LA EDUCACIÓN EN VALORES.

Por: Alessia Del Carmen Dávila Sánchez

Tus valores definen quien eres realmente. Tu identidad real es la suma total de tus valores.

Assegid Habtewold

Cuando hablamos acerca del tema de los valores humanos, nos referimos a las guías que son la brújula de nuestra conducta. Los valores se van adquiriendo a lo largo de nuestra vida, algunos son inculcados por nuestros padres u otras personas, y otros se adquieren por experiencias vividas.

Actualmente, la educación en valores es un aspecto que hemos descuidado y quizás hasta olvidado en nuestras escuelas y universidades; y es que más que ser una materia o asignatura que se lleve al pie de la letra o que se tenga que estudiar, la educación en valores es un proceso para conformar una dimensión del ser humano; aquella que lo llevará a ser persona netamente humana y sensible.

A veces sentimos que, al hablar de valores, empezaremos con un decálogo y normas de conducta que hay que aprender de memoria, que son como aquel “sermón” que nos dice nuestra abuela o nuestros padres cuando nos hemos portado mal; pero la educación y la apropiación de valores en la personalidad va más allá de eso.

Si primeramente no percibimos los valores, como algo valioso, algo bueno y algo de provecho para nuestra persona, difícilmente podremos adquirir ese valor. Y es que los valores son tan importantes en la vida diaria, que no porque no se practiquen, o porque las “nuevas generaciones” no los tengan han dejado de existir, por el contrario, los valores siempre estarán ahí y nunca pasarán de moda.

Es verdad también, que los valores pueden cambiar con el tiempo, que pueden surgir nuevos conceptos de valor; pero lo que no podemos hacer es cambiar su estructura inicial. Un valor será apreciable por su propio valor intrínseco que ya posee, y eso es lo que lo hace ser querido, alcanzable y apetecible por las personas.

En fin, hablando de educación en valores hay muchos puntos interesantes a tratar, y uno de ellos en primer plano es ¿quién es el responsable de educar en valores?, nos quejamos de que vivimos en un mundo donde ya no hay valores, pero no solemos preguntamos si estamos educando bien a las nuevas generaciones en este aspecto tan importante.

En ocasiones escuchamos a algunos maestros que se quejan de sus alumnos porque son groseros, porque no respetan, no saben escuchar, etc. Afirmando que “la educación viene desde casa”, y por el contrario los padres cuando ven o escuchan a sus hijos con estas actitudes suelen decir: “que no te enseñan nada en la escuela”, y entonces tratamos de buscar culpables aludiendo a nuestra responsabilidad de educar en valores, ya sea como padres o maestros.

Por otra parte, es importante que la educación en valores se dé desde temprana edad, ya que los valores se transmiten de unas personas a otras, y sino orientamos a los niños a ser solidarios, comprometidos, responsables, puntuales, etc., y fomentamos en ellos acciones pequeñas que cada día fortalezcan estás conductas; será más difícil inculcar estas actitudes en una persona adulta, aunque no imposible, pues siempre habrá oportunidad de cambiar y ser mejor.

Las escuelas y universidades tienen la enorme tarea de seguir afianzando estas actitudes y acciones positivas para favorecer la percepción, aceptación y vivencia de los valores en la vida cotidiana. De nada nos sirve presumir que en nuestra universidad o en nuestra empresa contamos con valores institucionales, donde frecuentemente solemos tener pancartas o lonas de estos valores en lugares visibles; si realmente no nos comprometemos a llevar a la práctica estos valores, esto simplemente es letra muerta.

La tarea de adquirir o fomentar un valor no será fácil, pues cuesta trabajo hacer el buen hábito, practicarlo, ser fiel y por supuesto ser congruente. Sin embargo, debemos dejar de lado la pereza, que nos impide en primera instancia construir buenos hábitos, abatir acciones opuestas a nuestros valores por más que cuesten, aunque sea en lo pequeño, dejar de excusarnos, observar el propio desarrollo personal sin justificarnos en las acciones de los demás, ser fieles a nuestros principios, sólo así podremos adquirir nuevos valores, marcar la diferencia, educar con el ejemplo y vivir con mejor calidad humana.

Así, un valor siempre será una característica y actitud inconfundible en una persona, al grado de que podemos llegar a describir a alguien por los valores que posee; ya que éstos forman parte de la personalidad de cada individuo y algo muy importante a considerar es que ante “la toma de una decisión” siempre serán los valores más arraigados los que influyan para decidir en uno u otro sentido.

De esta manera podemos concluir lo siguiente:

Primero, la educación en valores nos plantea un verdadero “reto actual y trascendental” para influir en la formación y actitudes de nuevas generaciones, esto es ante la vivencia de una crisis emergente de valores; necesitamos educar y enseñar a nuestros hijos y alumnos en valores como la responsabilidad, la solidaridad, tolerancia, el respeto, etc.

Segundo, dejar de ver a las asignaturas de ética y valores cómo materias de “relleno” y comprender que la educación en valores tiene una dimensión más amplia, incluso que va más allá del aula, pues el proceso de adquisición de valores en una persona es un proceso que debe ser integrado y organizado e incluso a veces llega a ser complicado por falta de profesionales en el área que brinden un verdadero acompañamiento de vida.

Tercero la educación en valores no es una tarea aislada de una familia, una institución o una escuela; sino que es una tarea que nos incluye a todos como sociedad para vivir mejor, y es responsabilidad de todos colaborar y reforzar actitudes positivas que promuevan e incorporen los valores en la vivencia diaria de escuelas, empresas y otros espacios.

Es por eso, que hoy te invito a reflexionar: ¿Cuáles son tus valores?, en cualquier circunstancia que se te presenta ¿eres fiel a ellos?, ¿educas en valores?… recuerda que el testimonio más importante es el ejemplo.

Síguenos en nuestro twitter: @davila_a

valores2.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: