La realidad de la discriminación en México.

Por: Ismerai Betanzos

Twitter: @isme1111

2_tn0aLI_400x400

En estos días hemos estado frente a otro “pico”, el de las discusiones sobre discriminación y racismo en nuestro país, incluso hay quienes han celebrado el reciente anuncio del Presidente Andrés Manuel, de desaparecer El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), en un momento en el que hace unas semanas atrás, nos extrañamos y nos enfurecimos por los casos de brutalidad policiaca en Estados Unidos, nos estamos acostumbrando como sociedad al doble discurso y la doble moral.

Para hablar de CONAPRED y de la discriminación en nuestro país primeramente necesitaríamos contar una breve historia, en 1944 la Conferencia de Dumbartok Oaks constituyó el primer paso para llevar a cabo el párrafo 4 de la Declaración de Moscú de 1943, que reconocía la necesidad de una organización internacional en la posguerra que sustituyera a la Liga de las Naciones y en 1945 en Estados Unidos, 51 países firmaron la Carta de las Naciones Unidas, buscando un modelo de orden mundial.

Derivado de ese consenso internacional en el que se han discutido aprobado y promovido muchas de las libertades y derechos que tenemos como personas, los civiles, políticos, económicos, sociales, culturales, ambientales, y de grupos específicos (en otra entrega abordaremos el otro Sistema de Protección de los Derechos Humanos en el continente), el 21 de diciembre de 1965, mediante Resolución de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas 2106 A (XX), se adoptó la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, la que el Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos ratificó el 20 de febrero de 1975.

Pero qué tiene que ver esa Convención con el CONAPRED? El objetivo o la razón de la existencia de la Convención, es la eliminación de la discriminación racial y su cumplimiento por parte de los países firmantes es obligatorio, ésta Convención cuenta con un Comité que supervisa el avance, cumplimiento, o estancamiento por parte de los países de los artículos de la Convención, o sea, el Comité llama a rendir cuentas a los países.

La Convención cuenta con la “clausula antidiscriminación” en su artículo 1.1. prevé:

“En la presente Convención la expresión “discriminación racial” denotará toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de raza, color, linaje u origen nacional o étnico, que tenga por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural o en cualquier otra esfera de la vida pública.”

Pues esta cláusula antidiscriminación, fue incluida en la reforma constitucional de 2001, sí en esa en la que se incluyeron los derechos de los pueblos indígenas despues del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, así en esa reforma en el artículo 1º de nuestra Constitución, se incluyó por primera vez la prohibición de la discriminación, este párrafo ha tenido modificaciones, la última fue con la reforma de 2011.

En 2002, el entonces Presidente Vicente Fox sometió a consideración del Senado, el Reconocimiento de la Competencia del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial, el 11 de junio de 2003, se publicó la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, despues de años de lucha de las organizaciones de la sociedad civil, justamente ante el reclamo de que México habia firmado la convención pero no existían mecanismos para su cumplimiento, y es aquí donde se crea el CONAPRED teniendo como objetos, realizar acciones para prevenir y eliminar la discriminación, promover políticas públicas para la igualdad de oportunidades, entre otras, CONAPRED es el punto focal nacional de la Convención, digamos que es el responsable de llevar el control de que se cumplan lo que ahí se establece.

Pero lo que importa siempre a la ciudadanía es saber, cómo me beneficia una institución?

Aquí algunos ejemplos:

  • Gracias a CONAPRED las trabajadoras y trabajadores del hogar visibilizaron su lucha y con ello su reconocimiento, si eres trabajadora o trabajador del hogar, le debes los avances a CONAPRED.
  • Gracias a CONAPRED la población afrodescendiente, afromexicana o negra, se visibilizó a nivel nacional y hoy, existe un apartado C en el artículo 2º Constitucional que los reconoce, si eres afrodescendiente le debes eso a CONAPRED.
  • Gracias a CONAPRED se han garantizado los derechos de las personas que viven con VIH
  • Gracias a CONAPRED existe una norma de no Discriminación Laboral.

CONAPRED emite la Encuesta Nacional de Discriminación, ENADIS en el levantamiento de 2010, nos ofrecía estos datos:

2

En 2017, la ENADIS nos ofrece datos sobre los lugares con mayor “riesgo” a que seas discriminado/a por tu tono de piel, manera de hablar, peso o estatura, forma de vestir o arreglo personal, clase social, lugar donde vives, creencia religiosa, sexo, edad u orientación sexua: Puebla, Colima, Guerrero, Oaxaca y Morelos, pero, somos un país con altos niveles de discriminación y hay grupos que sufren mayores niveles de discriminación que otros, tú en cuál te ubicas?

Los discursos de confrontación, de superioridad de unos frente a otros, como lo estamos haciendo en México (chairos contra fifís, nacos contra fresas), han generado en el mundo hechos historicos que no debemos olvidar, y que no deben suceder, el Holocausto Nazi que asesinó aproximadamente a 20 millones de personas, el Genocidio de Ruanda que duró 100 días y fueron asesinadas un millon de personas, el Etnocidio en Guatemala, y recientemente el linchamiento de un científico indígena maya de Guatemala Domingo Choc Ché, por una turba que por ideas religiosas lo acusaron de brujo.

A dónde queremos llegar con la confrontación? Lo dejo en su reflexión.

P.D. Remarque EL CONSEJO, porque no faltaron quienes salieron a defender la postura del Presidente respecto a la CONAPRED.

A %d blogueros les gusta esto: