INNtenseando: Calaverita para los maestros

Salió de su fría mortaja
situada en el camposanto
y emprendió su caminata
con un espantoso canto.

Caminito de la escuela
la calaca canturreó
y se dirigió hacia ella
con una insana intención,
quería llevarse a los profes
a descansar al panteón.

Las ocho de la mañana
en el reloj se marcaban,
pero el patio y los salones
abandonados estaban.

No estaba el señor prefecto
con semblante militar,
observando atento
puntualidad y uniforme
que todos deben portar.

Tampoco en la dirección
encontró a su encargada,
dispuesta a tocar el timbre
para iniciar la jornada.

¿A dónde se fueron todos?
¿Qué es lo que pudo pasar?
Se preguntaba silente
pretendiendo adivinar.

 

Lo que en realidad sucedió
y nadie puede cambiar
es que un virus muy maligno
ha tomado su lugar.

Nos sorprendió desde marzo,
llegando desde la China,
multiplica los contagios
de enfermedad asesina.

Jornada de Sana distancia
el gobierno decretó,
y a trabajar desde casa
a todos nos conminó.

La escuela entró a la casa
y en la tele se instaló.
Todo el día ahora hay clases,
la diversión acabó.

Los que tienen internet
buscan también conexión
para enviar los trabajos
y entrar a videosesión.

Extrañando a sus amigos
y a sus maestros también,
los niños quieren su escuela,
prometen portarse bien.

Los maestros resilientes
buscaron actualizar
sus competencias docentes
para poder enseñar.

Aprendieron plataformas
que antes habían ignorado.
Zoom, meet y teams
son ahora sus aliados.

Envían tareas en Facebook,
y contestan el Whatsapp
y el horario de trabajo
no parece terminar.  

Sorprendida y enojada
por la nueva realidad
la huesuda se decide
por su víctima cambiar.

No sabe lo que le espera
-dijo muy encanijada-
a ese virus oportunista
me lo llevo a la fregada.

Cara a cara se encontraron
en medio de un fuerte hedor;
la catrina tenebrosa
y el virus SARS-Cov-2

¿Qué quieres conmigo flaca?
le dijo sin dilación;
si aún no llega la hora
de mudarme p´al panteón.
Hay muchos atarantados
que me puedo aún llevar
por no usar el cubrebocas
yo los voy a inocular.

Te necesito llevar
conmigo al más allá
para que dejes en paz
la educación nacional.

El acreedor sempiterno
al que el alma ya has vendido,
te reclama en el infierno
por lo mucho que has jodido.

La lección está dictada,
y mañana al amanecer
o nos lleva la fregada
u otro México veremos.

De pasada nos llevamos
para que pare la tos
las reuniones de consejo
y el Aprende en Casa 2.

Sergio Dávila Espinosa

2 de noviembre de 2020

1 comentario

  1. Esta sí es buena rima
    Mi estimado Sensei
    Es la buena poesía
    Tal como debe ser.
    Ritmo, canto y sentimiento
    Y pasar el buen momento
    Rima, Alma y buen acento
    Y el sabor, arman buen cuento…
    Saludos Dr. Davila

    Leonardo Tonatiuh

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: