Saltar al contenido.

Que no se acabe el amor.

Que no se acabe el amor

Por Juan José De la Paz Martínez

Es difícil comprender como vamos avanzando en muchos aspectos económicos y políticos, pero al mismo tiempo vamos perdiendo las raíces sólidas para una sociedad al encontrarnos con un incremento mayor cada año en la disolución de matrimonios o lo que conocemos como divorcio familiar. Y lo llamo así por que no solo es la separación de una pareja, sino que conlleva además la separación de los hijos y bienes adquiridos durante el matrimonio.

Definiendo la palabra divorcio diremos que proviene del latín divortium, que significa la acción y efecto de divorciar o divorciarse (disolver un matrimonio por vía legal, separar o apartar personas o cosas que estaban juntas). Separando a las personas que vivían en una estrecha relación.

Al analizar algunos datos proporcionados por el censo de población del INEGI encontramos en el 2013 se registraron 108 mil 727 divorcios, en 2012 fueron 99 mil 509 y en 2011 la cifra se ubicó en 91 mil 285. Notando para México ha ido en aumento el número de divorcios por cada 100 matrimonios como lo podemos observar en el siguiente grafico.

i

En 1980 por cada 100 matrimonios había 4 divorcios; en 1990 y 2000 esta cifra se elevó a poco más de 7 divorcios, para 2010 el número de divorcios por cada 100 matrimonios fue de 15 y al 2013 se registraron casi 19 divorcios por cada 100 matrimonios.

Pero por que van en aumento los divorcios, será que ahora en la actualidad se ha perdido el amor o será que cada día somos menos tolerantes. “Hay, sin duda, hombres y mujeres a quienes no satisfaga la igualdad, con quienes no habrá paz ni sosiego mientras no reine su voluntad sin traba alguna. Para esta clase de personas está hecha de molde la ley del divorcio (…)” John Stuart Mill

Talvez  no habíamos visualizado la tolerancia como un valor que las personas debemos  tener y será este el sí mismo valor que contribuya a disminuir y eliminar los divorcios, si tan solo recordaras como nuestros abuelos vivían muchos años juntos a pesar de las carencias económicas existentes en esa época, te preguntarías ¿Por qué ahora entre mejor economía manejamos como familia menor tolerancia a nuestra pareja tenemos?, la verdad la economía no influye en la disolución de matrimonios, si antes se podía mantener una familia con pocos recursos económicos ahora también, y sería muy fácil si unieran las voluntades de querer amar a nuestra pareja respetándola  y encontrando sus virtudes.

En la actualidad manejamos un entorno acelerado tanto económica como socialmente, pero debemos recordar que ante todo son valores universales y la familia lo que moverá al país, por lo cual debemos salir de esa crisis de falta de valores y buscar la unión familiar, ya con esto contribuiremos desde el centro familiar a fomentar un país próspero y más productivo, basado en el amor y unión de pareja.

Otro aspecto que anteriormente se observaba con bastante frecuencia era la falta de oportunidades laborales de las mujeres de casa, lo cual originaba el verse sumisas ante las órdenes del hombre que era el encargado de proveer los insumos y cubrir las necesidades del hogar cosa que en la actualidad ante la participación de ambos, debiera ser más fácil pero ante la falta de tolerancia a generado una lucha  de poderes por el más poderoso económicamente pero de que le sirve ganar tanto al hombre o la mujer si se pierde la familia, si viéramos esta oportunidad como un complemento para la pareja muy seguramente tendríamos más familias unidas.

No es malo que la mujer tenga un lugar activo en la sociedad, en la economía o incluso en la política, de hecho, como familia es algo que debemos de valorar e inculcar para logar el respeto, el cuidado y la dignidad de cada elemento de la familia.  Todo suma para ser una mejor sociedad menos la desintegración familiar.

Estamos viviendo una generación norte americanizada donde pensamos que lo que no sirve se debe de tirar, y no tenemos ni la mínima intención en reparar las fallas existentes ni en un matrimonio ni en la sociedad, asumimos que ante el mínimo problema aplicar la separación y ausentarnos de una muy posible solución, por un egoísmo y falta de humildad al pedir una oportunidad y encontrar en la suma de voluntades nuevamente un hogar feliz. “El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió.” Teresa de Calcuta.

Un efecto que no se ha tomado en cuenta ante esa forma de disolución de la  familia norte americana esta una pérdida económica, que lejos de ser una solución a un problema genera muchos más problemas económicos, al final alguien tendrá que ser acreedor a pagar una pensión alimenticia, pagar un abogado y pagar dos rentas de casa habitación para poder vivir de una manera ligeramente desahogada, por lo cual  si lo viéramos como un negocio  el tratar de divorciarse es solo negocio para el abogado, pero para la pareja, para los hijos y para toda la familia no es un negocio al salir perdiendo todos, tanto emocional como económicamente.

También la nación pierde ante el aumento de divorcios por que se genera una degradación de la sociedad y se generan otros problemas sociales como vandalismo, drogadicción, y descomposición social. Si tan solo fuéramos tolerantes y buscáramos la raíz de eso que nos llevó a escoger a nuestra pareja como cuando éramos novios donde le demostrábamos un amor inmenso y no existía alguna belleza mayor que nuestra pareja seria todo más fácil.
“Te quiero no por quien eres, sino por quien soy cuando estoy contigo” Gabriel García Márquez.

Pensemos que podemos hacer mejor para encontrar un entendimiento, no podremos cambiar a nuestra pareja jamás, porque así de hermoso, inteligente, y lleno de amor lo escogimos algún día. Eso nunca se le quitara, entonces volvamos a verlo de esa manera con aceptación, tolerancia y sobre todo con el amor que nace de una pareja y que se reflejara el día de mañana en esos hijos que son el futuro de la familia, el futuro de la nación.  Y con esto como familia poder aportar un valor a cada ciudadano como una persona de bien, con valores y amor a la familia, por lo cual te pido desde lo más profundo de mi corazón que no se acabe el amor.

Síguenos  @jpazmart

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: