Colaboradores

Presuntos Inocentes

Por Juan José De la Paz Martínez

El mismo día donde niños y adolescentes  presenciaron su regreso a clases para el ciclo 2018 – 2019, sirvió como marco de presentación de Elba Esther Gordillo ex lideresa de la SNTE  con un monologo lleno de aplausos por sus acarreados, pues no hubo interacción personal entre “la maestra” y  los medios de comunicación ahí presentes a cubrir el regreso de la que en ese momento se autoproclamo inocente y perseguida por el gobierno federal.

back-to-school-183533__340.jpg

Días después siguiendo la misma estrategia del monologo al mero estilo candidatura proselitista de los 80´s aparece también Napoleón Gómez Urrutia “Napito” ex líder  minero, para recibir los beneficios que le proporciona el fuero constitucional como senador plurinominal del partido que nos llevara a la cuarta transformación, también autoproclamándose inocente y perseguido políticamente por lo cual se tuvo que exiliar en los pasados 12 años en Canadá.

canada-159585__340

Ante estos acontecimientos tendríamos que definir si realmente  son inocentes de lo que en su momento fueron acusados, si partimos del término inocente se utiliza para referirse a aquello o aquel que no daña ni ofende en forma alguna y que no presenta ningún tipo de malicia en su accionar.  Y su labor al momento de ocupar los puestos como líderes sindicales fue velar por las necesidades de sus agremiados y repartir sus beneficios sindicales entre sus representantes, entonces por qué  se autoproclaman inocentes si  demostraron malicia en su accionar al solo ser ellos los principales  beneficiados económicamente  de sus puestos, o ¿Cómo  nos explican sus cuentas bancarias? ¿Acaso los maestros o mineros  pueden presumir de esa vida de lujos?

mic-1132528__340

Desafortunadamente nuestras leyes tienen muchas excepciones y podemos liberar algún  presunto culpable al no aplicar o dejar alguna nube en su definición, al llamar  al individuo, sujeto o persona respecto de quien existen suficientes elementos de prueba para determinar, prima facie, que ha cometido o participado de uno o más delitos. Y determinarlo como inocente al emplear con frecuencia el referirse a alguien que despliega un comportamiento ingenuo o un pensamiento de este tipo.

Y es basado en esos términos de ingenuo donde el pueblo, maestros y mineros somos realmente los inocentes, y pobres de nosotros pues estarán ahí cercanos a quien nos prometieron una  cuarta transformación, donde se prometió progreso  y desarrollo, es por lo mismo que yo no los puedo llamar como ustedes se auto proclaman inocentes.

En palabras de Elba Esther Gordillo para #AristeguiEnVivo comento  “Va por la cabeza de Juan Díaz de la Torre. También me parece una revancha en contra de Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray, Aurelio Nuño y Osorio Chong. Por un lado se demuestra una “clara hambre de poder y venganza” contra quienes decidieron afrontarla y llevarla a los tribunales.

Por su parte Gómez Urrutia en su declaratoria afirma “vengo ayudar a reconstruir el país”, la pregunta sería si tienen ambos el valor moral para realizar tan formales aseveraciones o simple y sencillamente será lo que determina el viejo dicho policiaco de ¿el asesino siempre vuelve a la escena del crimen?

En ambos casos se han cometido errores en la constitución de los sindicatos y es entonces que personas con ganas de poder se auto proclaman “Presidente vitalicio del Sindicato”, cabe ahora citar el caso del líder petrolero Carlos Romero Deschamps, quien realiza acciones muy similares viviendo lujos innecesarios mientras sus agremiados se parten el lomo de sol a sol con sueldos muy por debajo de su líder.

Hoy somos un país nuevo, y parece que los encargados de la “cuarta transformación” no se han dado cuenta que el pueblo ya tiene ojos, boca, pensamientos y opinión, además que ahora estamos más preparados e informados. Por lo cual el discurso pobre de fundamento sobre una inocencia no será comprado fácilmente, y serán presuntos inocentes solo si demuestran una ética de acorde a las necesidades reales de la nación.

Hace algunos meses escuchamos mucho el lema “La Mafia del Poder”, en algún momento lo relacionábamos con el personal del gobierno, pero debemos analizar y revisar los estatutos jurídicos del sindicalismo para evitar “presidentes vitalicios” y que gente con hambre de poder y falta de valores éticos vean intereses por encima de la nación, de sus agremiados y funcionen de manera adecuada para que sean un impulsor y desarrollo del país, de sus gremios y de cada uno de los ciudadanos que representan.

mexico-drug-war-1733711__340

México no necesita presuntos inocentes sino mentes brillantes y con valores personales que impulsen nuestro desarrollo político, económico y social.

Anuncios