Dentro de las acciones implementadas por parte de la Instancia Municipal de la Mujer, a partir de la Declaratoria de Alerta de Género en seis municipios del estado, incluido Soledad, se ha puesto en marcha el impulso a la difusión del programa “Violentómetro”.

La titular de esta dependencia, María Alicia Martínez Rodríguez, explicó que dicha campaña tiene como finalidad hacer del conocimiento de la población en general, especialmente de las mujeres, una forma de identificar y conocer los niveles, impactos y consecuencias de la violencia, a través de sus diversas manifestaciones.

La funcionaria señaló que la información se hace llegar tanto a la ciudadanía como al personal del Ayuntamiento, de forma que se sensibilicen y reflexionen sobre el tema, por medio de cursos, pláticas y capacitaciones.

Indicó que es importante que las personas sepan “actuar cuando son víctimas de algún tipo de agresión, ya sea en el ámbito familiar, sentimental, laboral o social, por lo que es necesario que se acerquen a instituciones especializadas en poder darles una asesoría o seguimiento a su caso”.

Informó que existen tres etapas dentro del “Violentometro”, según el grado de violencia, que son: bromas hirientes, mentir, ignorar o engañar son parte de la primera fase; golpes, amenazas o jaloneos, corresponden a la segunda fase; por último, amenazas de muerte, “es la etapa más grave donde pedir ayuda es urgente”.

Expresó que es necesario educar a la población y avanzar pertinentemente en la erradicación de la violencia, comenzando por conocer los alcances que tiene cada institución a nivel municipal y estatal.

Asimismo, reportó que la dependencia a su cargo se base en tres pasos dentro del proceso de atención que se ofrece, que son: al acercarse a pedir un seguimiento al caso, a través de una asesoría psicológica; luego, cuando hay agresión directa de por medio, agresión a bienes materiales, gritos y humillaciones, por medio de asesoría jurídica; al final, cuando se presentan los golpes, es aquí cuando entra la intervención de instituciones como UAVI (Unidad para la Atención de Violencia Familiar y de Género) y PRODEM (Protección del Niño, Niña, Adolescente, Mujer y Adulto Mayor), para la canalización y resguardo de las víctimas.

 

Anuncios