El mejor tratamiento para pacientes con EPOC, es la actividad física

La labor del fisioterapeuta es mejorar su calidad de vida e integrarlos a sus actividades de la vida diaria, laborales y sociales, señalan egresadas de UVM.

Hiali Nuñez Martínez, Fernanda Saint Martin Parada y Bianca Magaly Cano Álvarez, egresadas de la Licenciatura en Fisioterapia de la Universidad del Valle de México Campus Chapultepec, señalaron que el mejor tratamiento para un paciente con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), es la actividad física, debido a que mejora la tolerancia al ejercicio, aumenta la fuerza muscular y la capacidad pulmonar.

Hiali Núñez, autora principal del estudio Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), presentado en el Segundo Foro de Investigación Estudiantil de UVM, señaló que la EPOC es una de las patologías más frecuentes a nivel respiratorio y puede provocar que los pacientes disminuyan su participación activa en la comunidad y hacerlos más propensos a padecer enfermedades graves.

Hiali Núñez

De acuerdo con Hiali, la labor del fisioterapeuta en pacientes con EPOC, consiste en mejorar su calidad de vida e integrarlo a sus actividades de la vida diaria, laborales y sociales, a partir de la aplicación adecuada de técnicas respiratorias y la corrección del patrón respiratorio.

“La importancia del fisioterapeuta no es menor a la labor del médico neumólogo, puesto que el tratamiento es un complemento y aliado, ya que controlamos y estabilizamos los síntomas, mejoramos la función pulmonar y la tolerancia del paciente”, indicó.

Las egresadas Hiali, Fernanda y Bianca Magaly detallaron que con el tratamiento que brinda el fisioterapeuta a los pacientes con EPOC, se eliminan las secreciones, ya que tienen dificultad para expulsarlas, lo que genera que tengan mayor riesgo de sufrir infecciones respiratorias; lo siguiente es la disnea, que limita al paciente en la realización de sus actividades diarias y, respecto a la cual, el tratamiento fisioterapéutico ayuda a disminuir la sensación de falta de aire.

Si bien la recuperación a través del tratamiento fisioterapéutico no es al 100 por ciento, ya que depende del nivel de gravedad de la enfermedad, la situación socioeconómica y los hábitos del paciente, hay beneficios aplicando objetivos a corto y a largo plazo. “Teniendo en cuenta estos puntos, se establecen objetivos terapéuticos, los cuales deben adecuarse a las necesidades del paciente, siempre y cuando estos sean capaces de alcanzarlos”, comentaron.

“Si lo vemos a corto plazo, la fisioterapia respiratoria ayuda a controlar la sensación de falta de aire (disnea), aumenta la ventilación pulmonar, corrige el patrón respiratorio y previene el contagio de enfermedades infecciosas respiratorias; y, a largo plazo, sería la tolerancia a esfuerzos, fortalecimiento de músculos respiratorios y alcanzar el máximo grado de autonomía”, explicaron las egresadas de UVM Campus Chapultepec.

Al hablar de los riesgos que un fisioterapeuta enfrenta en un paciente con EPOC, estos surgen en el sistema respiratorio y principalmente es falta de aire, ya que al no tener una adecuada ventilación y aumentar la demanda de oxígeno, al paciente se le complica la realización de las actividades; otro riesgo son los niveles de saturación de oxígeno ya que, si se encuentran en un rango menor a 90%, el esfuerzo mínimo lo podrá alterar.

Bianca Cano

En cuanto al sistema cardiovascular, es la presencia de arritmias cardiacas y el aumento de la presión pulmonar dentro del corazón. “En el sistema musculoesquelético, se considera la atrofia (disminución del tamaño del músculo) y la fatiga muscular, ya que, si el paciente no se mueve, va a perder capacidades funcionales y esto conlleva a un mayor esfuerzo en la realización de sus actividades”, señalaron las estudiantes.

Comentaron que la iniciativa GOLD (Global Iniciative for Chronic Obstructive Lung Disease), ha definido al EPOC como una enfermedad prevenible y tratable, con afectación sistémica extrapulmonar, debido a que causa una limitación del flujo de aire que se ve asociada con una respuesta pulmonar anómala.

Los principales factores de riesgo que provocan el EPOC, son el tabaquismo (como factor primario), exposición de biomasa (uso en calefacción o en cocina), contaminación ambiental; de igual manera hay otros factores que son la edad, el género, el envejecimiento pulmonar, entre otros.

En su estudio presentado en Segundo Foro de Investigación Estudiantil de UVM, refieren que, según datos epidemiológicos provenientes de la revista de Neumología y cirugía de tórax en el 2007, se registra una prevalencia de un 7.8% en personas mayores de 40 años, esto con base en el criterio GOLD.

En el año 2019, el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica señaló que es difícil conocer el número de casos de EPOC que se producen al año al no tener una constante vigilancia, pero se ha manifestado como una de las principales causas de muerte debido a que causa 19,000 defunciones por año.

Finalmente, las estudiantes de Fisioterapia de UVM, expresaron que es importante no olvidar que, como en todas las patologías, el estado de ánimo juega un papel importante para la mejoría del paciente con la EPOC, quienes deben trabajar en afrontar la enfermedad. Con el tratamiento fisioterapéutico indicado, en automático se vuelven pacientes que cumplen y se comprometen con sus actividades, lo que les brinda mayores beneficios para su calidad de vida.

Fernanda Saint
A %d blogueros les gusta esto: