REGRESO A CLASES DE MANERA VIRTUAL EN MÉXICO

En el último informe emitido por parte del Foro Económico Mundial en el 2019, México obtuvo el puesto 48 del ranking de competitividad mundial de los 141 países analizados. Ha empeorado su situación, ya que en 2018 estaba en el puesto 46.

Este tipo de mediciones analiza cómo utiliza un país sus recursos y capacidad para proveer a sus habitantes de un alto nivel de prosperidad. Para lo que requiere el análisis de variables económicas, de desarrollo industrial, planeación urbana, incluyendo número de centros educativos y espacios de investigación, ya que estas condiciones también impactan directamente en el bienestar de un país.
No es gratuito que se asegure que la educación es el futuro de las naciones. Desafortunadamente, hasta poco antes de lo sucedido a causa del COVID-19, nuestro panorama educativo no era muy sobresaliente.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en los resultados de la prueba PISA 2018, el 35% de los estudiantes de México no obtuvieron el nivel básico en las áreas de matemáticas, lectura y ciencias.

Y en los últimos reportes del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) revelaron que a nivel nacional, poco más de la mitad de los jóvenes logró concluir su bachillerato en 2018. Desde luego que esta cifra se recrudece en entidades que pertenecen al sur de nuestro país.

Si a este escenario sumamos una pandemia aconteciendo en el mundo, se vuelve un completo desafío que las juventudes y la niñez, no pierdan su ciclo escolar este año.

Pero aún mucho más complejo se vuelve el escenario cuando pensamos no únicamente en cumplir con el ciclo, sino en lograr los aprendizajes necesarios y correspondientes a cada grado académico.

Este suceso global, sorprendió al sector educativo, y a partir de la suspensión de actividades en las escuelas, se han visto esfuerzos de docentes, madres y padres de familia y estudiantes al involucrarse con nuevas plataformas o medios para continuar con sus clases.

No en todos los casos se han obtenido los mejores resultados, y es que aunque parezca complejo en el 2020, México cuenta con áreas que no gozan de conexión a internet o que debido a la brecha económica, las familias no cuentan con dispositivos apropiados o funcionales para conectarse a una plataforma digital.

Por ello es que esta propuesta emitida por las autoridades educativas que han optado por un modelo enfocado en la enseñanza a través de la televisión, es dentro de las decisiones actuales que pueden ser posibles, la más acertada, ya que con la infraestructura actual, un modelo de clases en línea corre el riesgo de abrir más la brecha entre estudiantes, debido a la falta de conectividad a internet en gran parte del país o la disposición de una computadora, lo que afectaría más a los alumnos vulnerables de regiones alejadas.

Sin embargo, es responsable señalar también que será indispensable el acompañamiento y monitoreo del proceso de aprendizaje, mecanismos para reforzar lo aprendido por las y los estudiantes, y pensar en talleres y programas de regularización. Buscar por sobre todo que las cifras de deserción escolar, no crezcan aún más.

Sin duda será una tarea titánica mantener en ritmo nuestro esquema educativo con tantas familias atravesando por una economía tan dañada como la actual, donde una de las opciones es que las y los estudiantes apoyen en el sustento de los gastos de los hogares.

En el Partido de la Revolución Democrática, sabemos que esta delicada situación puede vulnerar el derecho humano de las y los estudiantes a un desarrollo óptimo en su juventud y su infancia, y desde luego que su rezago educativo repercute de manera fuerte y directa en la competitividad de nuestro país.

Por ello, El PRD reconoce el esfuerzo de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y de las cuatro principales concesionarias de televisión, para llevar a cabo la educación básica a distancia a partir del 24 de agosto que inicia el ciclo escolar 2020-2021.

Promoviendo que la educación continúe siendo prioritariamente inclusiva, desde la Dirección Nacional Extraordinaria (DNE) del Partido de la Revolución Democrática (PRD) nos comprometimos con la educación en México, y cedimos nuestros espacios de las prerrogativas de tiempo aire en televisión, que legalmente corresponde a los partidos políticos, para llevar a cabo el proceso educativo durante la pandemia.

unnamed

A %d blogueros les gusta esto: