EL DIAGNÓSTICO DEL APRENDIZAJE: UNA IMPRESCINDIBLE NECESIDAD PARA LOS PROCESOS EDUCATIVOS.

Autor: Dr. José Zilberstein Toruncha.

Rector del Campus Tequis, de la Universidad Tangamanga. SLP.

Doctor en Ciencias Pedagógicas.

Este artículo hace referencia al diagnóstico del aprendizaje como una categoría incorporada a la Pedagogía y a la Didáctica en los últimos 30 años y que en este tiempo ha sido una importante referencia en la Educación, si bien en otras Ciencias como es la Psicología tiene muchos más años de desarrollo teórico y práctico.

Sobre este tema los lectores pudieran revisar y profundizar en tres publicaciones anteriores que dan una visión del diagnóstico del aprendizaje desde la Didáctica Desarrolladora: Zilberstein y Olmedo (2015), Zilberstein, Silvestre y Olmedo (2016), Zilberstein y Olmedo (2017).

Se asume en este trabajo que diagnosticar en un proceso educativo exige poder valorar el desarrollo alcanzado por el estudiante en cualquier forma de enseñanza, ya sea esta virtual, presencial y/o híbrida, en cuanto a: conocimientos, habilidades y actitudes, es decir hablamos de un diagnóstico integral del estudiante, incluso de inferir cuán feliz es cuando aprende, tal como expresará Jose Martí: “La felicidad existe sobre la tierra; y se la conquista con el ejercicio prudente de la razón, el conocimiento de la armonía del universo, y la práctica constante de la generosidad.” (1997: 40-50)

Las diversas posturas acerca de la enseñanza y el aprendizaje se relacionan estrechamente con la concepción filosófica de desarrollo humano que se adopte y en consecuencia se concibe de una forma u otra la evaluación y por consiguiente el diagnóstico del aprendizaje. Por lo resumido de esta publicación solo nos referiremos a este enfoque en tres de las tendencias educativas.

En la enseñanza tradicionalista lo que se diagnostica son básicamente resultados- productos – conocimientos, que muchas veces no pueden ser aplicados por el estudiante en nuevas situaciones (enfoque no desterrado aun en muchas instituciones y modalidades educativas). Se “insiste en la lección formal, en el saber libresco, en la repetición de memoria de textos. Da más valor al verbalismo, al saber hablar sobre los datos de la cultura, que a la utilización práctica de ese saber en situaciones reales de la vida y del trabajo.” (Mattos, 1963: 35)

Para muchos cognitivistas en el pasado siglo (Piaget, 1976) plantearon en su momento, que el ser humano nace con todas sus posibilidades y que para que estas aparezcan, existen etapas determinadas. Consecuentemente con esta concepción el diagnóstico del aprendizaje se planteó a partir de lo que se formó en cada alumno y por lo tanto, eran considerados muy efectivos los Test de inteligencia, los que se llegan a absolutizar como los únicos medios para diagnosticar con eficiencia a los estudiantes.

Para la Didáctica Desarrolladora es necesario para influir de una manera adecuada en el aprendizaje de los estudiantes, partir del diagnóstico del nivel de desarrollo individual alcanzado por este, de lo cual se le debe hacer consciente y potenciar sus posibilidades, a lo que Vigotski (1987) denominó Zona de Desarrollo Próximo. 

Es también importante diagnosticar la apropiación de conocimientos y habilidades, así como de procedimientos para actuar y aprender a aprender, aprender a ser, aprender a actuar y aprender a sentir (Delors, 1997), en interacción y comunicación presencial y/o con el apoyo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, con sus compañeros, la familia y la comunidad. Esto último es esencial tenerlo en cuenta, incluso en los momentos actuales de Pandemia.

El diagnóstico debe formar parte de todas las etapas del proceso educativo y exige a partir del fin y de los objetivos propuestos, la determinación del desarrollo alcanzado por el alumno y su desarrollo potencial,  trazar las estrategias educativas adecuadas y atender a las diferencias individuales (potencialidades y dificultades), incluida su imaginación y su creatividad (Vigostki, 2006).

Entre las formas de obtener información para el diagnóstico, señalamos:  

  • La observación sistemática del alumno.
  • Entrevistas individuales y grupales.
  • Encuestas.
  • Aplicación de instrumentos escritos, preguntas orales.
  • Estudio de la documentación escolar (expediente acumulativo, exámenes aplicados, entre otros).
  • Revisión de libretas y cuadernos de actividades
  • Análisis del comportamiento del alumno en actividades grupales.
  • Presentación de dilemas morales.

Finalmente asumimos el diagnóstico como un proceso con carácter instrumental, que permite recopilar información para la evaluación – intervención, en función de transformar o modificar algo en los estudiantes, desde un estadio inicial hacia uno potencial, lo que permite una atención diferenciada.

A continuación resumiremos, elementos esenciales que consideramos deberán tenerse en cuenta en el diagnóstico del aprendizaje:

  • De un diagnóstico por áreas aisladas, a uno integral.
  • De un diagnóstico de resultado – producto a un diagnóstico proceso – pronóstico de la Zona de Desarrollo Próximo (ZDP). Deberá medir las potencialidades y no sólo lo alcanzado.
  • De test de inteligencia o de pruebas de conocimientos, a instrumentos pedagógicos que midan posibilidades y estilos de aprendizaje. Esto implica deberá transformarse la estructura de los instrumentos que permiten diagnosticar.
  • De objetos pasivos del diagnóstico a sujetos en la actividad diagnóstica, hacia la socialización del diagnóstico. Lo que exige implicar activamente a los alumnos en la situación que permite diagnosticarlos.
  • De test o pruebas que sólo midan resultados cuantitativos globalizados a pruebas diagnósticas objetivas por elementos del conocimiento. Deberá cambiar la forma de procesar y valorar los resultados de los instrumentos diagnósticos.
  • De un diagnóstico de dificultades a un diagnóstico que  tenga en cuenta aciertos, como potencialidad.
  • De un diagnóstico clasificador a uno potencializador.
  • De un diagnóstico aplicable sólo por especialistas, a la utilización del diagnóstico como parte del trabajo cotidiano del educador y de sus directivos.

Referencias:

  • DELORS. J. (1997). La Educación encierra un tesoro, Ediciones UNESCO, México.
  • MATTOS, ALVES DE. (1963). Compendio de Didáctica General. Editora Revolucionaria. La Habana. Cuba.
  • PIAGET. J. (1976). Psicología de la Inteligencia. Psique. Buenos Aires. Argentina.
  • VIGOTSKI. L. S. (1987). Historia del desarrollo de las funciones psíquicas superiores. Editorial Científico Técnica. La Habana. Cuba.
  • VIGOTSKI. L.S. (2006). La imaginación y el arte en la infancia. Ediciones Akal S.A. España.
  • ZILBERSTEIN. J. y OLMEDO. S. (2015). Developmental teaching: position from the historical-cultural approach. En: Educacao e Filosofia. Editora da Universidade Federal de Uberlandia. Minas Gerais. Brasil. Consultar en:

https://docplayer.es/58349648-Didactica-desarrolladora-posicion-desde-el-en-foque-historico-cultural-resumen.html

  • ZILBERSTEIN, J. SILVESTRE, M y OLMEDO, S. (2016). Diagnóstico y transformación de la institución docente. Colección al Docente: Didáctica Desarrolladora. Ediciones, CEIDE
  • ZILBERSTEIN, J. Y OLMEDO, S. (2017). Concepción del diagnóstico: ¿Por qué y para qué desde posiciones de la didáctica desarrolladora? En: Revista Obutchénie: Revista de didática e Psicologia Pedagógica, Revista Quadrimestral do Programa de PósGraduação em Educação e do GEPEDI. Universidad de Uberlnadía. Brasil.

      http://www.seer.ufu.br/index.php/Obutchenie/article/view/38420/21905

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: