Colaboradores

Un mensaje personal para este inicio de año: Llevo conmigo todo lo mío.

Por: Juan Francisco Contreras Lara

Sin lugar a dudas todos reconocemos que en el comienzo de un nuevo año las expectativas de lo que será son inciertas, esperanzadoras, posibles e imposibles. Sin embargo, a pesar de la incertidumbre de lo que vendrá, tenemos certezas con las que podemos actuar firmemente en este año que sigue.

Para dar un ejemplo claro de que ante la incertidumbre aún hay certezas y que lo más preciado que tenemos nos acompaña en todo momento, me permito hacer una reflexión basada en una historia de la antigua Grecia para ilustrar lo verdaderamente valioso para hacer frente a lo desconocido o a las nuevas etapas.

Aproximadamente en el siglo sexto antes de Cristo, el filósofo Bías de Priene, hombre considerado como uno de los siete sabios de Grecia estuvo expuesto al abandono de la ciudad donde vivía junto con toda su población pues esta era sometida por el rey Ciro. Cuando todas las personas buscaban cargar sus bienes y escapar con grandes cargas pesadas, el filósofo caminaba sin ningún bien material y diciendo ¨Llevo conmigo todo lo mío¨. Se trataba de cosas invisibles para los ojos, pero valiosas para el espíritu.

La reflexión que se puede obtener de esa historia es muy amplia. Primero, es importante saber que se debe conocer a uno mismo sinceramente, en errores y virtudes, para saber ¨qué se tiene¨, qué virtudes, conocimientos y habilidades se tienen para hacerle frente a las situaciones.

Muchas personas creen que por tener amplios conocimientos podrán hacerle frente a las situaciones, pero también existe la sabiduría; muchos creen que por tener vitalidad y fuerza física podrán hacerle frente a todas las dificultades que se le presenten, pero también existe la fe y la esperanza. Hay sabiduría en quien sabe lo que tiene y entrena o adquiere las habilidades  del alma que aún no se tienen o son necesarias.

pray-2558490__340

Por otro lado, esta historia también nos permite reflexionar sobre la importancia de los bienes materiales sobre los bienes del alma. Por un lado, los bienes materiales involucran algo que va más allá de nuestras propias fuerzas y cuerpos, ¨lo material va y viene¨ dicen los han vivido más que nosotros. Sin embargo las habilidades del alma, la fe y la sabiduría nos sacarán del apuro de ahora y del futuro.

Considero importante hacer hincapié en este punto pues muchas personas toman valor en la medida en la que sus bienes materiales se acumulan, creyendo falsamente que son los bienes materiales los que librarán de las situaciones. Sin embargo, como en la historia del aquel filósofo, eran justamente los bienes materiales lo que reducían la marcha de aquellas personas.

No se trata de vivir sin ningún bien, pues el filósofo contaba con sus propios bienes, pero la manera en la que las personas se ataron a los bienes pudo haberles costado la vida en una ciudad que estaba siendo conquistada, en cambio, el sabio pudo andar a otra tierra libremente y nuevamente levantar su casa y sus bienes a partir del conocimiento, virtudes y sabiduría.

Esta reflexión es para fomentar el cambio de actitud y de la estima que se tiene por encima de las cuestiones del alma. Haga un pequeño análisis sobre usted mismo: si pusiera el bien material sobre fuego para que fuera consumido ¿Qué sentiría? ¿Por qué cree que se siente así? ¿Pondría algo de sí mismo para evitar que aquel objeto se perdiera? Valore estas preguntas y reflexione.

Finalmente, en esta reflexión sobre la historia del sabio Bias se puede comentar que la invitación queda abierta todos los días a toda aquella persona que reconozca que los bienes del alma están por encima de los bienes materiales y que desea continuar con su crecimiento personal y pleno desarrollo a través del entrenamiento y puesta en marcha de los bienes del alma.

Desde que nacemos todos fuimos dotados con bienes del alma: templanza, amistad, amabilidad, sabiduría, inteligencia, lógica, etc. Si bien en algunas ocasiones nos hemos preocupado más por el dinero, el coche o el celular de moda, etc. espero que la reflexión que acaba de leer le haga recordar que los bienes del alma requieren un mayor esfuerzo personal, pero permanecen con nosotros por más tiempo.

Le invito a reflexionar sobre sus propios bienes del alma y cuanto los ha usado en este 2017. Si ha sido mucho o poco, sólo usted lo sabrá, pero acuérdese de la historia que le he contado, pues cuando usted se enfrente a una situación en la que los bienes materiales ¨le hagan caminar despacio y con grandes cargas¨, recuerde que también cuenta con bienes del alma que le permiten caminar con la libertad del sabio.

fantasy-2861107__340

Feliz año nuevo a todos nuestros lectores de Nación MX, les extiendo un amistoso abrazo y deseo que cada día sea próspero para ustedes y sus familias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s