Políticas Públicas y democracia

Adolfo del Río Martínez

A partir del inicio del mandato de López Obrador los ciudadanos hemos atestiguado anuncios de cambios importantes en la orientación de las acciones de la administración pública federal. A pesar del amplio bono de legitimidad y apoyo con el que aún cuenta, cada día, semana y mes que transcurren en esta nueva administración surgen temas cuya conducción y manejo tensan la discusión pública. Parece que la actual administración federal ha creado conflictos innecesarios y que entorpecen la implementación de las políticas públicas que se propone o que recién empieza a dar marcha.

descarga.jpg

Creo que este es un tema importante porque se relaciona con el uso que le está dando el gobierno a dos de sus recursos fundamentales: el tiempo y el gasto público. El tiempo es un recurso valiosísimo, más si tomamos en cuenta que las soluciones que se proponen los gobiernos a los problemas públicos, esto último es la esencia de las políticas públicas, tardan tiempo en hacer efecto en la sociedad y vida de las personas. Si volteamos a ver la historia política de nuestro país en el siglo pasado con un partido hegemónico o incluso a países democráticos donde se haya observado que un mismo partido mantiene el control de una elección a otra, no hay garantía de la continuidad de la orientación de las políticas públicas de una administración a otra. Además los Estados democráticos renuevan sus gobiernos periódicamente por la vía pacífica, institucional y del voto, lo que produce una carrera contra el tiempo para dar resultados.

seal-40435__340.png

Sobre el gasto público lo podemos considerar como el mapa de ruta que tiene el gobierno para efectivamente cumplir con el mandato democrático del que resultó electo. A través de esta variable es cómo podemos observar las prioridades y orientación para solucionar los problemas públicos de las personas. Es difícil obtenerlo, los impuestos son una medida impopular y las rentas del Estado, ya sea por la explotación de los recursos naturales de su territorio o ventas de activos, tienen un límite finito y siempre escaso en el poco tiempo disponible para dar resultados.

Así cobra especial importancia un buen diseño de las políticas públicas, las soluciones que ha de llevar a cabo el gobierno, para hacer lo mejor posible dada la información disponible acerca de las causas de los problemas. Además, si se tienen aspiraciones de transparencia y rendir cuentas cómo los ciudadanos merecen, también se debe invertir en evaluar los resultados de las posibles soluciones propuestas y realizadas y a partir de ellas mejorar, adecuar, reducir o eliminar los paquetes de acciones que no están solucionando las cosas o que incluso están creando problemas nuevos y quizás más costosos a largo plazo.

Para llevar a cabo un buen diseño, implementación y evaluación de las políticas se requieren evidencias, o al menos teorías plausibles, que vinculen la solución con el problema, y para ello es necesaria una administración pública eficaz, una burocracia competente y regulada, porque son los principales diseñadores e implementadores. Además, para darle el carácter verdaderamente público a las políticas públicas es necesario establecer comunicación e interactuar con los ciudadanos que padecen los problemas, con los inevitables afectados por la implementación de soluciones, con los sindicatos y organizaciones civiles que funcionan como plataformas de resistencia, fomento y debate de ciertas políticas, con los académicos que estudian estos problemas así como con las universidades y centros de investigación que ofrecen evidencias y diagnósticos de cómo funcionan y evolucionan.

strike-1488148_960_720.jpg

Desde lo local se construye también lo público de las políticas, la coordinación entre los niveles de gobierno (municipal, estatal y federal), así como y entre distintos organismos en un mismo nivel hacen más complejo el tema. Hacer bien la cosa pública no es fácil, pero hacerla mal es muy costoso, es una tragedia evitable, sobre todo si de eso depende solucionar problemas que ningún otro mecanismo, por ejemplo el libre mercado, podría remediar.

Espero seguir escribiendo sobre estos temas en este espacio, sobre la importancia de las políticas públicas, su desarrollo, resultados y consecuencias en San Luis Potosí y nuestro querido  México.

Anuncios

Categorías:Noticias MX