Por: Vera Delgadillo Vélez

Buscamos tener salud, queremos una vida llena de satisfacciones para poder llegar hasta los ochenta años o más y morir de edad avanzada de una forma tranquila mientras dormimos. Sin embargo no estamos exentos de que alguna enfermedad se haga presente y nuestra vida termine mucho antes de lo que habíamos pensado.

Lo anterior depende en gran medida de los hábitos de salud y auto-cuidado que tengamos durante nuestra vida. Uno de los temas de gran importancia y relevancia actual es el de la obesidad y el sobrepeso, que juegan un papel importante en el acortamiento y disminución de la calidad y esperanza de vida. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define sobrepeso y obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

La situación actual es preocupante y es necesario saber que desde 1975 la obesidad  a nivel mundial se ha triplicado, ya en 2016, el 39% de las personas adultas de 18 años o más tenían sobrepeso, y el 13% eran obesas.  Es de importancia saber que la obesidad y el sobrepeso no son lo único angustiante de la situación, sino el sinfín de derivaciones que de esto se desprende. Entre ellas encontramos las enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos del aparato locomotor, apneas, fatiga crónica y algunos cánceres (OMS).

 

¿Qué causa la obesidad y el sobrepeso?

 Nación MX

La obesidad y el sobrepeso son entendidos como un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas, incorporadas al cuerpo a través de la alimentación a través de la  ingesta de alimentos con alto contenido calórico y  grasa. Lo anterior se ve amplificado por un descenso de la actividad física y una vida sedentaria.

Considero, nos limitamos de manera importante al pensar que la Obesidad y el Sobrepeso se reducen sólo a un exceso en el consumo de alimentos; en Psicología se busca dar explicación a las causas psíquicas y mentales que generan el acto de comer repetidamente y en exceso, llevando a las personas al estado de Obesidad y/o Sobrepeso. Por lo anterior, surgen algunas preguntas:

  • ¿Qué es lo que lleva al individuo a consumir de manera excesiva/compulsiva alimentos que perjudican su salud?
  • ¿Qué se encuentra detrás de la ingesta excesiva/compulsiva de alimentos?
  • ¿Cuáles son los efectos emocionales que se generan al comer?
  • ¿La presencia de afectaciones o alteraciones emocionales influye en el comer en exceso?
  • ¿Existen alteraciones en la autopercepción que llevan al individuo a comer en exceso?
  • ¿Se genera una dependencia al comer?
  • ¿Los trastornos emocionales influyen en la ingesta de ciertos grupos de alimentos y en sus cantidades de consumo?

Interacción mente-cuerpo

Las emociones tienen un alto porcentaje de influencia en la toma de decisiones, por lo que la inestabilidad en ellas, tiene una gran relevancia en los actos y decisiones. De ahí la importancia de indagar en el cómo se vinculan con cada individuo y que generan.

Nación MX 2018

La obesidad es acompañada, con frecuencia, de la depresión y una puede ocasionar e influir sobre la otra (American Psychological Association, 2018). La depresión tiene múltiples causas y puede llegar a generar ansiedad, produciendo cambios significativos en hábitos alimenticios y actividades cotidianas. Muchas personas tienen problemas para recuperarse de eventos repentinos o emocionalmente agotadores (por ejemplo, la pérdida de un familiar o amigo, dificultades en sus relaciones, perder el trabajo o enfrentar un problema médico serio) y comienzan, sin darse cuenta, a comer en exceso alimentos que perjudican su salud, así como el abandono de actividades físicas o aeróbicas. En poco tiempo, esto se transforma en un hábito que es difícil cambiar (Weiss, 2017).

Los problemas y afectaciones emocionales, pueden llegar a generar la sensación de vacío emocional, mismo que, a través de atracones y excesos constantes  “es llenado” con comida, generando poco a poco una dependencia de la cual resulta complicado dejar atrás (Molitor, 2016).

¿Qué puedes hacer?

Si te has identificado con alguna situación aquí mencionada, lo más importante es tomar una acción al respecto.

  • Observa tus hábitos. Analiza y observa cómo son tus hábitos alimenticios y qué tipo de alimentos consumes.
  • Observa tus emociones. Analiza y observa cómo son en general tus emociones y de qué manera se ven modificadas o alteradas cuando comes, así como antes y después de comer.
  • Observa tus pensamientos. Analiza y observa qué pensamientos tienes respecto a la comida, en qué piensas cuando no has comido y qué sucede antes, durante y después de comer con tu pensamientos.
  • Busca ayuda psicológica. Por muy difícil que pueda parecer el panorama, siempre es conveniente acudir al psicólogo, ya que proporciona orientación y tratamiento emocional frente a la problemática.

human-2944064__340.jpg

Si buscas ampliar la información, puedes seguirme en twitter @ElBlogDeVera 

Referencias

Anuncios