La UASLP trabaja en proyecto para prevenir riesgos de segundo brote de Covid-19, así como influenza y dengue: Dr. Fernando Díaz-Barriga

“Atención de riesgo acumulado por amenazas emergentes, biológicas, químicas y sociales que agravarán el segundo brote de Covid 19”, es otro de los proyectos ganadores de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí de la convocatoria emitida por el Consejo Potosino de Ciencia y Tecnología (COPOCYT), y cuyo responsable técnico es el doctor Fernando Díaz-Barriga Martínez, en colaboración con el IPICYT.

Al hablar sobre este proyecto, el doctor Fernando Díaz-Barriga, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, señaló: “Este estudio nace por la preocupación de muchos investigadores que estamos trabajando de manera pausada, esperando la segunda oleada, que se prevé será por el mes de septiembre; no es un proyecto de investigación como tal, sino que ya está institucionalizado, y preocupa porque el dengue, influenza y Covid-19, tienen en común que afectan al sistema”.

Añadió que “este es un proyecto muy interesante, ya que no es solo para Covid 19, sino para dengue, para influenza; y participamos investigadores de la Universidad y del Ipicyt, incluye monitoreo del virus, aplicación móvil de virus e integra una serie de disciplinas que van desde la toxicología social hasta el desarrollo social”.

Comentó que todo alrededor de lo que nosotros creemos, que es el segundo pico del coronavirus, “fundamentalmente es algo que empieza a incluir distintas disciplinas y quiere apoyar a los grupos más vulnerables”, se debe destacar que en el proyecto trabajan alrededor de 18 personas.

Ya se cuenta con un mapa de vulnerabilidad por Covid-19, “vamos a empezar en la Huasteca, y sí es un proyecto muy interesante que ha atraído el interés de organismos internacionales”.

WhatsApp Image 2020-06-21 at 12.56.55

Sobre el tema de apoyos, el doctor Fernando Díaz-Barriga expresó: “Se están gestionando apoyos con bancos internacionales para llevarlos a otras comunidades marginadas de América Latina, en primer lugar en Centroamérica y en segundo término en América del Sur”.

Por último, agregó que “se abrirán los sistemas locales de salud, se capacita a la gente sobre cómo afrontar esta nueva enfermedad con tres virus, tenemos un sistema de monitoreo, se monitoreará por tamizaje y vamos a poder recibir su información por vía celular; el grupo de toxicología social se encargará de revisar toda la comorbilidad, es decir, algún posible trastorno o enfermedad adicional”.

A %d blogueros les gusta esto: