INNtenseando: Vitaminas de esperanza

Por: Sergio Dávila Espinosa

En México sobrevivimos asolados por dos pandemias: el virus SARS COV2 y la barbarie de la inseguridad. Ambas parecen abandonadas por quienes debían responsabilizarse de su control. ¡Quién pudiera tener la candidez necesaria para creer los discursos triunfalistas que parten de otros datos, de otras fuentes, de otros Méxicos!, ¿Quién pudiera sentirse seguro conociendo tan de cerca cada vez más historias de terror por la escasez de tanques de oxígeno o por la barbarie de quienes arrebatan el patrimonio o la vida?

Quizás no sea su culpa, pero sí su responsabilidad. Ofrecieron soluciones para llegar al poder y ahora atienden ambos problemas con displicencia y arrogancia. ¿Qué hacer entonces ante la constante amenaza de estas dos fatalidades? ¿Es que existe acaso una vacuna capaz de dotarnos de anticuerpos para afrontarlas o al menos sobrellevarlas minimizando sus estragos?

La respuesta obligada para un educador es que sí, que la vacuna para ambos males es la educación. Que sólo un esfuerzo consciente, estratégico, constante, obstinado y amoroso, puede moldear en el ser humano los valores necesarios para vencerlas. Se requiere desarrollar la empatía, no sólo para ponerse en los zapatos del otro y entenderlo; sino para caminar con ellos y compartir su sentir.

Y sí, la educación es la respuesta. Pero no sólo la educación del salón de clase. No rehuimos a nuestra responsabilidad, pero ésta es compartida. Ni siquiera somos los primeros responsables de ello.

Es la educación del aula, aunque por ahora virtual; pero poco podrá contribuir el docente si en casa se vive otra escala de valores. Si se celebra la trampa y la violencia como medios para subsistir.

Es la educación de aula, aunque por ahora virtual; pero poco podrá contribuir el docente al acervo cultural de los niños si en casa existen más botellas de vino y latas de cerveza que libros. Y que conste que en general los libros cuestan menos que cualquier botella de ron, tequila, brandy o cartón de cervezas.

Es la educación de aula, aunque por ahora virtual, pero poco podrá contribuir el docente a promover el cuidado de la salud si se siguen celebrando reuniones para celebrar el día de reyes, de la candelaria, del super bowl y de la amistad, desestimando las recomendaciones sanitarias promovidas e ignoradas a su vez, por las autoridades gubernamentales.

Es menester entender de una vez por todas que los padres no ayudan a los maestros en la tarea de educar, sino al revés. Somos los maestros quienes los auxiliamos en ello. ¿Alguien en su sano juicio culparía al dentista por las caries que se forman en los dientes de los niños?

La educación de aula es apenas un eslabón. La tarea educativa nos concierne a todos, todo el tiempo. Cada posteo en las redes, cada conversación que escuchan nuestros estudiantes de sus padres o maestros, cada decisión por respetar el genuino derecho de los demás antes del propio, son los coadyuvantes de una vacuna que blinda al ser humano a nivel social ante los antígenos que se le presentan cotidianamente en el mundo de la nueva convivencia social y que llegan al corazón de los niños a través de las series, los youtubers o reggaetoneros.

¿Estaremos a tiempo aún de una vacuna o ya vamos pensando en los cuidados paliativos de una sociedad enferma y desahuciada?, ¿Será que sólo es cuestión de tiempo para que cada uno de nosotros sea sorprendido por la enfermedad o la delincuencia?

Un querido colega me dio la pauta para una posible respuesta: “No es fácil ni a corto plazo, pero debemos empezar ya. Los educadores no podemos perder la esperanza, nunca.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: