perteneció a la cultura zapoteca y Mitla se volvió un gran centro prehispánico después de la caída de su antecesora: Monte Albán.  Las leyendas nos cuentan que hay una cámara debajo de la antigua ciudad, deshabitada durante siglos a partir de la conquista española, donde están sepultados reyes, guerreros y grandes hombres de la cultura zapoteca, pero los arqueólogos hasta la fecha siguen sin encontrar la entrada al mencionado recinto. Uno de los primeros misioneros en llegar al Valle de Oaxaca, el Padre Burgoa, dejó testimonio escrito sobre el Salón de las Columnas, que describió como muy aseado, con un trono forrado en piel de jaguar para el gran sacerdote y los sacrificios practicados ahí. Si se tiene la oportunidad de viajar al sur de México, visitar Mitla además de Monte Albán nos ayudará a armar la historia completa como si la viviéramos.

            Caminando como los humanos de la era Cuaternaria hacia el sur, en Venezuela encontramos el Monte Roraima, hogar de la antigua tribu de los indios Pemón, quienes han sido y serán los únicos escaladores lo suficientemente buenos para explorar tal terreno. El Monte Roraima mide 2743 metros de altura y por las condiciones climáticas entre otras circunstancias, cuando uno logra llegar a la cima se ve a sí mismo rodeado de nubes, como si se hallara en una isla celeste. Y no es todo el atractivo que ofrece esta montaña nacida de la selva, es aquí donde Sir Arthur Connan Doyle (creador de Sherlock Holmes) ubicó la historia de su novela “Mundo Perdido”. En la obra literaria, los personajes, al explorar estos lugares se topan con dinosaurios y otras especies extintas. Lamento informar que los científicos no han hallado ni siquiera fósiles de animales prehistóricos aquí pero hay ranas color negro, tarántulas y muchas especies vegetales únicas en el planeta.

            Un poquito más al sur y hemos llegado a Colombia, donde reside el Parque Nacional del Chibiriteque, ahí encontramos unas cavernas que albergan pinturas rupestres estimadas en veinte mil años de antigüedad. Para ser arte prehistórico, el artista dominaba la expresión plástica con verdadera maestría. Hay una mala noticia: sólo puede accederse a las cuevas por helicóptero y los únicos individuos que ingresan a ellas son los arqueólogos y los nativos Karijona, cuyos ancestros se cree que elaboraron las creaciones de las que hablamos. La tribu Karijona todavía habita las junglas de Colombia y el mismo rumbo que hace milenios, aunque han disminuido su población como todas las etnias del continente, conservan buena parte de su cultura. América Latina no sólo ofrece deleites a la vista, también al oído y al corazón cuando uno escucha atentamente sus leyendas.

            Desplazándonos por última vez al sur encontramos, donde el planeta se divide en dos mitades (Ecuador), la Laguna Yahuarcocha, apodada la “laguna sangrienta” o “laguna de sangre” por los lugareños debido a que ostenta un color rojo rubí como para dejar boquiabierto al geólogo más ilustrado. Las leyendas cuentan que el rey prehispánico Huayna Capac organizó ahí una matanza sin precedentes para aplacar una rebelión. Muchos guerreros fueron asesinados en el lugar y los dioses descontentos permitieron que el agua se tiñera para siempre con la sangre de los caídos para recordar al rey lo que había hecho. La verdad es que la coloración se debe a químicos naturales disueltos que dejó la última glaciación, pero como dato curioso, añadiré que los arqueólogos han encontrado montones de huesos de hombres adultos y adolescentes en ese lugar, con muestras de haber sido golpeados brutalmente, tal como ocurre durante las batallas.

illustration-from-doyle

 

BIBLIOGRAFÍA:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s