Los Centros de Información de la UASLP reabren sus puertas con todas las medidas sanitarias: Mtra. María Dolores Compeán Aguilar, jefa del Departamento del Sistema de Bibliotecas.

A partir de este lunes 31 de agosto los Centros de Información de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí reabrieron sus puertas a la comunidad universitaria, así como al público en general, informó la maestra María Dolores Compeán, y sólo quedarían pendientes de abrir algunas bibliotecas en los campus foráneos.

Indicó que los espacios tendrán un aforo reducido, ya que sólo se permitirá que haya un 30 por ciento de la capacidad en cada centro de información, con la finalidad de atender a los alumnos que deben utilizar cubrebocas y mantener la sana distancia, resaltando además que se están brindando servicios virtuales.

“Tenemos la Biblioteca Virtual Universitaria, se trata de un espacio de libros en español para todos los alumnos de licenciatura y pueden acceder desde sus casas o cualquier lugar donde se encuentren con sus dispositivos. También tenemos servicios como préstamo de libros y documentos con previa cita para prevenir y reducir posibles contagios del Covid-19”, explicó.

Sobre las medidas que se están tomando en cuenta en la reapertura de las bibliotecas para que los estudiantes que inician actividades se sientan seguros, explicó que “se toman todas las disposiciones, desde el lavado de manos, gel, el uso de cubrebocas, ya que sin éste no se permite el acceso”.

Agregó que solo se están destinando ciertos espacios de las bibliotecas para reducir el número de personas en las mesas de trabajo, “solo podrán estar máximo dos personas en cada una. En nivel de estantería, éstas permanecerán cerradas, ahora se tienen que solicitar a los bibliotecarios los títulos de los libros para que ellos puedan hacer la búsqueda”.

Comentó que entre otros aspectos que se tomaron en cuenta para esta reapertura, es continuar con los protocolos sanitarios de ingreso a las instalaciones, como es el colocar gel a quienes visitan los centros de información, toma de temperatura, así como un pequeño cuestionario para saber de manera general su estado de salud, “si hubiera algún indicio de alguna situación, se canalizará inmediatamente al Centro de Salud Universitario”.

La maestra María Dolores Compeán Aguilar destacó que el proceso de normatividad de las bibliotecas está bajo la norma de calidad ISO 9001-2025, y en este caso “lo que hicimos fueron las modificaciones respectivas, ya que el libro tendrá otro tratamiento, así como las condiciones en que se atenderán a los usuarios”.

A %d blogueros les gusta esto: