Cuando el Miedo casi Roba tu Sueño

Por: Sara Catalina Ramos Reyna

Tenía mil ganas de escribir y cuando tuve la oportunidad no sabía ni por donde comenzar, crecí admirando a las personas que en las películas se dedicaban a escribir y me encantaba la idea de poder hacerlo, es decir, me emocionaba que alguien pudiera encontrar dentro de su pasión el desarrollo de una vida profesional; pensaba en las posibilidades de llegar a una persona que al leer mi producción su mente hiciera “clic” sobre algo que estuviera esperando; pensar en que las palabras muevan y cambien el mundo y permitan que alguien pueda reflejar sus sentimientos y emociones en un texto que los describa y les permita tomar decisiones, de esas que son de gran trascendencia para el ser; el típico momento en el que esperas una señal y “casualmente” te llega, es él climax de una pieza literaria, el impacto.

Sin embargo cuando me llegó la oportunidad de escribir, el miedo no se hizo esperar; miedo ¿a que? pues a no dar esa señal correcta, que todo salga al revés de cómo lo imaginaste, que esa persona que esperaba ansiosamente obtener algo bueno de la lectura que llegó a sus manos, termine aburrido o incómodo, aunque con este miedo se pierde el enfoque de que finalmente el lector puede decidir e independientemente de lo que queramos transmitir, no tenemos el control sobre aquello que resulta a partir de lo que generamos; así como todo en la vida, tenemos cierto control y debemos asumir responsabilidad por lo que emitimos, pero finalmente el impacto real no solo depende de la emoción, el sentimiento o la intención de quien genera información;  quien recibe la información, puede decidir primero, si la recibe o no y en segundo lugar, decide si esa información puede tener el privilegio de impactar su vida.

Reconociendo esto me di cuenta entonces, con esa misma responsabilidad y conciencia personal, que en realidad lo que sucedía era que me encontraba ante un terrible episodio de inseguridad,  de esa que te paraliza y que aún sabiendo lo que deseas, no te permite realizarlo;  falta de confianza, le llamamos también, así que, contarles esta historia me pareció interesante para presentarme y expresarles que me encantará discernir con ustedes algunos conceptos y situaciones, que como esto, nos hacen reconocernos humanos y que en ocasiones no les damos importancia aún cuando están determinando nuestra existencia.

La confianza, seguridad en sí mismo según la RAE o también conceptualizada como “ánimo para obrar”, representa un elemento que es fundamental para el ser humano, pues gracias a él, puede construir y crear su entorno, es por eso tan importante que le restemos importancia a aquello que nos frena a atrevernos a ser nosotros mismos.

Ralph Waldo Emerson (1803-1882) asumía que “la confianza en sí mismo está asociada al anticonformismo” es decir, tenemos miedo no sólo de ser suficientes para nosotros mismos sino (y a veces quizá más importante), ser suficientes a los ojos de los demás.

En fin, el punto de partida es reconocer el aquí y el ahora, sin embargo mi  propuesta hoy, es rememorar las palabras de  Waldo Emerson cuando proclamaba: “liberémonos del peso de las nomas sociales, aprendamos a pensar y ver el mundo sin dejarnos influenciar por la opinión pública  y su decoro,  este sería el camino que todos los grandes hombres escogerían; no se debe pues, tener miedo a ser uno mismo, siguiendo siempre la intuición y sin renunciar jamás al combate cotidiano de las múltiples normas que nos impone inevitablemente la vida en sociedad.”

A esto solo agregaría que la autenticidad de nuestro actuar, aún cuando “no nos importe la opinión”, si debe reflejar, los valores y los aspectos que realmente nos definen y aunque debamos atrevernos a tomar riesgos, no debemos olvidar nunca nuestra esencia y la razón por la cual nos movemos hacia un nuevo reto.

Nos leemos pronto.

Fuente:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: