RETOS DE LA AGRICULTURA A PEQUEÑA ESCALA

Por: Marlene Martínez Fotos: Marlene Martínez

La agricultura a pequeña escala representa un importante aporte a la seguridad alimentaria para los países poco industrializados, además de ser la única fuente de ingresos de alrededor del 70% de la población rural de menores ingresos del mundo, cuya mayoría son pequeños campesinos, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés). Los medios de subsistencia de millones de personas en el planeta dependen de este sector, directa o indirectamente.

Esta actividad primaria contribuye a la seguridad alimentaria y a la nutrición a escala mundial tanto de forma directa, ya que vincula la producción y el consumo para muchos hogares rurales, como indirecta porque abastece los mercados locales de los productos alimentarios principales donde también funciona como una importante red de seguridad social.

A pesar de su gran importancia, la agricultura a pequeña escala se encuentra amenazada por catástrofes naturales como incendios de gran magnitud, fenómenos meteorológicos como inundaciones, huracanes y plagas, entre otros, cuya intensidad y frecuencia han aumentado en las últimas décadas, destruyendo cultivos y afectando a millones de familias que dependen de ella, además de enfrentarse a la desleal agricultura intensiva.

Según datos de la ONU para el 2050 se espera que la población mundial crezca hasta 9 mil 700 millones de personas, de las cuales 700 millones vivirían en zonas rurales, por lo que habrá una mayor demanda alimentaria, de ahí la importancia de reflexionar sobre los retos que enfrentan los pequeños agricultores en todas las regiones del mundo y la urgencia de pasar de una agricultura industrial a un modelo basado en el desarrollo rural y en el protagonismo de la agricultura ecológica y local, reforzando la recuperación de métodos de cultivo tradicionales.

Los expertos aseguran que la agricultura a pequeña escala, debidamente respaldada por políticas e inversiones públicas, tiene la capacidad de contribuir de manera efectiva a la seguridad y soberanía alimentaria, además de forma sustancial y significativa influye en el crecimiento económico, la generación de empleo, la reducción de la pobreza, la emancipación de grupos desatendidos y marginados y la reducción de las desigualdades espaciales y socioeconómicas.

En un entorno político e institucional propicio, la agricultura a pequeña escala puede contribuir a la ordenación sostenible de la biodiversidad y otros recursos naturales, conservando al mismo tiempo el patrimonio cultural  de las comunidades y manteniendo el equilibrio apropiado a nivel local, además de ofrecer alimentos de mejor calidad y valor nutricional.

Desliza para ver más imágenes ☝️📸

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: