Colaboradores

Lo que debes saber sobre Depresión y Ansiedad

Por: Vera Delgadillo Vélez

Comúnmente solemos escuchar o hablar acerca de la depresión y la ansiedad, pero ¿Realmente sabemos qué significan estos términos? Para comenzar, es importante saber que la ansiedad y la depresión son dos de los trastornos mentales más comunes en la población mundial. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2017), se calcula que la depresión afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo y poco más del 20% de la población experimentará una crisis de ansiedad en algún momento de su vida.

umbrella-2603983_960_720

 

¿Qué es la Depresión?

En ocasiones, las personas piensan que un momento o periodo de tristeza equivale a tener depresión, sin embargo, los criterios para diagnosticarla van más allá.  La OMS la define como:

“Un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración”

La depresión se presenta por niveles, siendo que un estado depresivo, suele ser breve y generalmente causado por situaciones tales como cambios, muerte de personas cercanas, presencia de alguna enfermedad, etcétera. Sin embargo, la depresión puede convertirse en crónica y recurrente, llegando al trastorno depresivo mayor,  el cual dificulta de manera notoria y considerable el desempeño cotidiano escolar, laboral, o de otras áreas, así como en la capacidad para afrontar la vida diaria, terminando en ocasiones con suicidio.

 model-589219_960_720

¿Qué es la Ansiedad?

La Organización Mundial de la Salud define ansiedad como:

“Un estado emocional displacentero que se acompaña de cambios somáticos y psíquicos, que puede presentarse como una reacción adaptativa, o como un síntoma o síndrome que acompaña a diversos padecimientos médicos y psiquiátricos”

En un inicio, las sensaciones somáticas suelen ser ignoradas, confundiéndose con consecuencias o síntomas de alguna situación, hábito o momento de la vida. Entre dichas sensaciones se encuentran: aumento de la tensión muscular, mareos, sensación de cabeza vacía, sudoración, hiperreflexia, fluctuaciones de la presión arterial, palpitaciones, midriasis, síncope, taquicardias, parestesias, temblor, molestias digestivas, aumento de la frecuencia y urgencia urinarias, así como diarrea.

A diferencia de las sensaciones somáticas, los síntomas psíquicos suelen detectarse con mayor facilidad y son los que más comúnmente se han vinculado a la ansiedad. Entre ellos encontramos: Intranquilidad, inquietud, nerviosismo, preocupación excesiva y desproporcionada, miedos irracionales, ideas catastróficas, deseo de huir, temor a perder la razón y el control, sensación de muerte inminente.

De acuerdo a la OMS los trastornos de ansiedad son los trastornos mentales más comunes y los que más tempranamente inician, con una mediana de 15 años de edad y alcanzan la prevalencia más alta  entre los 25 y los 45 años, encontrándose más alta en mujeres que en hombres.

nude-1419218_960_720

¿Cómo actuar en caso de detectar depresión o ansiedad?

En un inicio, la depresión y la ansiedad pueden ser confundidas con simples estados de ánimo o como respuesta a diversos estímulos del ambiente o situaciones. En el caso de la primera, se puede confundir con tristeza simple, desgano común o desmotivación externa. En el caso de la segunda, puede confundirse con estrés, angustia o nerviosismo. Sin embargo, cuando es notorio que lo que se está viviendo se ha convertido en  insostenible y surge la conciencia de que es un trastorno, es cuando este ha hecho crisis y lleva un tiempo significativo existiendo.

  • Si detectas o sospechas que puedes tener depresión o ansiedad, lo más conveniente es platicarlo con alguien cercano, así como pedir ayuda profesional. Los especialistas de la salud como psicólogos, médicos y psiquiatras pueden ayudarte con psicoterapia y en ocasiones es necesario consumir fármacos como ansiolíticos o antidepresivos.
  • Si detectas o sospechas que alguien cercano a ti puede tener depresión o ansiedad, acércate a él/ella y hazle saber que no está sólo. Detecta si existen ideas que atenten contra su vida y hazle saber la importancia que tiene el pedir ayuda profesional. Jamás intentes convencerlos de que “no se preocupen” o “no estén tristes”, recuerda que el estado en el que se encuentran es involuntario y ni ellos mismos saben cómo es que han llegado hasta ahí.

 

Referencias y enlaces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s