Colaboradores

El son de la marchanta la obra, Teatro del Rinoceronte Enamorado

Por Juan José De la Paz Martínez

El pasado fin de semana fuimos invitados  a la puesta en escena  de la obra “El son de la marchanta” en un lugar sencillo y lleno de magia, drama, misticismo  y que solo enamorados del teatro tenemos el agrado de presenciar, al estar clavado en el centro de la capital potosina. El Teatro del Rinoceronte Enamorado  recibió con agrado la presencia de la compañía Colonche Cabaret con su puesta “El son de la marchanta”.

Una puesta en escena muy bien dirigida y adaptada al teatro bajo la producción de Eloísa Zapata de una manera sencilla, con vestuario representativo de un mercado, una escenografía y cambios de escenario versátiles que los mismos actores generaban la transferencia de una área del mercado a oficinas sindicales. Que decir de su ambientación la cual de forma viva se daba a través de un trio La liebre  con sones huastecos, pero sobretodo el misticismo, muy bien aprovechado de las cortinillas del teatro para poder interactuar los actores entrando y saliendo de manera artística sobre cada uno de sus pasillos generando una  adecuación de participación del respetable que asistió, generando con esto un éxito en la obra.

La obra nos quiere llevar al tianguis (del náhuatl tianquiz (tli) mercado), pero resulta que nos lleva si al mercado de México representando con esto una  realidad de ese microcosmos de nuestra nación,  convirtiendo entonces “El son de la marchanta”  una metáfora de la realidad social del país, hoy día al fin del sexenio dividido y violentado, y viendo  nuestra vida como al mercado donde todo está a la venta a costa de la vida misma.

La puesta en escena nos presenta la vida de personajes comunes en un mercado que día a día aparte de buscar ganarse la vida de manera honrada comercializando sus consumibles, su mayor reto es continuar con vida, ante las matanzas, muertos y desaparecidos que se van generando en el transcurso del día.

La trama inicia cuando Flor la vocera (vendedora de periódicos) Don Urbano (el carnicero) Doña Meche (vendedora de verduras) y Doña Mary (vendedora de flores) llegan en un día normal de labores mercantiles pero se encuentran que hubo una balacera y levantaron al presidente del sindicato único de vendedores del tianguis Tangamanga lo que origina que “No haya presidente”…

Teniendo que convocar a elecciones, las cuales estaban más arregladas que  princesa en carro alegórico. Y con el apoyo de Don Urbano que es el tesorero del sindicato llega al poder Doña Mary como Presidenta del sindicato único de vendedores del tianguis Tangamanga  y ¡¡oooh sorpresa que da la vida ¡¡  y se envuelven en la “mafia del poder” corrompiendo sus valores personales al aumentar las cuotas  por los lugares  del mercado y bajo el lema “los puesteros tienen que pagar”, así mismo de inicio contratando vigilantes para lograr una seguridad para locatarios, pero al final convertirlos  en el departamento de cobranza que con métodos muy efectivos para su jefa logra llenarla de riquezas.

Una obra que sin duda nos llama a la reflexión de que es lo que realmente debemos como ciudadanos valorar en la Vida, La Familia y el Poder. Llamando a no dejar huecos en la información y buscar trabajar de manera honrada por una vida digna.

Respeto aparte se merece las instalaciones del Teatro El Rinoceronte Enamorado la cual es dirigido por Jesús Coronado, el cual se ha dado a la tarea de apoyar a nuevos valores en sus puestas teatrales, aun cuando los apoyos de gobierno del estado, secretaria de cultura del gobierno del estado sean nulos. Solo contando con un respaldo del Fondo Nacional de cultura y las artes (FONCA) a nivel federal, el cual es insuficiente por lo cual apoyemos  y #VAMOSALRINO y sigámoslos en sus redes sociales Teatroelrinoceronteenamorado en facebook, @elrinoenamorado en twitter, así como @coloncheC en twitter, para apoyarlos a juntar recursos y ser cede de la muestra nacional de teatro.

Una felicitación especial a los participantes de la obra:

Actores: Susana Arocha, Ricardo Moreno, Aldo Reséndiz, Eloísa Zapata

Director Musical: Yehosua Pérez Tobías

Trio la liebre: Jorge Luis Parra, Gabriel Emmanuel López, Yehosua Pérez Tobías

Iluminación, escenografía y vestuario: Gladis Avalos /Alan España

Dramaturgia: Aldo Reséndiz /Colonche Cabaret.

Anuncios