Por: Vera Delgadillo Vélez

Como bailarina desde hace más de diez años, me encanta compartir con la gente el increíble bienestar y los innumerables beneficios que la danza aporta. Esta actividad, amada por muchos y odiada por otros tantos es una de las más primitivas, con su génesis incluso antes que el surgimiento del lenguaje.

girl-1221639__340.jpg

La danza es uno de los actos más antiguos realizados por el hombre. A su vez se empata con el origen del mismo, ya que las primeras manifestaciones se basaban en el propio funcionamiento del cuerpo humano; el ritmo de la respiración, los latidos del corazón y el sonido que se efectuaba con la naturaleza complementado por el de sus cuerpos. En sus orígenes, la danza comenzó vinculándose a partir de los principios universales de lo femenino, ya que los motivos de sus primeras manifestaciones iban dirigidos a ritos religiosos hacia la Tierra y la fertilidad.

ballet-1376250__340.jpg

La danza es una forma creativa de expresión, materializada en la unión sucesiva de movimientos en el espacio y tiempo. La danza permite el acceso al mundo interno del danzante, dando lugar al diálogo con el mundo. De hecho, la danza cumple fundamentalmente con cuatro funciones: la comunicativa, la socio-cultural, la artística y la terapéutica1.

La danza, generalmente va acompañada de música, y movimientos ejecutados armónicamente al ritmo de ella, en un espacio determinado. Puede expresar condiciones personales, sentimientos, momentos y emociones que en ocasiones no se pueden comunicar con palabras2. Al danzar, el bailarín llena de significación  cada movimiento y los procesos creativos están llenos del interior de quien los genera, son procesos que surgen desde lo más profundo y nacen de la parte más íntima de cada ser.

Con lo anterior podemos destacar los orígenes de la danza, su justificación, algunos de sus fines, cómo se compone y lo que surge de ella. Lo que se conocía antes sobre la danza, era lo que se podía detectar a través de los sentidos y de manera totalmente empírica. En la actualidad se ha investigado cada vez más sobre la danza, obteniendo resultados increíbles y tangibles sobre los beneficios que la danza aporta.

portrets-1754895__340.jpg

Beneficios de la danza

  1. Aumento de autoestima. Favorece el autoconocimiento, la conformación de una adecuada imagen corporal, el desarrollo de un autoconcepto realista, la valoración positiva de sí mismo, potenciando la autoestima positiva4.
  2. Es un excelente ejercicio cardiovascular. Genera movimiento corporal, favoreciendo la circulación, la fuerza y la flexibilidad.
  1. Previene envejecimiento prematuro y osteoporosis. Al mover todo el cuerpo, favorece la fuerza en huesos y movilización de las articulaciones.
  2. Es antidepresivo y reduce el estrés. Danzar produce bienestar físico y emocional, ya que al realizarla se producen endorfinas. De esta manera relaja, tranquiliza y libera todo tipo de tensiones. Bailar mejora el estado ánimo y reduce la ansiedad.
  3. Fomenta la estimulación cognitiva y memoria. Aprender nuevas posiciones de baile, aprender coreografías, generar repeticiones constantes ejercita activamente diversas áreas cerebrales que activan y mejoran la memoria.
  4. Aumenta la capacidad creativa y racional. Al danzar se estimula el hemisferio derecho, encargado del desempeño creativo y artístico, así como el hemisferio izquierdo, encargado de los conteos de tiempos y los cálculos de secuencias numéricas en las coreografías.
  5. Aumenta los niveles de socialización en las personas. Al danzar en un grupo, aumenta la aproximación social de personas que comparten una actividad en común.

wings-1940245__340.jpg

De esta manera podemos confirmar lo beneficioso y terapéutico que es la danza. Si aún no has practicado esta apasionante actividad, te invito a que la realices y descubras por ti mismo  el grandioso bienestar que aporta.

Referencias y enlaces.

  1. Córdoba, M., Vallejo, A. (2013) Violencia sexual y empatía: la danza en contextos terapéuticos. Pensamiento Psicológico. ISSN 1657-8961
  2. Sheykhlya, A. (2013). El corazón danzado: La Psicoterapia de la Danza.
  3. Valéry, P (1957). Filosofía de la danza. Éditions Gallimard, París.
  4. Domínguez, C., Castillo, E., (2017). Relación entre la danza libre-creativa y autoestima en la etapa de educación primaria. Cuadernos de Psicología del Deporte. ISSN 1578-8423
  5. Castañer, M. (2002). Expresión Corporal y Danza. INDE Publicaciones. Pp. 5-17, España.
Anuncios