Colaboradores

¿Sabes qué es una crisis de ansiedad?

Por: Vera Delgadillo Vélez

La ansiedad es uno de los trastornos mentales más comunes dentro de la población mundial. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2017), poco más del 20% de la población experimentará un ataque de pánico o una crisis de ansiedad en algún momento de su vida.

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-V, un ataque de pánico  o crisis de ansiedad es la aparición súbita de miedo intenso o de malestar intenso que alcanza su máxima expresión en minutos y durante este tiempo se producen cuatro (o más) de los síntomas siguientes:

  • Palpitaciones, golpeteo en el corazón o aceleración de la frecuencia cardíaca.
  • Sudoración
  • Temblor o sacudidas.
  • Sensación de dificultad para respirar o de asfixia
  • Sensación de ahogo
  • Dolor o molestias en el tórax
  • Nauseas o malestar abdominal
  • Sensación de mareo, inestabilidad, aturdimiento o desmayo.
  • Escalofríos o sensación de calor
  • Parestesias (sensación de entumecimiento o de hormigueo)
  • Desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (separarse de uno mismo)
  • Miedo a perder el control o de “volverse loco”.
  • Miedo a morir.

anxiety-2902575__340.jpg

Los ataques de pánico suelen durar entre 5 y 20 minutos y es importante saber que la aparición súbita se puede producir desde un estado de calma o desde un estado de ansiedad. Pueden llegar a suceder una sola vez en la vida, sin embargo, pueden repetirse con mucha mayor frecuencia (trastorno de pánico). No hay una causa determinada para los ataques de pánico, sin embargo, los factores estresantes, las preocupaciones y angustias propias de la vida pueden llegar a ser un desencadenante. Con mucha mayor frecuencia, la presencia de episodios de ansiedad o de trastornos de ansiedad eleva la probabilidad de que un ataque de pánico o crisis de ansiedad de desencadene.

 the-offence-2048413__340.jpg

¿Qué hacer ante un ataque de pánico / crisis de ansiedad?

Cuando una persona sufre un ataque de pánico, la ansiedad se descontrola, pierde el control y se asusta ante ese descontrol. Con herramientas adecuadas la respuesta de miedo, tensión, enojo pueden disminuir de manera más eficaz y el periodo de tranquilidad y normalidad llegarán más pronto.

  1. Saber qué es un ataque de pánico, ansiedad y sus manifestaciones. Cuando sucede un ataque de pánico por primera vez, quizá sea complicado identificar que una posible causa sea la presencia de ansiedad. Sin embargo, es importante fomentar la psicoeducación y la concientización de la salud mental, para poder identificar factores de riesgo en ansiedad.

 

  1. Contextualizar el problema. Es importante recontextualizar el problema que está desencadenando el ataque de pánico y los pensamientos que se tienen durante el mismo. Una sugerencia, podría ser el razonar qué tan probable es que “lo peor” suceda; preguntarse que si sucede “lo peor”, ¿realmente sería tan grave? Es decir, frenar los pensamientos negativos y catastróficos, supliéndolos con razonamiento y frases que los disminuyan y detengan.

 

  1. Desviarse del problema y de la ansiedad. Tomar la decisión de no tener ansiedad es imposible, ya que es algo que va sucediendo gradualmente. De ahí la importancia de educar en temas de salud mental. Sin embargo focalizar la atención en el problema, hará que la angustia, las preocupaciones y la ansiedad aumenten. Existen estrategias que ayudan a desviar la atención del problema principal, programando pensamientos que desacrediten al problema desencadenante.

 

  1. Reinterpretar el problema. Dejar de ver como problemática a una situación puede llegar a ser complicado, sin embargo si se reinterpreta más como un reto que como una amenaza, será más fácil darle un giro al significado que puede llegar a tener, así como el control que se puede tener sobre el mismo. Esto busca disminuir la preocupación que la situación problemática puede llegar a generar.

 

  1. Técnicas de relajación. Este punto tiene un papel fundamental para el manejo de los ataques de pánico. Las técnicas de relajación contribuyen principalmente a reducir la activación fisiológica, equilibrar las reacciones neuroquímicas, relajar los músculos, entre otras. Dentro de las técnicas de relajación se encuentran los ejercicios de respiración profunda, relajación muscular progresiva, ejercicios de imaginación, práctica de meditación, etcétera. Practicarlas diariamente ayuda de manera potencial a reducir las respuestas generadas por los ataques de pánico así como gran parte de los síntomas de la ansiedad.

NaciónMX

Tratamiento

Cuando sucede un ataque de pánico de manera aislada, lo importante es estabilizar el ataque y regresar al estado de calma con lo antes mencionado. Sin embargo, cuando los ataque se hacen recurrentes o la ansiedad de manifiesta de manera más notoria, o incluso algún trastorno de ansiedad se hace presente, se pueden seguir los siguientes tipos de tratamiento.

 

  1. Es importante acudir con un profesional de la salud mental para manejar de manera adecuada los problemas y/o trastornos emocionales y mentales. Existen diversos enfoques terapéuticos que se adecúan a las diversas problemáticas que suelen aquejar al paciente. Para los ataques de pánico y crisis de ansiedad uno de las más funcionales es el Tratamiento Cognitivo Conductual (TCC), ya que es el que mayor eficacia y resultados ha mostrado dentro de la población afectada.

 

  1. Farmacológico. Si se elige el tratamiento psicoterapéutico adecuado, en ocasiones no es necesaria la medicación. Sin embargo, hay ocasiones en las que la ansiedad o los episodios de ansiedad se convierten en Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAE) u otras variaciones de la ansiedad, trayendo malestar intenso y significativo en la vida del paciente. Si es este el caso, el profesional de la salud mental deberá evaluar y prescribir la medicación necesaria, que suele componerse de algún tipo de ansiolítico.

 

 NaciónMX

Referencias

  • American Psychiatric Associattion (2014). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-V.Trastornos de Ansiedad. EAN: 9788498358100.
  • Nardone, G. (2003). Más allá del miedo. Barcelona: Paidós Ibérica. ISBN 978-84-493-1479-7
  • World Health Organization (2017). Desde: http://www.who.int/mental_health/management/anxiety/en/
  • Rivadeneira, C. et. al. (2002). Ataques de Pánico. Revista de Terapia Cognitivo Conductual.
Anuncios