LA LECTURA Y ESCRITURA EN TIEMPOS DE COVID Y MÁS ALLÁ

Zoila Patrón Cantú
ZOILA PATRÓN CANTÚ

La lectura es necesaria porque a través de este ejercicio mejora el lenguaje y la construcción de las ideas, es indispensable para introducirse en el mundo de la escritura.

Con el avance de la tecnología y las diferentes formas de estudio, trabajo y comunicación se hace imprescindible expresarse correctamente. Si tomamos en cuenta que la pantalla es el único vínculo con nuestro interlocutor y que de por sí, en ocasiones la comunicación verbal falla, nos daremos cuenta de la importancia de construir un diálogo interior para luego traducirlo de forma escrita.

Mediante el intercambio de la palabra se construyen relaciones humanas, de amistad y amorosas por ello hay que aprender a expresar emociones. Después de todo, el conversar es una lectura compartida de nuestra vida y por medio de ella demostramos cuál ha sido nuestro entorno cultural. Habrá que tener cuidado porque también están aquellos (as) a quienes la distancia les facilita sostener una pose o un disfraz y mantener comunicación con estas personas podría implicar un riesgo o bien, tener el gusto de conocer a un actor o escritor.

El lenguaje es el picaporte de una puerta que podría abrirse si el interlocutor asimila lo que se desea expresar. Además la lectura nos permite sumar saberes y conocimientos, los cuales enriquecen el diálogo escrito y a su vez permite que los lazos de intercambio se amplíen en un universo tan grande como son las redes sociales. En los tiempos actuales, las relaciones se construyen vía web observando fotografías, gustos y aficiones.

Por otro lado, los intercambios comerciales son un buen recurso para entablar una conversación y generar recursos. Recordemos que la lectura está en todos lados, desde que amanece leemos el rostro de los familiares para saber de qué humor se encuentran, leemos los diarios, las noticias, leemos la actitud del perro para saber si tiene hambre, leemos la caducidad de los alimentos, las instrucciones en los shampoos, cremas, antibióticos, el calendario, el despertador, las placas de los autos, el semáforo, el celular, nos leemos a nosotros mismos al vestirnos frente al espejo, la vida en sí se lee de principio a fin.

Debemos observar que la lectura es una herramienta que permite al lector estar alerta en todo momento, ya que existe un vínculo entre la mirada y la comprensión de todo lo que nos rodea. Por estas razones, hoy es un buen día para trasladar nuestras lecturas en papel o mejor aún, a la web.

ZOILA PATRÓN CANTÚ

man-791049_1920

 

A %d blogueros les gusta esto: