¿Hacia dónde va la política en materia indígena?

Por: Ismerai Betanzos

En agosto del 2018, en ese momento como presidente electo, Andres Manuel López Obrador anunciaba la desaparición de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), creada en 2003 por Vicente Fox, como resultado de la reforma constitucional en materia indígena de 2001, y anunciaba la creación de un Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, así como que “reviviría las coordinaciones regionales indigenistas instalando 132 en el país”, cabe señalar que nunca desaparecieron los Centros Coordinadores y fueron el punto focal de la CDI en la relación institucional con los pueblos indígenas, incluso, para la vinculación interinstitucional, también debemos señalar que el Presidente fue servidor público del INI en Tabasco,  en la época en el que Ignacio Ovalle Fernández fue titular del INI (1977), por lo que conocía la importante función que hasta hoy, han realizado los Centros Coordinadores.

En ese anuncio, el presidente electo señaló: “Vamos a apoyar con recursos suficientes y con atención a los pueblos indígenas. Todas las etnias van a ser atendidas en estas coordinaciones.” ¿Qué ha pasado a partir de esta declaración?, la respuesta del Gobierno Federal es una importante disminución del presupuesto dirigido a la población indígena y el “encajonamiento” de los indígenas en políticas asistencialistas que siguen viéndoles como objeto del desarrollo, a quienes solo hay que darles los recursos que el Gobierno considera y para las actividades que son definidas desde la centralidad de la Secretaría de Hacienda.

A partir de 2008, se incluyeron en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), anexos transversales para la atención de grupos específicos, como mujeres (Anexo 13), y en el caso de la población indígena, el Anexo 10 denominado “EROGACIONES PARA EL DESARROLLO INTEGRAL DE LOS PUEBLOS Y COMUNIDADES INDÍGENAS”, que para el presente ejercicio 2020 “cuenta” con 104,680,076,604 (pesos), incluidas en los siguientes ramos: Gobernación, Agricultura y Desarrollo Rural, Comunicaciones y Transportes, Economía, Educación Pública, Salud, Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Medio Ambiente y Recursos Naturales, Aportaciones a Seguridad Social, Bienestar, Provisiones Salariales y Económicas, Aportaciones Federales a Entidades Federativas y Municipios, Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Consejo Nacional se Ciencia y Tecnología, Entidades no Sectorizadas (INPI, por un total de $4, 018,344,867) y Cultura.

¿Cómo ha evolucionado el presupuesto transversal?

Presupuesto para población indígena

Anexo 10 vs INI-CDI-INPI (2000-2020)

Millones de pesos

Mientras los recursos del Anexo 10 se han incrementado paulatinamente, el presupuesto total para la población indígena, han disminuido considerablemente, y no es la excepción en la discusión que ha iniciado el Congreso Federal respecto a los recursos que se están considerando en el PEF 2021, respecto al Anexo 10 y respecto al presupuesto especifico destinado al INPI.

Con base en el documento Aspectos Relevantes de Finanzas Públicas en el Paquete Económico 2021 del centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados[1], de fecha 08 de septiembre de 20202, se desprende que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público propone para 2021 un presupuesto de 111,319.5 mdp, que en términos reales significa 2.8% mas para el “Desarrollo Integral de los Pueblos y Comunidades Indígenas”, en el cual destacan las propuestas de los programas: Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores; Programa de Apoyo para el Bienestar de las Niñas y Niños, hijos de Madres Trabajadoras; Sembrando Vida; Atención a la Salud, y Medicamentos Gratuitos para la Población sin Seguridad Social Laboral. El Ramo que con la propuesta del ejecutivo determinaría la variación real prevista, sería el Ramo 20 Bienestar, donde se ubican los mayores incrementos.

Esto es, que el incremento del PEF -2021 se da particularmente para los programas presupuestarios considerados de la Secretaría de Bienestar, lo que con base en la información difundida por la Red Nacional Indígena asciende al 54% del Anexo 10 del PEF con un total de 60 mil millones de pesos,  mientras que para el INPI, se presenta un presupuesto de 3 mil millones de pesos, lo que representa una disminucion del 3% en relación con el presupuesto de 2020.

Aquí vale recordar que desde el Plan Nacional de Desarrollo 2019 – 2024, se ubica a la población indígena como objeto de la política social, en el apartado de política social se incluye a la población indígena en la mayoría de los programas, en algunos incluso como población prioritaria.[1]  En el apartado de Economía, se identifica a la población indígena como sujetos de consulta y beneficiaria de los proyectos de infraestructura como El Tren Maya y el Programa para el Desarrollo del Istmo de Tehuantepec.

Las prioridades de los gobiernos se notan en los destinos presupuestales y en las políticas públicas que se diseñan e implementan, en este sentido se avisora a futuro una compactación de programas, tal y como se desprende del documento “Estructura Programática a emplear en el proyecto de Presupuesto de Egresos 2021”,[3] con la fusión de programas presupuestarios del INPI.

Esta es la aspiración de desarrollo de los pueblos indígenas? Nos parece que no, en primera porque deben ser los pueblos y comunidades indígenas los que deben definirlo, y en segunda porque se han levantado diversos ejercicios de planeación y de participación de la población indígena en el territorio para determinar sus visiones de desarrollo y lejos está de los objetivos de los programas presupuestarios que se están planteando desde el Gobierno Federal y que será la Secretaría de Bienestar la que los lleve a cabo.

Mientras tanto, los pueblos indígenas seguirán esperando un sexenio más para que sus aspiraciones tan distintas como la diversidad misma de este país, sean consideradas por el Gobierno a través de procesos autogestivos, y mediante mecanismos de política pública que realmente respondan a sus necesidades.

Nos toca ahora defender al INPI y al Presupuesto, de lo contrario, el INPI así como la CDI despareceran, pero ahora no hay cómo crear una nueva institución y la Secretaría de Bienestar no es ni ha sido la respuesta para la población indígena, ahora bien, no hemos dicho nada de la población afromexicana, pero el presupuesto del INPI ahora no solo es para indígenas.


[1] https://www.cefp.gob.mx/publicaciones/documento/2020/cefp0342020.pdf     consulta: 08-10-2020

[2] En los programas de Jóvenes Construyendo el Futuro y el de Desarrollo Urbano y Vivienda, no se menciona a la población indígena, lo que no significa que no sean objeto de dichos programas. En el caso de Jóvenes Escribiendo el Futuro y del Programa Nacional de Reconstrucción, la población indígena, es considerada dentro de la población prioritaria.

[3]https://www.ppef.hacienda.gob.mx/work/models/PPEF/2021/estructura_programatica/1_EstructurasProgramaticas_paraPPEF2021.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: