Ciclovía en Carranza será el tiro de gracia para el cierre de PYMES

Parece que al Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN)  esta pandemia les “cayó como anillo al dedo”, ya que, aprovechando el cierre temporal de los negocios ubicados en Av. Venustiano Carranza debido a las medidas sanitarias de confinamiento y aislamiento social, las obras de la ciclovía siguieron su curso, sin tomar en cuenta que los empresarios han expresado su desacuerdo al municipio por dicha obra, peor aún y es sorprendente que, durante el año 2019, se concretaron diversas obras de modernización en esta avenida y no se haya considerado que en 2020 se planeaba iniciar los trabajos de la ciclovía; a la luz de la sociedad, evidentemente, esta situación refleja una falta de coordinación entre el gobierno estatal y municipal, el cual tendrá un impacto presupuestal adicional que tendremos de pagar todos los  contribuyentes.  

Es lamentable, que no se tenga una visión clara sobre las obras de infraestructura pública, ni que se escuche la opinión de los empresarios, especialmente en las condiciones actuales, donde lo que más se requiere es emprender acciones que fortalezcan la reactivación de la economía de las pequeñas y medianas empresas (PyMEs), ya que todos sabemos que los apoyos del gobierno federal han sido insuficientes y escasos, no así los costos y gastos que han tenido que incurrir las empresas para cumplir con las medidas sanitarias y parece ser que a muchos se les olvida quienes son los que  generan los recursos en este país, tener presente que las PyMEs son relevantes para la economía, no solo porque aportan a los procesos productivos y de comercialización, sino por la gran cantidad de empleos que generan y su flexibilidad de adaptarse a las nuevas tecnologías, en términos económicos a nivel nacional aportan el 42% del PIB y generan el 73.8% de los empleos remunerados, donde existen 5 millones de unidades económicas, de las cuales 99.8% son PyMEs.  

El tema de las ciclovías no es nada nuevo para el municipio de San Luis Potosí, desde la administración del ex-alcalde Mario García Valdez se puso en marcha en junio de 2013 la primera fase de un proyecto de ciclovías dentro de las acciones del plan de movilidad urbana, donde una de las cuales se ha mencionado que presentan deficiencias ya que no cumplen con los requisitos y estándares y que no conectan a una correcta inserción a la vialidad.

En este sentido, el pasado 13 de mayo del presente, representantes del municipio de San Luis Potosí y empresarios, comerciantes y oficinistas de la Avenida Carranza se reunieron de manera presencial, respetando las medidas sanitarias en las instalaciones de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (CANACO-SERVYTUR) con el objetivo de sociabilizar este proyecto y recibir opiniones de los empresarios. No obstante, al finalizar la presentación del proyecto, todos los empresarios asistentes, de manera unánime se opusieron al proyecto argumentando la repercusión que traería a sus negocios, ya que disminuirían sus ventas y servicios por la falta de afluencia de vehículos derivado de la reducción de carriles, otro punto importante que se les hizo saber es que esta zona es de hospitales y consultorios médicos, donde muchas personas de la tercera edad reciben asistencia médica, lo cual también dificultará su movilidad, donde en su mayoría utilizan sillas de ruedas.

Otro de los argumentos del municipio es que se busca que la avenida Venustiano Carranza se convierta en un “Corredor Cultural”, lo cual pareciera en principio una buena noticia, sin embargo los hechos y la realidad dicen todo lo contrario, ya que lo único que ahora se tiene son unos murales que han sido plasmados en edificios de Carranza, donde, vale la pena aclarar y reconocer que estas obras fueron impulsadas gracias a los dueños de estos edificios y al consejo del centro histórico, quienes con la participación de algunas empresas potosinas como Pinturas Osel, Restaurantes La Parroquia, el Hotel Panorama y RELEVA (Renta de Plataformas de Elevación).

Resulta evidente que no hay ninguna intención de que esta avenida se convierta en un corredor cultural, si así fuere, entonces ya se hubiera hecho algún tipo de convocatoria para involucrar a los artistas locales, lo cual es muy lamentable, ya que tenemos una diversa oferta cultural y artística con los cuales se podría lograr un importante corredor cultural y de esta manera lograr el desarrollo cultural de nuestro estado.

Ahora pasemos a revisar con datos simples, si comparamos el costo que representa esta obra con la de Av. Himno Nacional, podemos concluir que es 36% más cara. Tan solo en Himno Nacional por 4.7 kilómetros se pagaron 9 millones, es decir, 1.9 millones de pesos por kilómetro, para la obra de Av. Venustiano Carranza se tiene un presupuesto total asignado de 3.9 millones de pesos en un tramo de 1.5 kilómetros, entre las calles de Uresti y Avanzada por lo que cada mil metros costarán al ayuntamiento 2.6 millones de pesos por Kilómetro.

No perdamos de vista que en las condiciones actuales de crisis económica, la prioridad de todo gobierno responsable, debe ser impulsar medidas para fortalecer a los empresarios y lograr la reactivación económica local inmediata, de nada nos servirá tener una gran obra de movilidad urbana, cuando una gran parte de la población se queda sin empleo, por el cierre de empresas, tener presente que de acuerdo con cifras del INEGI recientemente informó que la economía mexicana se desplomó en el segundo trimestre  -17.1 por ciento respecto al primer trimestre del año, y en su comparación anual el PIB cayó -18.7 por ciento, lo que representa la caída anual más alta desde 1981. Adicionalmente, las consecuencias en el corto y largo plazo repercutirán en una disminución de los ingresos por parquímetros, que puede afectar el cumplimiento de obras públicas del municipio.

Los empresarios no se oponen a construir una mejor ciudad sustentable, coinciden que el uso de la bicicleta es un medio de transporte alternativo y seguro, sin embargo, las condiciones actuales post covid serán diferentes y el espacio de la avenida Carranza es reducido por lo que quitaríamos un espacio para movilidad de los autos, lo cual generará mayor tráfico y contaminación.

Querido lector, usted analice, reflexione y decida que es mejor, ¿Darles el tiro de gracia a las empresas que están instaladas en la avenida Venustiano Carranza, con esta obra? ó ¿Permitir que sigan los trabajos de una ciclovía? Donde que más que resolver un asunto de movilidad urbana, afectará la continuidad y existencia de las empresas y negocios instalados en dicha artería.

Concluyó mi columna, compartiendo con usted una fórmula planteada por Rousseau:

“Construyan, ciudadanos, y tendrán lo que necesitan”

Lic. Y M.C.I. Rafael Munguía Garduño

Especialista en impuestos y comercio internacional

Catedrático, columnista, conferencista, asesor y promotor cultural. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: