Por: Iván Martínez Costa.

Y comenzamos de nuevo…

sfhsdfhdshj.png

Seguramente, queridos lectores, cada inicio de año para cada uno de nosotros, trae consigo nuevas retos y nuevas oportunidades para mejorar y conseguir aquello que, quizá dejamos inconcluso y que, por diversas circunstancias dejamos para después.

            Pareciera ser que, en muchas ocasiones priorizamos otras cosas, y dejamos otras para un mejor momento. Lamentablemente, ese momento puede tardar mucho en llegar, en el caso que llegue, y el inicio de año nos lo recuerda, y nos da la oportunidad para hacer el propósito de cumplir eso que dejamos para después, para generar un cambio. Esto, como mencionaba, en el mejor de los casos, uno lo recuerda en un año nuevo.

rere.png

Luego de procrastinar estos propósitos por tanto, tristemente, tienden a olvidarse y se puede perder la verdadera intención de un cambio.

Y, de ser propósitos, se vuelven deseos, para ver si algo “mágico” sucede para que éstos se puedan cumplir.

Amigo lector, con mucho respeto y aprecio, les invito a dejar de lado los propósitos de año nuevo. Y empezar a vivir para hoy.

Quizá esto suene raro, pero muchas veces, estos propósitos nos invitan a que dejar lo que no hicimos para el año nuevo, y la verdad es que no tenemos seguro, ni siquiera, el día nuevo. Para cualquiera que sea nuestro propósito, como bajar de peso para tener una mejor condición, hacer más amigos, ordenar nuestra habitación, ser mejor persona, mejor ser humano, mejor amigo, mejor hermano, etcétera. Todo esto puede comenzar por hoy. Es más, todos estos propósitos, no debieran de convertirse en deseos, sino más bien deberían ser metas y hábitos personales.

qweer.png

Seguidamente olvidamos que el mejor momento y la mejor oportunidad que tenemos para ser hacer algo y ser mejores, es el presente, es hoy. No tenemos más. A veces, esperamos a que sea navidad o el cumpleaños de nuestros seres queridos para regalar, abrazar y estar en paz con nosotros mismos y con los demás. Y dejamos pasar la oportunidad de ser felices, que con todo el trajinar de la vida, parece imposible tener un momento para compartir con la familia y los amigos, pero esos momentos de alegría, son efímeros y espontáneos, y si no estamos atentos al presente, y a vivir eso que nos toca vivir, se esfumar fácilmente. Entonces, anhelamos un año nuevo, para ver si esta nueva oportunidad que tenemos, podemos hacerlo mejor.

poii.png

            Amigos lectores, les invito a que hoy, podamos hacer realidad nuestros propósitos, para ser mejores personas y mejores seres humanos. Que no esperamos a un nuevo inicio de año para lograrlo, ya que sólo hoy tenemos la oportunidad para lograrlo, con esfuerzo, constancia y dedicación, porque siempre cuestan, pero valen mucho la pena. “Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto; es un hábito”, según proclamaba Aristóteles.

            Deseándoles entonces, amigos lectores un excelente nuevo día, nuevo mes y nuevo año, que todas sus metas sean cumplidas y que cada reto de la vida nos dé la oportunidad de ser mejores con nosotros mismos, con los demás y con la vida en general. Y, siempre por supuesto, una feliz vida.

Síguenos en nuestras redes sociales @Nación_MX_  y  en nuestra cuenta personal @jimcosta19  .

 

Anuncios