Saltar al contenido.

El Buen Fin, la mejor oportunidad en el año para comerciantes y prestadores de servicios para dar movimiento a sus mercancías

  • Se acerca diciembre y año nuevo, prever en gastos y pagar deudas, es lo indicado: docente de UVM

Ciudad de México.- Terminó la novena edición del llamado Buen Fin, y con ello una excelente oportunidad, sobre todo para comerciantes y prestadores de servicios, de dar movimiento a sus mercancías, de hacer limpieza de sus anaqueles e inventarios, para que en diciembre saquen a la venta lo último en tecnologías, señaló el Mtro. Cuauhtémoc Olmos Mondragón, Académico de carrera de tiempo completo en la división de Negocios de la Universidad del Valle de México Campus San Rafael.

Según el docente, el Buen Fin es bueno en el sentido de que detona la economía en nuestro país y la incentiva; el programa funciona para comprar un bien medianamente duradero, un mueble para la casa, un electrodoméstico, algo que de una u otra manera tenga mayor duración, mayor tiempo de vida, no tanto si lo que se adquiere son ropa, viajes, o cosas que se consumen más rápido y que son menos duraderas.

El Buen Fin llegó a su noveno año de vida, el gobierno anticipa el pago de aguinaldos a sus trabajadores, lo que permite el flujo de efectivo. “Sobre todo que ahora estamos a poco más de un año de una, si no recesión, sí de una actitud general de mayor cuidado en torno a nuestro dinero. Cuando no hay certidumbre en términos de empleo, de muchas cosas, somos más previsores con lo que vamos a gastar y creo que todos procuramos tener un poco de ahorro, tratamos de tener más cuidado, somos más selectivos al momento de comprar y tratar de tener las mayores ventajas en términos de financiamiento, de intereses, pagar a meses sin intereses, etcétera”, comentó el Mtro. Olmos.

El docente dijo que apenas haya pasado este 20 de noviembre y se piense que se “inaugura” la Navidad, llega un nuevo ánimo en las personas por celebrar y adquirir cosas. “Ya pasó el primer año de un nuevo gobierno y con ello, las sorpresas o sobresaltos más inmediatos; creo que hay más estabilidad y, al final del día, lo que uno espera es gastar su dinero porque lo ha trabajado, porque es muy sano poder darse un gusto de vez en cuando”, opinó el docente.

No obstante, el docente consideró necesario que se haga una planeación de gastos, poner orden en las prioridades, determinar qué se puede adquirir hoy y qué puede esperar para más adelante.

Recordó que en diciembre hay un poco más de dinero; vienen aguinaldos, cajas de ahorro, bonos, fondos de ahorro y demás, “creo que si prevemos, si le damos un orden a las prioridades y si controlamos el gasto, al final del día vamos a afrontar de mejor manera la cuesta de enero”, dijo.

Es importante recordar que en enero se hacen ajustes a los servicios de luz, gas, agua, teléfono y después de un mes de bonanza, llegamos al primer mes del año con gastos fijos más elevados, de ahí la importante de prevenir y organizarnos, agregó.

A %d blogueros les gusta esto: