Con nanopartículas de oro en forma de piñata, se investiga en IPICYT tratamiento de Cáncer específico e innocuo

• El trabajo de investigación fue publicado en la revista AIP Advances del American Institute of Physics (AIP), participan además de investigadores del IPICYT, de la UASLP, de la UNAM, y el CIDETEQ.

Representa un avance científico notable ya que permitiría dirigir nanopartículas a células cancerosas específicas y con tratamientos personalizados.

Una investigación con nanopartículas de oro en forma de piñata que se realiza en el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (IPICYT) y otros Centros de Investigación en México, representa una forma mejorada de matar células cancerosas sin los efectos secundarios asociados a los tratamientos tradicionales, que no distinguen entre células sanas y tumorales.

Así lo informaron los doctores Rubén López-Revilla, Jefe de la División de Biología Molecular, José Luis Rodríguez-López, investigador de la División de Materiales Avanzados, ambos adscritos al IPICYT, y Clara de la Luz Carreón-Álvarez, estudiante del Doctorado en Biología Molecular.

Este trabajo de investigación es parte de la tesis doctoral de Clara y fue publicado como artículo en la revista AIP Advances; además, por su impacto ha sido destacado y difundida por los editores con una nota especial en Scilight, otra publicación del AIP.

El trabajo de los investigadores podría representar una mejor forma de matar las células cancerosas que eviten efectos secundarios perjudiciales asociados con los tratamientos tradicionales, mismos que no distinguen entre células sanas y tumorales, a través del uso de nanopartículas de oro.

Clara señala que estas nanopartículas en forma de piñata con picos han demostrado su idoneidad para aplicaciones fototérmicas, pues absorben la radiación del infrarrojo cercano y emiten energía en forma de calor, “Si están presentes en el tejido tumoral, el efecto fototérmico puede utilizarse para destruir a las células cancerosas”, agrega la estudiante.

“El hecho de que ahora entendemos cómo controlar el crecimiento y la forma de las nanoestructuras es un avance científico notable, pues así logramos que irradien más calor con menos energía”, indica el autor José Luis Rodríguez-López.

Estos hallazgos podrían ayudar a que las nanopartículas se dirijan a células cancerosas específicas y permitir a los investigadores crear tratamientos personalizados.

“Nuestras nanopartículas emiten más calor que otras con radiación láser mucho menos potente, esperamos que las nuestras mejoren la ablación fototérmica de tumores”, finaliza el doctor Rubén López Revilla.

Consulta el artículo: https://aip.scitation.org/doi/10.1063/5.0025368

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: