Colaboradores

Una buena nutrición desde la niñez

Una buena nutrición desde la niñez

Dr. Juan José Ortiz Zamudio

Pediatría/Oncología Pediátrica

Como padre usted esta interesado en la salud de su hijo. Su función es proporcionarle alimentos saludable en porciones adecuadas y la función de su hijo es decidir cuánto comer.

Para principiantes

Las porciones de tamaño para niños ayudan a que los niños acepten alimentos nuevos. Dos consejos para los padres:

  • Servir de un cuarto a un tercio del tamaño de la porción para adultos o 1 cucharada de cada alimento por cada año de la edad de su hijo.
  • Darle menos de lo que usted cree que comerá su hijo. Permita que su hijo pida más si aún tiene hambre.

¿Cómo sé si mi hijo está comiendo lo suficiente?

Los niños comen cuando tienen hambre y generalmente dejan de hacerlo cuando están satisfechos. Algunos padres se preocupan porque los niños pequeños parecen comer cantidades muy pequeñas de comida, especialmente cuando se las compara con las porciones de personas adultas.

  • Ofrézcale todos los grupos de alimentos en cada comida. Aségurese de no dejar de lado ningún grupo de alimentos. Si esto sucede durante algunos días, no se preocupe. Sin embargo, omitir un grupo de alimentos durante mucho tiempo podría impeder que su hijo reciba una cantidad suficiente de nutrientes.
  • Aliente a su hijo a que coma una variedad de alimentos. Incluso dentro de un grupo de alimentos, diferentes alimentos proporcionan diferentes nutrientes.
  • Un niño que esta creciendo bien significa que esta recibiendo suficiente comida.

Cómo preparar un plato saludable

Se han creado varias herramientas para brindar orientación sobre el tipo y la cantidad de alimentos que deben comer los niños.

  • Calorías balanceadas. Disfrute su comida, pero coma menos. Evite las porciones demasiado grandes.
  • Alimentos que debe comer en mayor cantidad. Prepare la mitad de su plato con frutas y verduras. Empiece a usar leche sin grasa (descremada) o con bajo contenido de grasas (1%)
  • Alimentos que debe comer en menor cantidad. Limite los alimentos que contengan grasas saturadas y sodio. Beba agua en lugar de bebidas azucaradas.

Grupo de alimentos

Hay una variedad de alimentos de cada grupo de alimentos. Recuerde no dar alimentos redondos y duros a niños menores de 4 años, salvo que estén bien picados. Los siguientes alimentos representan un riesgo de asfixia: frutos secos y semillas, trozos de carne o queso, uvas enteras, trozos de frutas (como manzanas), palomitas de maíz, verduras crudas, caramelos duros, gomosos o pegajosos y goma de mascar. La mantequilla de maní u otras mantequillas de frutos secos pueden representar un riesgo de asfixia para niños menores de 2 años.

Los bocadillos también cuentan

Los bocadillos forman parte importante de la nutrición infantil. Los niños deben comer con frecuencia. Con sus pequeños estómagos, no pueden comer lo suficiente solamente en las comidas para satisfacer sus necesidades de alta energía. Tres comidas y 2 o 3 bocadillos saludables por día ayudan a los niños a satisfacer sus necesidades nutricionales diarias.

Para satisfacer el mejor provecho de los bocadillos, los padres cuidadores deben ofrecer opciones de bocadillos saludables y ser constantes con los horarios en que estos se sirven. Programe y espaciélos al menos 2 horas antes de las comidas. Los niños no deben sentirse llenos todo el tiempo. La sensación de hambre entre las comidas y los bocadillos alienta a los niños a comer bien cuando se ofrecen alimentos saludables.

Opciones de leche

Estas son pautas sobre qué tipo de leche deba darle a su hijo:

  • Niños menores de 12 meses: la leche maternal es lo mejor. Use leche maternizada fortificada con hierro si no se dispone de leche materna.
  • Niños de 12 a 24 meses: Leche entera. Es posible que el medico de su hijo recomiende leche reducida en grasas (2%) si su hijo es obeso o tiene sobrepeso, o si hay antecedentes de familiares de colesterol alto o enfermedad cardíaca.
  • Niños mayores de 24 meses: Leche con bajo contenido de grasa o sin grasa (descremada).

¡No olvide el juego activo!

La actividad física, junto con un nutrición adecuada, promueve la salud para toda la vida. El juego active es el mejor ejercicio para los niños. Los padres pueden unirse a sus hijos y divertirse mientras también están activos. Algunas actividades divertidas para que padres y niños compartan son: jugar en los columpios, andar en triciclos o bicicletas, saltar la cuerda, volar un papalote, nadir o bailar. La recomendación diaria de ejercicio para los niños es al menos 1 hora por día. Esto requiere el compromiso de los padres, pero las recompensas son el tiempo que pasan juntos y una mejor salud.

“El juego activo de padres con hijos debe ser al menos una hora al día y permitirá una vida saludable y disfrutar el tiempo con los hijos”

Dr. Juan José Ortiz Zamudio

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s