PROYECCIÓN Y PERSPECTIVAS DE LAS CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN EN UNA UNIVERSIDAD INTEGRADA E INNOVADORA

Autor: Dr. Ramón Alipio Fundora Simón


Metodólogo de la Dirección de Grados Científicos de la Universidad Agraria de la Habana. República de Cuba.
Doctor en Ciencias Pedagógicas.
Profesor Invitado del Campus Tequis, de la Universidad Tagamanga. S.L.P. México.

La misión de las universidades es formar integralmente la personalidad de los sujetos para la inserción en el mundo laboral y social. Más que formar médicos, ingenieros y abogados, entre otras profesiones, el fin de la universidad es la formación de hombres y mujeres íntegros en sus formas de pensar, decir, actuar, sentir y amar. Si de este propósito se trata, las Ciencias de la Educación tienen mucho que decir para que la Universidad pueda ser integrada e innovadora y propicie alcanzar un desarrollo humano sostenible.

En el último decenio el autor de este trabajo ha profundizado en el estudio de las Ciencias de la Educación y su relación con la Educación Superior. Tales estudios han propiciado que haya logrado establecer una visión sobre el tema proyección y perspectivas de las Ciencias de la Educación en una universidad integrada e innovadora.

Este primer artículo se refiere a la proyección de las Ciencias en la Educación en una universidad de diferentes perfiles. En un futuro artículo se interpelará sobre las perspectivas de las Ciencias de la Educación en una universidad integrada e innovadora.

Sobre este tema los lectores podrán revisar y profundizar en dos publicaciones anteriores que resumen un estudio teórico y empírico sobre la visión de las Ciencias de la Educación en documentos normativos del Ministerio de Educación Superior y en unidades organizativas de la Universidad Agraria de la Habana, en Cuba (Fundora y otros, 2015), sobre la proyección y perspectivas de las Ciencias de la Educación para universidades de diversos perfiles. (Fundora, 2016)

El autor asume, para sustentar teóricamente los trabajos, que las Ciencias de la Educación están conformadas por las disciplinas interesadas en el estudio científico de los distintos aspectos de la educación en sociedades y culturas determinadas. Este conjunto de disciplinas permite que se estudien, describan, analicen y expliquen los hechos y fenómenos educativos en sus múltiples aspectos, teniendo en cuenta que la educación es un fenómeno complejo que tiene lugar en todos los ámbitos de la sociedad.

Un desafío contemporáneo lo constituye, según Alarcón (2015) la integración de universidades de diversos perfiles. Para la integración de una universidad de diferentes perfiles es necesario una unidad de pensamiento pedagógico que propicie el empleo de la interdisciplinariedad y transdisciplinariedad y que los profesionales encargados del proceso formativo se valoren como docentes universitarios y no como especialistas del área de las ciencias de que son graduados. La necesaria unidad de pensamiento pedagógico para universidades de diferentes perfiles la proporciona las Ciencias de la Educación.

Para sustentar esta toma de partido, el autor se adjudica una clasificación que ordena las Ciencias de la Educación en un conjunto de ciencias particulares que se estructuran en fundamentos, ilustrativas, aplicativas, normativas y la metodología de la investigación científico-educativa. (Chávez, Fundora y Pérez, 2014).


Los fundamentos de las Ciencias de la Educación permiten reconocer que en la integración de diversos perfiles:

La Filosofía de la educación, mediante sus funciones y tareas, propicia tener claridad en qué es la educación, cómo se educa, por qué se educa, cómo se aprende, cómo se enseña, cuál es el sistema de valores que se aspira y hacia qué fin se dirige la educación.

La Sociología de la educación consiente el establecimiento del sistema de relaciones sobre la base del reconocimiento entre educación y sociedad al dejar esclarecidos los nexos entre el estudiante con sus homólogos, los profesores, los directivos, los técnicos, los directores de empresas y otras agencias educativas.

La Psicología de la educación admite asumir una teoría del aprendizaje; asumimos el enfoque histórico-cultural, que tiene como sistema categorial a conceptos tales como asimilación, apropiación, mediación, situación social de desarrollo y zona de desarrollo próximo, favorece la unidad de lo cognitivo, lo afectivo-motivacional y lo volitivo-regulador, ajustada a la edad juvenil y primeros años de la adultez, grupos etarios en que se desarrollan los estudiantes universitarios.

La Economía de la educación admite entender la educación como inversión de los gastos desde el punto de vista de los individuos, así la contribución de la educación al crecimiento económico y al desarrollo social, elementos estrechamente relacionados con la gestión en la esfera educacional, posición que propicia la realización de estudios de estudiantes en el tránsito por el ciclo de formación y una vez egresados del centro universitario.

La Biología de la educación reconoce la existencia del orden genético y neurofisiológico en el desarrollo del hombre y, por lo tanto, de la educación, que lo completa como ser humano. En la actualidad se ha demostrado científicamente que algunas de las dificultades para el aprendizaje no están sólo en lo social sino y muy especialmente en los problemas neurofisiológicos que presenta el sujeto que aprende.

Las Ciencias ilustrativas favorecen no perder la memoria histórica tanto de las disciplinas y asignaturas como de las unidades organizativas, de la institución, de docentes y estudiantes destacados; este tipo de estudio constituye disciplina pendiente en no pocos establecimientos universitarios. Estas ciencias también permiten la realización de estudios comparados con sustento científico, de relevante importancia para determinar fases de desarrollo, tendencias y regularidades de los sistemas educativos que se conforman en los estudios superiores.

Por otra parte, las Ciencias aplicativas incluyen las apreciadas como técnicas y arte de enseñar, la necesaria relación entre la pedagogía y la didáctica; la primera es parte importante de la teoría educativa y la segunda incluye, además, la técnica de la enseñanza, y éstas con la tecnología educativa, que contribuye a la resolución de un amplio espectro de problemas y situaciones referidos al aprendizaje mediante el empleo de las TIC, nexo que proporciona al educador herramientas para mejorar los procesos de enseñanza y de aprendizaje mediante el logro de los objetivos educativos, buscando la efectividad y el significado del aprendizaje.

Asimismo, las Ciencias normativas, identificada con la Pedagogía, (general y diferenciada), es esencial porque reconoce que ésta posee su propio objeto y su campo de acción, su sistema de categorías, sus relaciones legítimas -principios y regularidades- que se constituyen en teoría educativa, opera en un nivel de conocimiento y desarrollo suficientes para deslindarla de las otras ciencias de la educación.

Asumimos el criterio que la Pedagogía puede ser considerada como la Ciencia integradora de las Ciencias de la educación; en el caso específico de la educación superior es vital porque permite establecer una relación sui generis entre lo normativo (Pedagogía o Teoría educativa), lo aplicativo (la Didáctica, el empleo de las TIC y los procesos de dirección y gerenciales) y el Diseño curricular (Modelo del profesional, Plan del proceso docente y Programas de disciplinas).

No menos importante es la Metodología de la Investigación científico-educativa, permite asumir que el enfoque de la investigación no es cuantitativo, ni cualitativo en posiciones extremas, sino aquel que establece la unidad dialéctica entre los niveles del conocimiento: el empírico y el teórico y emplea métodos y técnicas para la búsqueda y el procesamiento de la información, tanto de un tipo como del otro, para lograr en la educación universitaria la transformación de la realidad, en este caso la educativa.

Referencias:

ALARCÓN, M. (2015). Las ciencias de la educación en una universidad integrada e innovadora. En Congreso Internacional Pedagogía. ISBN 978-959-181-099-1
CHÁVEZ, FUNDORA Y PÉREZ (2014). Filosofía de la Educación. Editorial Pueblo y Educación, La Habana.
FUNDORA, R. A. (2015). Proyección y perspectivas de las ciencias de la educación en una universidad integrada e innovadora. ISBN 978-959-13-2578-8
FUNDORA, R. A. (2016). Ciencias de la Educación: proyección, realidad y perspectivas en la educación superior. Un estudio exploratorio. ISBN 978-959-16-2476-5
FUNDORA, R. A., STUART, C. (2015). Sistematización de las principales obras de pedagogía publicadas en Cuba entre 1970 – 2009. CD Congreso Pedagogía 2015. ISBN: 978-959-18-1099-1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: