Noticias MX

¿Cómo lidiar con la Época Navideña?

Por: Vera Delgadillo Vélez

Estamos a sólo unos días de Nochebuena y el ambiente navideño puede observarse en cada sitio al que vamos. De hecho, cada vez es más común que desde meses previos, los supermercados y tiendas estén bombardeándonos con elementos y objetos alusivos a la época. Las festividades navideñas suelen ser complicadas para algunos y fascinantes para otros tantos. ¿Tú en que categoría te encuentras? Yo me declaro una total amante de la navidad, sin embargo en charlas con amigos, en encuentros con familiares y en sesiones profesionales con pacientes me he encontrado con que hay un punto de la vida donde la Navidad deja de ser hermosa e ilusionante para convertirse en tediosa, complicada y con un sentido diferente al que teníamos en la infancia.

¿Por qué sucede esto? Bueno, es común escuchar en Psicología la frase de “Cada cabeza es un mundo” y esta frase es completamente real. Por un momento, haz conciencia de que si cada cabeza es un mundo, cuando cada una de esas cabezas se  junta en familia todo resulta un tanto complicado. Lo que sucede es que de niños somos menos conscientes de cómo son las relaciones entre adultos, y los conflictos familiares ni siquiera se nos cruzan por la cabeza. Lo que más nos importa a esa etapa es la cantidad de regalos bajo el árbol de navidad y descubrir cuáles de ellos son para nosotros, encontrarnos con familiares de otros sitios, los deliciosos platillos preparados por la familia, así como el regalo que Santa Claus o el Niño Dios dejará para nosotros.

Conforme vamos creciendo, la “magia” de la navidad puede llegar a disiparse un poco porque nuestra conciencia se amplía y ahora sabemos quiénes de nuestros familiares no son muy de nuestro agrado, observamos que la logística de la cena de navidad puede generar ciertos roces, y uno o varios de los familiares que estaban en nuestra infancia, por diversas circunstancias ahora no están. Por estas razones y muchas otras más, este tema suele ser complicado en un gran número de personas y es por eso que manifiestan comportamientos de tipo Grinch.

grinch-1939350__340.jpg

Es una época en la que un mayor índice de personas presentan síntomas de ansiedad por encontrarse con su familia y asistir al encuentro navideño;  están también las personas que esta época les trae recuerdos tristes o nostalgia por los familiares que ya no están y algunos síntomas de depresión se hacen presentes; por otro lado, el clima frío suele tener efectos emocionales negativos en una parte importante de la población, haciendo que su humor no  se manifieste de la mejor manera.

¿Cómo lidiar con la Época Navideña?

Quizá muchos de ustedes se hayan identificado con los elementos que mencioné. Es por eso que me di a la tarea de buscar cuáles eran las situaciones conflictivas más comunes y darles un consejo de cómo lidiar con tales escenarios. Los resultados son los siguientes:

  1. Familiares que ya no están con nosotros. Es común que algún familiar muy querido haya fallecido, ya sea por edad o alguna enfermedad y su ausencia puede llegar a ser muy marcada. Si la muerte es muy reciente, es probable que no tengas ganas de asistir al encuentro navideño, y eso es totalmente válido. Si la muerte tiene varios años de haber ocurrido y sigue siendo incómodo o doloroso, lo mejor es apoyarse con un terapeuta para poder lidiar con los sentimientos que esto genera.
  2. Relaciones complicadas de familia. Pensar que por el hecho de ser familia todos tienen que caernos bien o nosotros agradar a todos es erróneo. Aunque familiares, no dejan de ser personas ajenas a nosotros, con intereses diferentes y ocupaciones variadas. La mejor forma de lidiar con esto es no prestar importancia a pláticas que generen conflicto de intereses y evitar defender puntos de vista manera persistente, así como no enfrascarse en temas de debate. Evita ser tú quien genere la parte complicada, sólo así será más llevadera la situación.
  3. Preguntas y temas incómodos. Es común que suegros, tíos, abuelos y otros familiares (todos de ambos sexos), hagan preguntas de temas como pareja, bienestar económico, hijos y descendientes, clima, trabajo, y muchos otros tantos que, más que disfrute, generan pesar por distintos factores. Evita entrar en detalles y no te enganches en estos temas. Ten en mente que quien se encarga de desarrollar estas áreas de tu vida, eres tú mismo, no tus familiares.
  4. Chantajes familiares. Este rubro resulta uno de los más comunes, ya que siempre habrá alguien en la familia que busque la convivencia por medio de chantajes emocionales o de trato. La mejor forma de lidiar con este rubro es teniendo claro el status de tus relaciones con tus familiares y no prestar atención, así como no dar importancia a este tipo de provocaciones de convivencia.
  5. Situación financiera complicada. El tema financiero suele ser complicado, ya que resulta complejo comprar regalos o preparar cenas abundantes cuando el presupuesto es bajo. Recuerda que esta época es para compartir y en ningún momento debes de verte obligado a gastar grandes cantidades de dinero en regalos, cenas y convivencias sólo por “quedar bien” con familiares y personas cercanas.
  6. Problemas personales. Este factor es también uno de los más comunes, ya que, como individuos es completamente normal que tengamos alguna situación conflictiva importante en nuestras vidas, como algún problema de salud, dificultades emocionales importantes como ansiedad, depresión, ruptura de relaciones amorosas, pérdida de personas cercanas, pérdida de empleo, dificultades económicas, quiebre financiero o cualquier situación que por el momento nos genere alguna problemática o inestabilidad de cualquier tipo. Recuerda que todos en algún momento pasamos por situaciones complicadas y resolverlas es nuestra responsabilidad. Si estás atravesando por una situación complicada y tus sentimientos son de rechazo o desmotivación hacia el encuentro navideño, puedes buscar ayuda profesional para fortalecer tus emociones y sobrellevar la situación. Recuerda también que ninguna situación es permanente y que todo cambia.

No te desmotives por estas fechas, recuerda cuál era la ilusión que tenías cuando eras niño e intenta vivirla. Todo es más sencillo si puedes ver el lado amable de las cosas. Pero si aun así no te gusta la Navidad, no te preocupes es completamente normal… después de todo, no a todos tienen que agradarles las mismas cosas.

girl-2931287__340.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s