Por: Ana Jimena Arista Gaytán

Había una vez un conejo llamado Algodón que quería tener nuevos amigos, un día decidió ir en busca de uno.

rabbit-3550456__340.png

Se encontró a la ardilla que vivía cerca de su madriguera y le preguntó si quería ser su amiga.

-Hola ardilla, ¿quisieras ser mi amiga?

squirrel-1456764__340.png

 -No gracias, estoy mejor sola. Tengo una gran bellota que comer.

En realidad, la ardilla no estaba mejor sola, porque siempre se la pasaba aburrida por no tener con quién hablar y jugar, pero prefería no tener que compartir con los demás.

En un día lluvioso el conejo algodón vio a la ardilla en problemas.

-¿Qué pasa ardilla? ¿Por qué no entras a tu casa?

-Hay una gran bellota tapando el hoyo de mi árbol.

-No te preocupes ardilla, puedes dormir en mi casa el tiempo que quieras, ya verás que mañana todo estará bien.-

La ardilla y el conejo se dirigieron hacia a la casa del conejo Algodón.

El conejo Algodón espero que la ardilla se quedara dormida, porque quería intentar sacar la bellota del hoyo, llevó con él su mantequilla favorita para poder sacar la bellota, jaló y jaló hasta que por fin salió. El conejo feliz decidió volver a su hogar.

Por la mañana, la ardilla bajó a desayunar y el conejo en seguida le conto que le tenía una gran sorpresa.

Fueron a la casa de la ardilla y esta puso una gran sonrisa cuando descubrió que ya podía entrar a su casa.

-Ardilla, me alegra mucho que ya pueda entrar a tu casa, ahora me tengo que ir, me estoy sintiendo un poco enfermo.

-Gracias por venir a sacar la bellota, incluso bajo la lluvia, sé que fuiste tú. Por favor déjame cuidarte hasta que mejores.

-¡Qué amable eres!

– Eso es lo que hacen los verdaderos amigos.

Ardilla cuidó de algodón todo el tiempo que estuvo enfermo y el día que mejoró, celebraron invitando a todos los animales del bosque para compartir la gran bellota.

Y así fue como ardilla se dio cuenta de la importancia de pensar en los demás y conoció la alegría que una amistad puede brindar.

“Hay personas que creen que están mejor sin amigos pero siempre es bueno tener compañía y apoyo”.

A %d blogueros les gusta esto: