INNtenseando: Tic Tac, Tik Tok. Llegó la hora

Muchas son las reflexiones que se hacen sobre las características que deberá tener la anhelada etapa de volver a la escuela en la escuela. Sin duda se extraña el contacto humano, la posibilidad entrañable de la convivencia en persona y la espontaneidad de la comunicación sin mediación de tecnología. Pero también hay voces que advierten el peligro de que una vez en las aulas la inercia nos devuelva junto con la cotidianeidad, la tendencia al menor esfuerzo y con ella, nuestros estudiantes y maestros vuelvan al rol de transmisión-recepción pasiva de conocimientos poco significativos.

La semana pasada participé en dos mesas de análisis y reflexión sobre este tema. En la primera, el moderador diseñó una dinámica en la que después de seleccionar una pregunta sobre el regreso a las aulas, les pedía a los panelistas elegir uno de ocho memes que les presentó en pantalla con el que asociaran su respuesta. El resultado fue ameno, rico y sorprendente. En el segundo evento, en cambio, una directora escolar advertía del peligro que representaba la adopción de redes sociales en la escuela de lejos y señalaba el uso de Tik Tok por parte de algunos maestros como una banalización riesgosa de la tarea educativa. -¡Le quita seriedad a la clase!-, sentenciaba.

Ya hemos afirmado anteriormente en este espacio que la mayoría de las tecnologías hoy omnipresentes, no fueron creadas para resolver problemas educativos, sino para la información, la comunicación y el ocio. Como ejemplo del primer objetivo están los motores de búsqueda de Google o los repositorios colectivos de información como Wikipedia; para la comunicación podemos citar como ejemplos el uso del teléfono celular, o la mensajería instantánea en aplicaciones como Whatsapp; y como ejemplos de tecnología dirigida al ocio, están las redes sociales como Facebook, Instagram o la cada vez más popular TikTok.

Claro que también existen tecnologías o proyectos que están orientados desde su desarrollo al ámbito educativo, normalmente son escasos, poco utilizados de manera espontánea por los estudiantes o hay que pagar por su uso. Así pues, las llamadas TIC (tecnologías de la información y la comunicación) podrán tener o no, utilidad educativa dependiendo del uso que docentes y estudiantes les den.

Al tiempo de escribir esta columna, mi cuenta de Facebook me ofreció los recuerdos de mis publicaciones de años anteriores y ahí encontré una infografía titulada: “Cinco claves de los entornos personales de aprendizaje en la práctica docente” de Manuel Gil Mediavilla (@mgilme) en la que se hace una invitación a considerar la adopción de TIC para organizar el proceso de aprendizaje. Señala que con ello nos acercaremos a la realidad de estas tecnologías por el alumnado, mejorando las posibilidades de aprendizaje y ampliando los momentos y recursos con los que podemos trabajar. Lo que me impresionó de esta infografía que Facebook me ofreció como recuerdo es que fue posteada en un día como hoy, pero de 2012. ¡Hace 9 años!

Y en contraste, la organización Hubspot publicó recientemente el informe “Tendencias en las redes sociales 2021” en el que señala que los remixes son el nuevo contenido generado por el usuario, siendo la pandemia por COVID-19 el detonador para que la gente pudiera crear contenido y expresarse sin demasiadas complicaciones técnicas. Nuestros alumnos están expuestos todos los días y por varias horas a contenido en video creativo y entretenido publicado en las redes sociales. Las herramientas y efectos de edición de video y música disponibles en aplicaciones como TikTok hacen la creación de contenido simple y divertida. Por ello, se han convertido en las favoritas entre los alumnos.

Recordemos que una condición esencial para que el alumno esté motivado es la naturaleza y contenido de la tarea consignada. Y es aquí donde la creación de videos cortos realizados por los estudiantes con mezcla de contenidos, efectos y recursos disponibles en las plataformas y aplicaciones parece garantizar la premisa.

La pandemia nos regaló un inesperado impulso de 9 años en desarrollo de competencias digitales de alumnos y maestros. ¿Cuánto nos durará? ¿Acaso al regresar a la escuela en la escuela volveremos a calificar resúmenes, cuestionarios y ejercicios resueltos en cuadernos?, ¿Volveremos a pedir a nuestros alumnos que copien en silencio un pizarrón?, ¿Volveremos a pedir respuestas textuales a exámenes memorísticos e individuales?, ¿Volveremos a divorciar la escuela de la casa y de la realidad que viven nuestros estudiantes?

Sí, TikTok puede ser el templo de la insulsez y banalidad cuando se es un simple espectador autómata de los videos realizados por otras personas. Pero solicitar a nuestros estudiantes la creación de un video en el que en menos de un minuto sinteticen una idea, presenten una conclusión o comenten una lectura, no es para nada trivial. Los maestros hemos estudiado muchas veces y por muchos años la Taxonomía de Bloom que, aunque polémica, resulta útil para comprender los niveles del proceso de aprendizaje. Se establecen de menor a mayor: Memorizar, Comprender, Aplicar, Analizar, Evaluar y Crear. La prosumición de contenidos educativos sitúa a los estudiantes, en el último de estos niveles pues implica manejar lo aprendido, diseñar, planificar, idear e inventar, en vez de simplemente memorizar. Sin embargo, como todo aprendizaje, requiere de paciencia, ejercicio y repetición disciplinada para su consolidación. La visualización de los videos publicados podrá ser efímera, no así el aprendizaje en los creadores. Y estos creadores, hoy pueden ser nuestros estudiantes.

Sergio Dávila Espinosa

8 de marzo de 2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: