UNA TIERRA ENCANTADA DE NOMBRE “XOCHIMILCO”

Las trajineras bautizadas con nombres femeninos, flores por doquier, música de mariachi y comida mexicana… somos muchos los que hemos disfrutado de un agradable paseo en ese lugar cercano a la capital mexicana. Ya incluso los empresarios del turismo consideraron pertinente construir una especie de réplica en Cancún para deleite de los visitantes extranjeros.

            Todos los días, con énfasis en los fines de semana, Xochimilco se llena de gente que desea alquilar una trajinera, los olores deliciosos salen de las cocinas y todo el sitio está repleto de vida y movimiento. Pero alrededor de las cinco o seis de la tarde cuando los forasteros empiezan a retirarse a sus casas u hoteles y los habitantes del lugar se quedan solos, las sombras van alargándose hasta la caída de la noche y Xochimilco adquiere un rostro muy distinto, a veces mágico y otras veces macabro.

            En el año 1352 algunas tribus nahualtecas se establecieron en lo que es hoy Xochimilco provenientes del conocido Chicomostoc (parientes cercanos de los mexicas) y ahí desarrollaron una forma de vida pacífica sembrando verduras y flores en las típicas chinampas (trozos de tierra colocados de forma estructurada en el agua para el cultivo), se construyeron calzadas y casas y este emplazamiento adquirió una apariencia parecida a la de Tenochtitlán aunque mucho más pequeña. La palabra “Xochimilco” quiere decir “tierra sembrada con flores”.

            Los indígenas fueron los primeros en contar sus leyendas en ese suelo y las numerosas anécdotas que hoy se cuentan ahí se remontan muchas veces a la diosa Mictlancíhuatl “la señora de los descarnados”. Por terrorífico que esto parezca recordemos que los pueblos prehispánicos tenían una visión diferente del inframundo, y que a diferencia de los cristianos este tema no les causaba temor ni desazón. Hay ruinas arqueológicas en Xochimilco y se habla de toda tradición oral asociada a los cuerpos de agua como ninfas, dioses menores, duendes y otros espíritus.

            Para los pobladores de Xochimilco las apariciones de mujeres fantasmales con vestidos flotantes y nahuales son, como decimos, “el pan de cada día”. Por esto no sorprende que cada lugar del Nuevo Mundo haya tenido su propia versión de “La llorona” pues al parecer se trata de una visión muy enraizada en la mentalidad americana. Hay también muchos registros de grandes gatos, coyotes y linces de ojos muy brillantes que por las noches miran a tu ventana con malicia, son los nahuales, es decir, los hechiceros capaces de tomar forma de animal con los que se aconseja no tener tratos, pues uno nunca sabrá sus verdaderas intenciones.

            Y no sólo las historias de aparecidos abundan en Xochimilco, también las hay de origen desconocido, como el caso de aquella familia que levitó en el aire estando en determinada habitación de su casa junto con todos los muebles y cosas. Esto se esfumó tan repentinamente como empezó y nadie nunca supo darles una explicación lógica a lo acontecido, los entusiastas de la vida extraterrestre afirman que se trató de una especie de abducción pero ¿Quién podría saberlo?

            Otro evento curioso, similar al anterior, está asociado a la construcción de un templo católico (la Catedral de la Ciudad de México) del que se dice las campanas, grandes y pesadas, fueron subidas con ayuda del poder de la mente, es decir, telequinesis. Esta disciplina era supuestamente dominada por los sacerdotes que moraban en Xochimilco antes de la conquista española y consiste en la habilidad para mover o levantar un objeto usando solo el poder mental, sin medios físicos para lograrlo. Lo mismo se ha dicho de la construcción de las pirámides egipcias pero este arte sigue considerándose en el marco de lo paranormal, no tiene explicación científica.

            Además de las leyendas urbanas que ha traído la modernidad, Xochimilco sigue conservando ese aire mágico que posee desde sus primeros pobladores, los indígenas. El catolicismo no eliminó las creencias populares ni tampoco lo hicieron la tecnología y los medios de comunicación, lo cual quiere decir que son creencias apasionadas y muy propias del pueblo de México.

BIBLIOGRAFÍA:

  • CORDERO LÓPEZ, Rodolfo. “Leyendas y Relatos de Xochimilco”. Ediciones Leyenda S. A. Edición 2012.
  • “Xochimilco”. México Desconocido, sección de “Escapadas de Fin de Semana” https://www.mexicodesconocido.com.mx/xochimilco1.html
  • Imagen: Tezcatlipoca venciendo al monstruo acuático Cipactli, Codice Fejérváry-Mayer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: