Nuevo etiquetado de alimentos: ¿funcionará en México?

“Aquellos que piensan que no tienen tiempo para una alimentación saludable tarde o temprano encontrarán tiempo para la enfermedad” (Edward Stanley)

Por: Alessia Dávila

En medio de esta crisis sanitaria provocada por el coronavirus (COVID-19), cuidar la salud se ha vuelto algo esencial para todos; pues esta enfermedad nos ha enseñado que uno de los valores más preciados que puede tener el ser humano es precisamente gozar de buena salud; por ello, debemos de cuidarla, estar siempre al pendiente de ella, vigilarla no como algo aislado, sino que, por el contrario, desde pequeños debemos aprender a darle la importancia que merece para conservarla lo más posible.

Halfon N, Hochstein M, definen la salud como “un proceso dinámico durante todo el ciclo de una vida, que comienza antes de la concepción y continua durante toda la existencia, por lo cual debemos potencializar e integrar la visión de la salud como un recurso esencial y como una dimensión de desarrollo sostenible que se refleja en mejores condiciones de vida sociales, económicas y físicas de una población” (Construyendo la Salud en el Curso de la vida)

En México, desde hace poco más de 20 años, “las enfermedades crónicas no transmisibles, pasaron a ocupar los primeros lugares como causas de muerte general: enfermedades del corazón, tumores malignos y diabetes mellitus”, debido principalmente al “cambio en el estilo de vida tanto en la alimentación como en la actividad física”. (Informe ENSANUT 2018)

Debemos recordar, que hay una relación estrecha entre estas enfermedades no transmisibles y la alimentación, pues esta jugará un papel determinante como medida de prevención. 

Es una realidad que en nuestro país tenemos un estilo de alimentación muy relajado, porque la mayoría de las veces nos alimentamos sin informarnos de lo que estamos consumiendo, tenemos malos hábitos alimenticios, y por si fuera poco tampoco practicamos de forma frecuente y constante una actividad física o deporte.

Por ejemplo, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT 2018), el consumo cotidiano de alimentos no recomendables en niños de 5 a 11 años son los siguientes: el 85.7% de este grupo consume bebidas no lácteas endulzadas, 64.6% botanas dulces y postres, 52.9% cereales dulces y 38.2% bebidas lácteas endulzadas; en cuanto a los adultos mayores de 20 años, el 85.8% consume de forma cotidiana bebidas no lácteas endulzadas, 35.4% botanas, dulces postres; 33.9% cereales dulces, y 16.8% bebidas lácteas endulzadas; todo esto en consumo cotidiano.

Para el año de 2018, México ya contaba con alrededor de 8.6 millones de personas con diagnostico medico de diabetes y 15.2 millones de personas con hipertensión; además de que un 75.2% de adultos de 20 años y más tiene sobrepeso y obesidad, lo que representa también cuantiosos costos para el sector salud. (ENSANUT 2018)

Como podemos observar estas cifras nos obligan a hacer un alto y preguntarnos ¿de qué nos estamos alimentando?, ¿cuáles son nuestros hábitos alimenticios?, y ¿cuáles son las alternativas que tenemos para solucionar este problema?; pues además de los costos sociales que generan estas enfermedades también tienen un impacto económico significativo para el erario.

Como parte para el combate a estas enfermedades crónicas que padecen una buena parte de la población mexicana, y como medida para garantizar principalmente aspectos de información comercial y protección al consumidor; el 8 de noviembre de 2019, después de un proceso de discusión en el senado y cámara de diputados;  se publica en el Diario Oficial de la Federación el Decreto por el que se reforman y adicionan, diversas disposiciones a la Ley General de Salud, en materia de sobrepeso, obesidad y etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas; que establece un nuevo sistema de información frontal de advertencia.

Con relación a lo anterior el 27 de marzo de 2020, se publico en el DOF la modificación a la norma oficial mexicana, NOM-051-SCFI/SSA1-2010 sobre las especificaciones generales de etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados, cuyo objetivo es advertir de forma clara y veraz sobre el contenido de nutrimentos cítricos e ingredientes que representan riesgos para la salud en un consumo excesivo.

Si bien, los alimentos ya cuentan con una tabla de información nutrimental en su envoltura; la realidad es que en la mayoría de los casos para el consumidor común es complicada de interpretar.  Cabe destacar que la etiqueta y el empaque es la primera vista que tenemos a la hora de comprar un producto, por lo que este etiquetado frontal en forma de octágonos en color obscuro informara al consumidor de una forma clara y si quizás más agresiva cuando se está optado por un alimento que pudiera contener nutrimentos dañinos a la salud.

Por supuesto que ha habido reacciones adversas a la publicación de esta norma, la industria alimentaria ya se manifestado en contra pues afirma que los octágonos oscuros que deben de llevar las etiquetas de los productos de cierta manera causan aversión a la compra de estos, o simplemente los “satanizan” como productos realmente nocivos para la salud. Incluso han argumentado que este nuevo sistema de etiquetado causará más confusión a la hora de elegir un producto.

Si en estos últimos días has asistido al supermercado a hacer la compra de alimentos, te llevarás una sorpresa al ver que la mayoría de los alimentos y bebidas ya cuentan con estos octágonos que nos advierten de un exceso de nutrimentos no recomendables para la salud. Inclusive aquellos alimentos que creías que eran totalmente saludables como el yogurt y algunos cereales.

¿Qué significarán estos octágonos?, nos advertirán básicamente de lo siguiente: un producto deberá llevar un sello cuando tenga exceso de: calorías, azúcares, grasas saturadas, grasas trans, sodio, y las leyendas precautorias para productos que tengan educolorantes y contenido de cafeína, seguido de la recomendación evitar en niños.

El principal objetivo de estos octágonos frontales es tomar una decisión más informada a la hora de consumir algún alimento; y sobre todo que sea entendido por toda la población en general incluidos los niños.

La cuestión aquí es si realmente estos etiquetados nos hagan reflexionar acerca del consumo de nutrimentos dañinos para la salud y como consecuencia tomar decisiones más informadas para dejar de consumir de manera cotidiana estos alimentos y bebidas; mi respuesta inmediata es que no. Tal es el caso de los cigarros que contienen imágenes un tanto aberrantes en su empaque, leyendas para el no consumo advirtiendo que fumar causa cáncer; pero no por ello se dejan de consumir. De hecho, los cigarros son de los productos gravados con más impuestos precisamente por los daños que causan a la salud.

Si bien, este nuevo etiquetado al principio nos advertirá y nos hará pensarlo dos veces, posiblemente después de un tiempo nos acostumbraremos a él y no se tendrán los efectos que se esperan para que este cambio repercuta de forma considerable en la salud de la población mexicana.

La decisión dependerá de hacer una introspección para evaluar con honestidad la forma en que nos estamos alimentando y preguntarnos ¿cómo es que manejamos nuestra dieta del día a día? si es la adecuada, y si no hacer un compromiso para adquirir nuevos hábitos, porque al final del día una parte de nosotros es resultado de lo que comemos, como bien lo diceFrançois de la Rochefoucauld, “comer es una necesidad, pero comer de forma inteligente es un arte”.

La respuesta a un problema de obesidad y enfermedades como la diabetes e hipertensión, están ligadas definitivamente a la alimentación y actividad física, y es un problema de salud publica que tiene un lastre de varios años; no será sencillo combatirlo ya que se necesita de una estrategia conjunta para mejorar varios aspectos, donde se debe de trabajar de manera coordinada desde el gobierno, la industria, y la población en general sin importar el rango de edad.

Es necesario hacer campañas educativas, conocer cual es la mejor forma de alimentarnos, enseñar a nuestros hijos desde pequeños a comer de forma saludable, inculcarles la realización de un deporte, porque solo con los hábitos y el amor que le tomemos a ello, podremos salvaguardar en gran medida nuestra salud a largo plazo.

Por su parte, la industria alimentaria tendrá que ofrecernos productos y alimentos más sanos y naturales como parte de su responsabilidad social. Deben reconsiderar el impacto social y la forma en que incide el consumo de sus productos en las personas; por ello, pueden hacer la reformulación de sus productos presentando opciones más saludables al consumidor.

Finalmente les corresponderá a las autoridades de salud, evaluar la eficacia de este sistema de etiquetado de productos, estimando si    hay un impacto directo sobre la prevención de la obesidad y las enfermedades no transmisibles y haciendo que las reglamentaciones se cumplan de manera general.

La ley y las normas estarán ahí, de alguna forma si nos harán un alto para reflexionar acerca de nuestros hábitos de consumo de alimentos y bebidas, pero al final, la decisión la tienes solo tú. Por si sola no podrá hacer mucho, pero es un buen paso.

¿Cómo te alimentas tú? …

Referencias:

  • Frases de nutrición, consultado el 20 de noviembre de 2020 en:

https://lindsayrangel.com/50-frases-de-nutricion/

  • Informe de Resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018 consultado el 13 de noviembre de 2020, recuperado de:

https://ensanut.insp.mx/encuestas/ensanut2018/informes.php

  • Diario Oficial de la Federación. Decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley General de Salud, en materia de sobrepeso, obesidad y de etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas. 8 de noviembre 2019.

Disponible en:  https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5578283&fecha=08/11/2019

  • Norma Oficial Mexicana NOM-051-SCFI/SSA1-2010 (NOM-051) sobre el etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados, consultado el 13 de noviembre de 2020, recuperado de: https://www.dof.gob.mx/2020/SEECO/NOM_051.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: