Constancia y entrenamiento duro, las fortalezas del clavadista Diego Balleza

  • El multimedallista de talla internacional y egresado de UVM, comparte que mantiene un entrenamiento básico mientras continúa la cuarentena.
  • En sesión virtual, comenta que su larga anatomía hace más difícil para él la disciplina de clavados.

Ciudad de México.- El atleta Diego Balleza, egresado de Campus Monterrey Norte de la carrera de Administración de Empresas, de la Universidad del Valle de México, clavadista y multimedallista de talla internacional, compartió que sus fortalezas son la constancia y el entrenamiento duro, pues su anatomía, principalmente el largo de sus piernas, hacen que esta disciplina le represente mucho más esfuerzo que a otros clavadistas.

Aún en cuarentena por la pandemia de COVID-19, al hablar sobre su historia y la evolución de su carrera deportiva durante la conferencia USessions Desde Casa, organizada por la Dirección de Deporte y Cultura de la UVM, Diego Balleza, ganador de la medalla de Oro en la pasada Universiada Mundial celebrada en Nápoles, Italia en el 2019, explicó que los clavadistas en general tienen piernas cortas y el tronco más largo.

Diego Balleza

“Mi cuerpo, mi anatomía es de piernas largas, es más como para ballet, maratones o natación. A mi me cuesta más trabajo hacer mis clavados porque tengo que entrenar más para cargar mis piernas al momento de elevarlas durante la ejecución”, explicó.

A decir de Diego, quien ingresó al Salón de la Fama de la Universidad del Valle de México en 2019, su talento mental es superior a su talento físico: “Mi talento mental está muy por encima, sé que mi cerebro está muy entrenado para poder trabajar o mandar señales a mi cuerpo, que le dice que debo trabajar más, mi cuerpo físicamente es flaco y alto, entonces me cuesta más trabajo, pero sé lo que hago”, indicó.

No obstante, Diego sabe que esa misma anatomía que le hace esforzarse más, le brinda un aspecto más estético a la hora de la ejecución de los clavados. Agregó que siempre, dentro de sí mismo, se dice que es largo y luce mejor cuando salta, cuando entra al agua, “que uno de baja estatura, que uno más fuerte; tal vez el más fuerte hace más vueltas en el aire, tiene más grado de dificultad, pero no lo califican con 10, le dan 8 de calificación; entonces yo estoy alto, flaco, mi ejecución es con menos grado de dificultad, pero sé que me van a dar 10 de calificación, así es como me la juego”.

Diego comentó que a cualquier competencia que asiste, siempre presume lo mexicano. “Los mexicanos tenemos esa maña de buscar, la forma de cómo hacer siempre las cosas, yo siempre busco esa maña, en el buen sentido para ejecutar un clavado y estar siempre a la par de los demás”.

Respecto a la cuarentena y su preparación deportiva, relató que las dos primeras semanas del confinamiento mantuvo un entrenamiento fuerte, pero al ver que la situación se prolongaría por mucho más tiempo, su entrenador le indicó llevar a cabo un entrenamiento básico, con una carga baja, trabajando fuerza en general, una hora de cardio, trabajo de abdomen y un poco de imitación y visualización de clavados.

El Salón de la Fama del Deporte UVM, es un espacio que la Universidad abrió en 2017, y sirve como reconocimiento institucional a aquellos atletas que son o han sido parte de la comunidad UVM y que han conseguido logros deportivos excepcionales.

El objetivo de esta iniciativa es crear identidad y orgullo entre la comunidad UVM, a través del reconocimiento a estos atletas y destacando la importancia que tiene el deporte en la formación integral de los estudiantes. Busca, además, promover los valores que entraña el deporte.

Diego Balleza2

A %d blogueros les gusta esto: