SOCIALIZACIÓN, LENGUAJE Y PENSAMIENTO

Autor: Dr. José Zilberstein Toruncha.
Rector del Campus Tequis, de la Universidad Tangamanga. SLP.
Doctor en Ciencias Pedagógicas.

“La enseñanza correctamente organizada conduce tras de sí al desarrollo mental infantil.”

(Vigotski, 1998:62).

Con este planteamiento del Paradigma Histórico Cultural (Zilberstein y Olmedo, 2015) queremos iniciar este trabajo, partiendo de una posición desarrolladora del ser humano, a la vez de optimista, al considerar que todos los seres humanos poseen aptitudes para lograr el máximo desarrollo de sus potencialidades heredadas históricamente y responsable, asumiendo que en las manos de los educadores, cuya responsabilidad es asignada por la sociedad está el poder alcanzar ese pleno desarrollo, incluyendo a aquellas personas que tienen necesidades educativas especiales.

En trabajos anteriores Zilberstein (2000 y 2002) coincidí con Silvestre (1999) en que el proceso de enseñanza aprendizaje constituye un todo integrado entre lo cognitivo, lo afectivo, lo instructivo y lo educativo, cuyo centro debe ser la actividad y la comunicación del estudiante.

Zubiría (2002: 24) señala que “la mediación actitudinal en niños y jóvenes debe privilegiar el interés por el conocimiento y la autonomía (…) dispone a los estudiantes positivamente para la incorporación consciente de los contenidos culturales”, es decir, los tipos de mediación-socialización ayudan al desarrollo del lenguaje y consecuentemente del pensamiento del estudiante.

El proceso de socialización facilita la interiorización de las acciones, el tránsito de la “conciencia colectiva a la individual”, de lo externo a lo interno, sin considerarse esto un proceso conductista.

Del mismo modo, el sistema de relaciones que se propician entre los alumnos es un excelente medio para la comunicación, la motivación y la implicación personal en la actividad de aprendizaje, “la influencia del grupo es uno de los factores más importantes en el desarrollo individual” (Vigotski, 1987:99).

Para Vigotski en su Ley General del Desarrollo resalta: “Todas las funciones psicointelectivas superiores aparecen dos veces en el curso del desarrollo del niño: la primera vez en las actividades colectivas, en las actividades sociales, o sea, como funciones interpsíquicas; la segunda, en las actividades individuales, como propiedades internas del pensamiento del niño, o sea, como funciones intrapsíquicas” (Vigotski, 1987:157), lo que revela la importancia de diseñar situaciones y tareas de aprendizaje relacionadas con su entorno que exijan el desarrollo de la actividad en colectivo e individual, como condiciones que ayudarán a los procesos de socialización e interiorización por el estudiante.

La actividad y la comunicación deben ser interpretadas como procesos de la socialización, concretamente en la realización de trabajos de investigación o experimentación entre pares, triadas o cuartetos son ideales para propiciar la interacción, el intercambio de ideas entre alumnos y profesores.

Por otra parte el lenguaje representa un mediador esencial en el desarrollo intelectual, guarda estrecha relación entre el contexto sociocultural y la actividad. El lenguaje permite al ser humano comunicarse y en este intercambio sociocultural se sientas las bases para el desarrollo del pensamiento, ya que este se explica como resultado de la interiorización del lenguaje.

De esta manera el lenguaje es el motor para el desarrollo del pensamiento. Por ello los tipos de actividad generadas por la educación deben propiciar la comunicación y con ello la formación de estrategias de aprendizaje que lo favorezcan, con ello se acelera el desarrollo de las funciones psíquicas superiores como es la inteligencia, el lenguaje, la memoria, esenciales en la asimilación de los conceptos y con esto del desarrollo del pensamiento.

Es necesario desde las primeras edades propiciar que niño aprenda a verbalizar, a describir o explicar sus ideas como un acto consciente, intencional; al hacer referencia a sus conocimientos, aprenderá también a operar con ello, mejorando sus recursos para comunicarse.

Un ejemplo de tarea de aprendizaje desarrolladora, aplicada a niños de quinto grado de Primaria, que puede favorecer partiendo de la socialización el desarrollo de su lenguaje, con la finalidad de que alcancen un desarrollo del pensamiento (Olmedo, 2010) es:

Tarea de aprendizaje:

La mamá de Susana, para cuidar su salud decide bajar de peso e incluye en su dieta la ingesta (toma) de 10 tazas diarias de té negro sin azúcar y sólo tomar dos aspirinas antes de hacer ejercicio para sentir menos fatiga. De acuerdo a la información que analizaste, ¿cuál de las opciones siguientes consideras es correcta? Subráyala, debate con tus compañeros y argumenta por qué estás de acuerdo con ella:

A continuación se resumen un grupo de exigencias que deben de estar presentes en la elaboración de tareas de aprendizaje, dirigidas a contribuir al desarrollo de socialización, el lenguaje y el pensamiento de los estudiantes:

a) Propiciar la participación activa del estudiante (papel protagónico) en la búsqueda reflexiva del conocimiento;
b) Motivar y orientar al estudiante durante la acción, es clave, la claridad y comprensión que tenga sobre el objetivo, las acciones y las operaciones que realizará;
c) Estar relacionadas con el objetivo, contenido, medios, formas de organización y con los métodos;
d) Que permitan vincular lo cotidiano con el conocimiento científico;
e) Evidenciar en ellas las ayudas o “pistas” necesarias para que se cumpla el objetivo, así como, los momentos de autorreflexión en el control y autovaloración de las mismas, atendiendo a criterios previamente definidos;
f) Que incluyan actividades de reproducción, de producción y creatividad; y
g) Que forme en valores y promuevan el intercambio y la comunicación, mediante el trabajo grupal.


Referencias:

• VIGOTSKI. L. S. (1987). Historia del desarrollo de las funciones psíquicas superiores. Editorial Científico Técnica. La Habana. Cuba.
• VIGOTSKI, L. S. (1998). Pensamiento y Lenguaje. Editorial Pueblo y Educación. La Habana. Cuba.
• VIGOTSKI. L.S. (2006). La imaginación y el arte en la infancia. Ediciones Akal S.A. España.
• ZILBERSTEIN, J. (2000). Desarrollo intelectual en las Ciencias Naturales. Editorial Pueblo y Educación. La Habana. Cuba.
• ZILBERSTEIN, J. (2002). Tendencias en la Didáctica. Sus categorías en una concepción desarrolladora de la escuela primaria. En: Didáctica de la escuela primaria. Selección de Lecturas. Editorial Pueblo y Educación. La Habana. Cuba.
• ZILBERSTEIN. J. y OLMEDO. S. (2015). Developmental teaching: position from the historical-cultural approach. En: Educacao e Filosofia. Editora da Universidade Federal de Uberlandia. Minas Gerais. Brasil. Consultar en:
https://docplayer.es/58349648-Didactica-desarrolladora-posicion-desde-el-en-foque-historico-cultural-resumen.html
• ZILBERSTEIN, J. SILVESTRE, M y OLMEDO, S. (2016). Diagnóstico y transformación de la institución docente. Colección al Docente: Didáctica Desarrolladora. Ediciones, CEIDE.
• ZUBIRÍA, J. (2006). Hacia una Pedagogía dialogante. Instituto Alberto Merani. Bogotá.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: