Por: L.E Judith Pérez Tinajero

Hemos escuchado la frase” Es mejor prevenir que lamentar” una frase que a pesar de su interpretación nos deja mucho que decir, año tras año observamos los mayores índices de pacientes pediátricos hospitalizados por lesiones producidos por material explosivo, principalmente de Pólvora conocido como “Polvo negro” que se encuentran en artículos de venta como en juegos artificiales “ pirotecnia” que sigue aumentando en las salas de urgencia en hospitales  de nuestra región principalmente en niños menores de 15 años , que constituye un problema de salud pública, que abarcan desde lesiones auditivas  específicamente en ruptura timpánica por la detonación, quemaduras de primer ,segundo y tercer grado, heridas abiertas, amputación e incluso la muerte.

man-1720470_960_720.jpg

Las lesiones van dependiendo de  la región anatómica quemada desde cabeza, cuello, tronco ,miembros superiores, miembros inferiores y periné, dejando así una triste realidad de no poder disminuir las secuelas que se desarrollan provocando lesiones o problemas emocionales , físicos, sociales y económicos que pasa el pediátrico y su familia durante su tratamiento y su recuperación.

En estudios previos realizados por fundaciones mexicanas de dermatología, alertan a la comunidad por el aumento de lesionados en esta temporada de fiestas de Navidad y Año Nuevo, como resultado del uso indebido de ‘cohetes’ y pólvora, siendo así las fechas con mayor incidencia en estas situaciones, ya que los mercados cuentan con la venta de artículos explosivos como los llamados “cohetes, palomas, abejas, garras, cañones, brujas , chifladores y  luces de bengala que se dejan al alcance de los niños sin una supervisión de los padres de familia.

La responsabilidad es un valor de suma importancia, que pocos la llevan a cabo en momentos de dejar que sus hijos manipulen con estos objetos explosivos  que han causado y siguen causando quemaduras de primer y segundo grado por fuego directo, además de posibles amputaciones en casos graves por explosión.

war-2545307_960_720.jpg

Se conocen las luces de belangala como artefactos inofensivos, pero las bengalas representan el peligro más grande para los niños pequeños porque los padres no las ven como explosivas y parecen relativamente seguras. Pero, ¿sabía que las bengalas lanzan arcos de luz a temperaturas que pueden alcanzar los 1,800 grados Fahrenheit (982º C) y que esto es suficiente para derretir oro?  Las bengalas son responsables de la mayor cantidad de lesiones por fuegos artificiales y por un tercio de todas las lesiones por fuegos artificiales a niños menores de 5 años y entre las lesiones más graves se encuentra el trauma abrupto a los ojos debido a los cohetes de botella ,lesiones pueden ir desde laceraciones a los párpados, abrasiones de córnea, cataratas traumáticas, desprendimiento de retina, daño al nervio óptico, ruptura del globo ocular, daño del musculo ocular, a la completa ceguera.

El paciente quemado requiere de atención inmediata y especializada pues su manejo adecuado en los primeros momentos de sufrir las lesiones puede determinar la supervivencia de muchos de los pacientes, consideradas estas como: las horas doradas del paciente quemado, por lo que el tratamiento de los enfermos con quemaduras supone un reto para el médico y el personal especializado, cuyo objetivo siempre será ofrecer tratamientos oportunos para restablecer el estado de salud de los pacientes y evitar mayores complicaciones en el  pediátrico.

Por ello es necesario que nuestra población tenga en mente y lleve a cabo la prevención, No comprar productos elaborados a base de pólvora (cohetes y fuegos artificiales), evitar que los niños compren y quemen cualquier tipo de fuego artificial,  en caso de asistir a un espectáculo pirotécnico, observarlo a 400 metros del lugar de lanzamiento y obedecer los señalamientos de seguridad y siempre recordar que todos los objetos que contienen pólvora una vez encendidos, son incontrolables.

RECOMENDACIONES:

  • No almacenes cantidades excesivas de cohetes, a mayor cantidad aumenta sustancialmente la posibilidad de incendio y su magnitud.
  • Abstente de guardar los artificios pirotécnicos en los bolsillos de la ropa o chamarra, pues pueden incendiarse y causar graves daños al portador.
  • No utilices ropa sintética. pues en caso de accidente, este tipo de ropa se adhiere a la piel y puede causar daños más severos
  • Los sobrantes no detonados, no deben tirarse a la basura, pues pueden provocar incendios.
  • Ten a la mano un extinguidor y botiquín, así como los teléfonos de emergencia en caso de accidentes.
  • Difunde entre los vecinos el alto riesgo que implica el no tener conocimiento de su manejo.

emergency-doctor-147857_960_720.png

Tomemos conciencia de la importancia que tiene el manipular este tipo de productos, ayuda a tu familia, tu salud es importante.

¡TÚ PUEDES AYUDARNOS!

 EVITA EL USO DE LA PÓLVORA 

AYÚDANOS A REDUCIR LOS ACCIDENTES POR LA MANIPULACIÓN DE ELEMENTOS PIROTÉCNICOS.

matches-2993260__340.jpg

 ¡IMPORTANTE!

Ante una quemadura es muy importante acudir al servicio de urgencias más cercano para valoración médica.