EL SENDERO DEL LÍDER

Guillermo Canseco Ramos

Querido lector, comparto contigo una serie de pensamientos personales acerca del liderazgo. Utilizo la metáfora del sendero porque estoy convencido que todos podemos ser líderes en diferentes ámbitos de la aventura llamada Vida, conforme adquirimos experiencia y desarrollamos una mayor conciencia de nuestro potencial. Deseo de corazón que cada palabra y cada frase tenga un significado trascendente para ti. Iniciemos… 

Emprende tu camino siempre hacia adelante, mantén en alto la frente, deja volar el pensamiento más allá del límite del cielo y conserva firmemente ambos pies sobre la tierra. Honra por igual cada sendero que recorras, a los más bellos y a los más terribles. Reconoce tu propósito y aunque en ocasiones te pierdas, jamás claudicarás por lograr tu sueño. Observa y concéntrate y podrás edificar tu alma a cada paso, en cada memoria y en cada experiencia.

El caminante sobre el mar de nubes. Caspar David Friedrich (1818)

Permite que te acompañen y sé también agradable compañía. Respeta y disfruta la presencia de cada persona que se una a tu andar, vive al máximo el encuentro sin esperar que te sigan durante todo el trayecto. Cada alma tiene que enfrentar su propio destino. Si en algún punto del camino elige otra ruta o decide detenerse, despídete con serenidad y bendice haber compartido su tiempo y espacio. En tu camino nunca estarás solo. Aunque ocultos a los sentidos, en ti habita el universo entero y por tanto todos los misterios del infinito.

Que tus pasos no sean en vano. Abre brecha para los caminantes que vienen detrás de ti. Si bien es necesario que aprendan por sí mismos a recorrer su propio camino, compartirás la experiencia que has ganado y les enseñarás el dominio de las herramientas que a lo largo de tu vida has aprendido y te han edificado.

Que el Amor sea tu brújula. Si conservas amor en tu corazón no habrá nada que te detenga. En las noches más oscuras, el amor será la estrella más brillante, si la reconoces no habrá modo de que te pierdas. Encontrarás caminos repletos de espinas y el dolor parecerá insoportable, no se puede ocultar esa verdad, sin embargo, aquel caminante que transita con la fuerza del amor como su guía, trascenderá el dolor en experiencia y convertirá en flores las espinas.

Camino con ciprés y estrella. Vincent van Gogh (1890)

¡Ahora es el momento de avanzar! ¡No hay mañana ni hay marcha atrás! Reconoce en ti el enorme potencial que tienes para afrontar y vencer los retos que hoy parece te superan. Escucha atento la invocación para que surja majestuosa tu máxima fortaleza creadora.

Nuestra Madre Naturaleza lo sabe. Reconoce que eres su hijo y como tal posees la misma sabiduría que reina en ella. Por lo tanto, oh caminante, te son innatos los dones de la sabiduría y de la belleza. Aunque te parezca que se mantuvo oculta por mucho tiempo, siempre esperó paciente a que despertaras. A veces te hablaba en suaves susurros y en otras ocasiones gritaba ¡despierta! ¡Abre de una vez tu conciencia, mente y corazón! Libera a tus palabras y acciones de las cadenas de la mentira, despoja a tu verdadero Ser de las vendas del gran ego, rompe el lazo de la codicia y la ambición que te ata al sufrimiento. ¡Camina y siempre camina! Y recuerda…

¡Tú eres el camino y el caminante! 

A %d blogueros les gusta esto: