Lo importante no es llegar, sino mantenerse: Alejandra Orozco

Ciudad de México 22 de julio de 2020.- Alejandra Orozco, estudiante de Negocios Internacionales en la Universidad del Valle de México, Campus Zapopan – y la medallista más joven en ganar una presea en Juegos Olímpicos para México- comentó que admira a aquellos competidores olímpicos con tres, cuatro o cinco participaciones en la máxima justa deportiva en el mundo. “Es un trabajo muy fuerte en todos los sentidos. Lo más importante no es llegar, sino mantenerse”, dijo.

Como es sabido, Alejandra Orozco ganó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, cuando la estudiante de UVM contaba con sólo quince años de edad, haciendo pareja con la experimentada Paola Espinosa, en la disciplina de clavados sincronizados de plataforma de diez metros.

Ale Orozco2

La tapatía, al compartir sus experiencias durante la conferencia USessions Desde Casa, organizada por la Dirección de Deporte y Cultura de la UVM, señaló que hoy, a sus veintitrés años de edad, tiene otras metas: “La medalla olímpica es el sueño más grande para cualquier atleta de alto rendimiento; siempre he dicho que todos tenemos nuestro propio camino en diferentes formas, todos creamos nuestra propia historia. Nos podemos basar en ídolos o en caminos de otros atletas a quien nosotros seguíamos, pero al final cada quien escribe su propia historia. No te la puedes imaginar, simplemente va a pasar y hay que tomar lo que nos llegue”, señaló.

Al igual que varios deportistas mexicanos que se alistaban para ganar su boleto a los Juegos Olímpicos de Tokio, Alejandra Orozco tuvo que parar entrenamientos y competencias a causa de la pandemia por el COVID-19. “Fue un shock la cuarentena, ya veníamos con una preparación muy fuerte para los Juegos Olímpicos. Nosotros nos guiamos siempre por proyectos o metas de un año o dos años para estar en la mejor forma física, mental y deportiva para las olimpiadas”, comentó.

Alejandra agregó que ella ya estaba encarrilada y había viajado internacionalmente para ver a las posibles rivales para Tokio. “Los clavadistas mexicanos estábamos a punto de entrar a lo fuerte de nuestra preparación, cuando de repente se cancelan los Juegos Olímpicos. Para nosotros como deportistas que estamos acostumbrados a estar activos, en movimiento, sí fue difícil adaptarnos a las circunstancias”, manifestó.

En su andar deportivo, Alejandra Orozco dijo que espera pronto continuar con sus entrenamientos al lado de la oriunda de La Paz, Baja California, Gabriela Agúndez García, con quien está haciendo mancuerna en la disciplina de clavados sincronizados de plataforma de diez metros.

“Gaby y yo hemos hecho pareja desde 2018. Ganamos la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Lima, Perú. Ya estábamos perfiladas para ir a la Copa del Mundo a buscar la plaza olímpica, pero nos detuvo la cuarentena. Ahora sólo resta esperar, seguir trabajando y buscar algo más en Tokio”, señaló.

Alejandra Orozco es parte de la primera generación del Salón de la Fama UVM, un espacio que la Universidad abrió en 2017, y que sirve como reconocimiento institucional a aquellos atletas que son o han sido parte de la comunidad UVM y que tienen logros deportivos excepcionales.

A %d blogueros les gusta esto: