Artículos de Interés

Comunicación educativa y competencias comunicacionales

Por: Azael Alberto Gómez Lárraga

Si bien, la comunicación, es la base del crecimiento social y cultural de una sociedad, la estructuraremos como la base fundamental para la formación y educación de la misma, partiendo del supuesto que en el  proceso de  enseñanza- aprendizaje se conoce como la utilización de símbolos estructurados para la interlocución de los miembros al compartir el conocimiento, creando redes y sociedades del conocimiento para la mejora continua de la calidad en la enseñanza, los enfoques educativos y pedagógicos han llevado a la comunicación como la principal herramienta para crear el vínculo entre el docente y el estudiante hasta lograr el aprendizaje efectivo.

Por su parte Maturana y Varela (1984) establecen a la comunicación como la interacción multidimensional que se da a través de diferentes espacios: físico, biológico, psicológico, en los que “el fenómeno de la comunicación no depende de lo que se entrega sino de lo que pasa con lo que se recibe” (p. 160), logrando así que juntos busquen los lugares más idóneos para que se lleve a cabo el intercambio de conocimientos.

Para lograr el desarrollo de competencias en la comunicación, es indispensable que los docentes formulen interés en el estilo de impartir la enseñanza de una manera activa y atractiva a los estudiantes, para que sea fluido el sistema de comunicación mediante las diferentes técnicas y herramientas eficaces y efectivas que tenga a su alcance en sus saberes.

La comunicación educativa eficiente debe ser: motivadora, persuasiva, estructurante, adaptativa, generalizadora facilitadora del aprendizaje. Todo esto logrando llevar al docente por estructuras y técnicas de enseñanza que promuevan de manera funcional el logro de los objetivos educativos.

Mediante el desarrollo de las habilidades pedagógicas el docente requiere convertirse en interlocutor, mediador, comunicador, motivador en el gusto por aprender con actitud positiva y líder de un proceso de enseñanza-aprendizaje que toma como base las técnicas para lograr el dominio de ciertos materiales de clase, o la demostración de métodos de enseñanza basados en una comunicación fluida y atractiva.

La forma principal de establecer la comunicación entre interlocutores mediante el enfoque de competencias y Neurolingüistico donde el docente debe saber manejar la micro enseñanza básica en áreas especificas del conocimiento debemos plantear la necesidad de desarrollar habilidades tales como la inducción, la comunicación, la variación en el estimulo para retener la atención, las preguntas de refuerzo, el manejo y control del grupo al que va destinada la enseñanza , la integración de puntos principales mediante las diferentes tecnologías de la información y comunicación, la organización lógica del material hasta llegar a la evaluación final.

El lenguaje verbal con el que se conduzca es vital para enlazar la comunicación utilizando el adecuado al contexto social, cultural y en general del entorno al que va dirigido controlando la velocidad, claridad, modulación y vocabulario adecuado al grupo al que va dirigido, evitando las muletillas, acentos y vicios no adecuados.

logos-990390__340.jpg

Por su parte el lenguaje no verbal es pieza clave para motivar y relacionar lo expresado en el grupo, con el control de la territorialidad, el espacio personal, el estilo hasta llegar a los ademanes en cada palabra, nos llevan a crear una interacción positiva con el estilo de enseñanza logrando un canal sensorial favorable para el aprendizaje.

La adquisición de capacidades comunicativas tanto por el docente como por el estudiante es uno de las competencias específicas ineludibles que nos llevan a lograr el intercambio recíproco de conocimientos, procedimientos y actitudes,  que constituyen el propósito final de la educación en un proceso de enseñanza-aprendizaje, para lo cual es inherente a una competencia comunicacional para conseguirlo.

Por otra parte la competencia comunicativa es considerada como la reacción al concepto de «competencia» de Chomsky que se centró en resaltar el carácter social de la competencia y la importancia de que los enunciados sean apropiados al contexto en el que tiene lugar la comunicación. De este modo Lyons (1970: 287) considera que:

La habilidad de utilizar la simbología del idioma con corrección en una variedad de situaciones determinadas socialmente, tomando la parte tan central de la competencia lingüística como la habilidad de producir oraciones gramaticalmente correctas.

Así mismo Campbell y Wales también señalan que lo importante no es la forma gramatical, si no la comunicación de acuerdo al contexto al que va dirigido “la habilidad de producir o comprender enunciados que no son tanto gramaticales sino algo más importante, apropiados al contexto en el que tienen lugar” (Campbell y Wales, 1970: 247).

La comunicación asertiva hacia un proceso de aprendizaje radica en la forma de dirigir el mensaje, es decir, que los símbolos, lenguaje verbal y el lenguaje no verbal  sean utilizados de forma correcta para el intercambio en el conocimiento, logrando un aprendizaje tanto en los estudiantes como en el mismo docente de acuerdo al contexto en el que se practique.

Por su parte Hymes (1972), considera que el conocimiento de la  lingüística no es suficiente para que la comunicación sea certera, establece que debe ser de a cuerdo al contexto en el que se utiliza:

“Hay reglas de uso sin las cuales las reglas gramaticales serían inútiles. Del mismo modo que las reglas sintácticas pueden controlar aspectos de la fonología, y las reglas semánticas quizá controlar aspectos de la sintaxis, las reglas de los actos de habla actúan como factores que controlan la forma lingüística en su totalidad” (Hymes, 1972: 278).

Por lo tanto la comunicación educativa y las competencias comunicacionales se crean mediante modelos ya establecidos, pero sin dejar de lado que el contexto social, cultural y principalmente escolar de seres humanos mediante el uso del lenguaje, técnicas, herramientas y habilidades  del docente, administrativos y del mismo estudiante, favorecen la interlocución de la comunidad escolar con el personal involucrado en la enseñanza-aprendizaje de los alumnos, si entendemos que las habilidades a desarrollar implican desde una correcta introducción en cada uno de los temas, hasta el manejo del mismo con características de liderazgo por el propio docente, hasta la evaluación del estudiante para verificar el conocimiento adquirido entendemos la importancia de desarrollar diferentes mecanismos para lograr el conjunto de este proceso.

training-1212298_960_720.png

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s