Coparmex considera Ley de Amnistía como un esfuerzo incompleto y aislado.

La Confederación Patronal de la República Mexicana consideró que, sin una reforma total al sistema penitenciario, la Ley de Amnistía es un esfuerzo incompleto, superficial y aislado, con el cual los beneficiarios serán solamente algunos cientos de personas.

El presidente de la Federación Bajío Norte, Jaime Chalita Zarur, señaló que la Ley de Amnistía no se acompaña con un plan de reinserción social para los delincuentes sentenciados que sean liberados, incluso va a contracorriente de los intentos que está haciendo la misma Federación, para endurecer las penas en el Código Nacional de Procedimientos Penales, por tanto, no previene que estos encarcelamientos se sigan dando a futuro.

“El argumento de que la Ley de Amnistía es necesaria para prevenir contagios del COVID-19, es una falacia, ya que requiere de la constitución de un Consejo para su implementación, con un plazo de 60 días, y otro de cuatro meses para decidir cada una de las solicitudes de liberación; para entonces, ya habremos pasado la pandemia”, advirtió el dirigente empresarial.

Añadió que el sector empresarial está convencido de que un verdadero Estado de Derecho tiene que respetar la independencia del Poder Judicial, así como modificar el Sistema Penal Acusatorio, de tal forma que se garantice la presunción de inocencia y la reparación del daño a las víctimas, castigando la reincidencia y eliminando en estos casos, los beneficios de preliberación o conmutación de penas.

“La Ley de Amnistía aprobada en el Senado a petición del Presidente de la República beneficia solo a personas en contra de quienes se haya ejercitado acción penal, hayan sido procesadas o se les haya dictado sentencia firme ante tribunales federales, siempre que no sean reincidentes respecto del delito por el que fueron sentenciadas y éstos se hayan cometido antes de la fecha de entrada en vigor”, puntualizó Jaime Chalita Zarur.

El presidente de la Federación Bajío Norte de la Coparmex enfatizó en que los ciudadanos aspiran a vivir en un México en el que se respete el Estado de Derecho, por lo que estamos convencidos que un “perdón” a los delincuentes solo genera y generará una percepción generalizada de impunidad.

“En la Coparmex consideramos que la Ley de Amnistía no era una prioridad, ya que el tema que realmente debió ocupar en estos momentos al gobierno y a los legisladores, es atender la crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia por el coronavirus. Eso sí salvaría cientos de miles de vidas y empleos”, afirmó el empresario potosino.

A %d blogueros les gusta esto: