Por: Iván Martínez Costa

Hoy en día, cada vez es más difícil, encontrar a una persona con una verdadera vocación, y más, siendo feliz o sentirse pleno y realizado con lo que hace para vivir.

Esto puede ocurrir por diversas circunstancias, pero una de las comunes es que pueden existir miedos o inseguridades, provocados desde el hogar o las aulas, y que bloquean la libre iniciativa y vocación de las personas. Lamentablemente, muchos de nuestros estudiantes acuden diariamente a la universidad en forma inconsciente, automática, subjetiva. Algunos por que los mandan sus padres, sin saber por qué, ni para qué, es decir, sin conocer el real objetivo de esa formación. Rara vez nos detenemos a reflexionar, ya sea como estudiantes o como maestros, ¿Por qué estoy aquí? ¿Cuál es realmente el verdadero motivo que me tiene aquí?

gallery-2932005__340

Es común ver que a la juventud actual se le inculquen algunas inseguridades por las generaciones antecedentes, quizá sin afán de hacer daño, pero sí para que puedan estar debidamente “preparados” ante lo que conocemos de la vida. En muchas ocasiones, los jóvenes estudian sólo con el propósito de pasar de año, graduarse y más tarde, si tienen suerte, de “ganarse la vida” consiguiéndose un empleo, sin detenerse a pensar si eso es lo que realmente los hace felices, realizados y plenos. Y es que la sociedad actual ha marcado ciertos parámetros de “éxito”, y entonces, se vive con el miedo de no alcanzar el dichoso “éxito” al no conseguir alcanzar estos estándares.

job-interview-2819456__340

Pasar de año no significa necesariamente ser muy inteligente. Hay personas no fueron a la preparatoria o a la universidad y que son, de hecho, inteligentes, capaces y felices.

El miedo es una de las barreras para la creatividad, la inteligencia y el emprendimiento. El estudiante con miedo no se atreve a disentir y acepta como cierto todo lo que se le diga. La persona llena de temor no puede tener libre iniciativa, ni ser creativa, emprendedora ni empoderada. Por lo que, desde el punto de vista de su amigo que escribe, es urgente que los estudiantes dejen el miedo tendiendo libre iniciativa, ya que cuando los estudiantes por iniciativa propia, libre y espontánea pueden estudiar, analizar y criticar libremente, son capaces de reconocer el porqué de aquello que se estudia, y alcanzar la verdadera vocación.

action-1853283__340

Los padres, profesores y la sociedad en general, tenemos el deber y la responsabilidad de ayudar a los estudiantes desde los bancos de las escuelas para que sean útiles y plenos en la vida, por lo que es necesario brindarles a los alumnos libertad de expresión espontánea y sin condicionamientos a fin de que puedan hacerse conscientes, responsables y críticos de aquello que piensan y estudian. Es importante que los estudiantes abandonen el miedo para que aprendan a pensar por sí mismos.

Sólo así mediante la liberación del temor y la libertad de discutir, analizar, reflexionar, y criticar sanamente lo que estemos estudiando, podemos acercarnos a la verdadera vocación, encontrando lo que nos da plenitud y realización de los que hacemos y en lo cual, podemos colaboramos y ayudar a nuestra sociedad.

sky-1873934_960_720

 

Anuncios