Colaboradores

Salud mental en el embarazo: factores, consecuencias y cuidados a considerar.

Por: Juan Francisco Contreras Lara

El embarazo es una de las experiencias que más sorprende a las mujeres a lo largo de su vida. Este periodo está lleno de preocupaciones, dichas, expectativas, miedos y cuidados que van más allá de cualquier otra época en la vida de una mujer, pues es en este momento en el que se encarga del cuidado personal para llevar en sí misma la vida de un ser humano.

speaker-1305537_960_720.jpg

Desde el momento en el que la mujer recibe la noticia de que se encuentra embarazada, las actitudes, pensamientos y conductas que haga determinan de forma importante al desarrollo del futuro hijo o hija, su familia y su propia vida. El soporte y la información que puedan obtener las familias y en especial las madres sobre el cuidado de la salud mental en el embarazo será indispensable para vivir satisfactoriamente esta experiencia.

Para tener en claro a lo que se refiere la salud en el embarazo; esta puede ser definida como ¨el impacto adverso de la enfermedad mental materna que surge durante el periodo perinatal sobre el nacimiento del producto¨ (Gómez y Berenzon, 2011). A lo largo de este periodo existirán cambios fisiológicos, psicológicos y sociales en los que se espera una adaptación adecuada por parte de la madre y el medio que le rodea.

pregnant-2057370_960_720

La salud mental en el embarazo puede verse afectada por diversas situaciones de la vida, sin embargo, es necesario reconocer que los síntomas como la ansiedad y la depresión son los más frecuentes entre las mujeres que presentan alteraciones en su salud psicológica.

La investigación científica ha demostrado que cerca de un 10 a 16% de las mujeres embarazadas reciben diagnóstico por un episodio depresivo mayor (Rodríguez-Muñoz, Olivares, Izquierdo, Soto y Huynh-Nhu, 2016). Si bien no parece ser una cifra alta, el no tratar adecuadamente los síntomas pueden afectar a la madre, el desarrollo en el bebé a largo plazo y a la familia en general.

Algunas situaciones de riesgo para la salud mental a tomarse en cuenta durante el embarazo son:

  • Ansiedad materna (Dificultades en la lactancia, tener dos o más hijos, embarazo no deseado)
  • Experiencias estresantes en la vida (divorcio, muerte de un familiar, pérdida de empleo, desastres naturales)
  • Historia de alguna alteración psicológica o psiquiátrica (Depresión y/o ansiedad)
  • Falta de apoyo social y/o familiar (abandono o maltrato)
  • Tipo de relaciones de pareja (violencia doméstica, abandono, maltrato, abuso sexual)
  • Tipo de cobertura en el servicio médico o de salud (deficiente y/o inaccesible )
  • Estatus socioeconómico (inmigración y/o pobreza)

women-1898499_960_720

La mayoría de las madres acuden a centros de atención como hospitales, consultorios o centros de salud en su comunidad o cuidad para la atención del embarazo, sin embargo, por temor, pena o culpa, pocas veces comentan al médico el malestar que sienten, posponiendo la detección de alguna dificultad o trastorno mental.

Uno de los trastornos más comunes en el embarazo es la depresión perinatal y esta se caracteriza por los siguientes síntomas: estado de ánimo depresivo o irritable, poco gusto por realizar actividades que antes disfrutaba, alteraciones del sueño, sentimientos de culpa o de inutilidad, perdida o aumento de peso y agitación o dificultad para moverse.

window-view-1081788_960_720

Desafortunadamente en caso de que las alteraciones mentales durante el embrazo no se logren atender de manera adecuada, pueden acarrear algunas de las siguientes consecuencias:

  • Baja autoeficacia (creencias sobre su capacidad y rendimiento en las actividades como madre)
  • Menor actitud positiva y pobre interacción con sus hijos o hijas.
  • Baja reactividad en los bebés, mirada evitativa y pocas destrezas al interactuar con la madre.
  • Pobre rendimiento escolar y dificultades en el área social a largo plazo en su hijo o hija.

Algunas de las recomendaciones y cuidados que ofrece la Secretaria de Salud (2014) a las mujeres embarazadas son los siguientes:

  • Participación de los miembros de la red de apoyo (familia, pareja, amigos) de la mujer en su cuidado, tan pronto como sea posible.
  • Psicoeducación e información oportuna para las mujeres y la pareja por medio de profesionales de la salud calificados y formados científicamente.
  • Una comunicación sincera y sin dificultades entre la madre y los profesionales de la salud para favorecer la detección de síntomas que puedan estar afectándole directa o indirectamente en su salud mental
  • En caso de haber sido diagnosticado por un profesional de la salud calificado, se recomiendan intervenciones de apoyo social/familiar y tratamientos psicológicos y farmacológicos indicados por médicos psiquiatras y psicólogos.

pregnant-739548_960_720.jpg

Referencias

Gómez, M. y Berenzon, S. (2011) Avances en la investigación de la salud mental perinatal en Latinoamérica  Acta Psiquiátrica de América Latina 57 (3): 226-234.

Rodríguez-Muñoz, M., Olivares, M., Izquierdo, N. Soto, C. y Huynh-Nhu, L. (2016) Prevención de la depresión perinatal. Clínica y Salud 27: 97-99.

Prevención, diagnóstico y manejo de la depresión prenatal y posparto en el primero y segundo niveles de atención. México: Secretaría de Salud; 08/Julio/2014.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s